lunes 14 de junio de 2021

Trabajadores de Carrefour denuncian aumento de la tercerización del personal durante la pandemia

En la sucursal Martín Coronado, la Unión de Trabajadores Mercantiles (UTM) realizó una protesta para reclamar el pase a planta del personal contratado, y el aumento de las horas de trabajo. Afirman que desde que comenzó la crisis del coronavirus, la política de la empresa en todo el país fue aumentar estas condiciones desfavorables de trabajo. Este viernes habrá una audiencia en la cartera laboral local.

Por Diego Lanese

Desde que se inició la pandemia en nuestro país, en marzo del 2020, supermercados Carrefour decidió suspender la incorporación de personal a planta permanente, que hasta ese momento se hacía de manera regular a los tres meses del ingreso de los trabajadores. Esta nueva política, con el argumento de las limitaciones impuestas por la crisis sanitaria, se extendió a todo el país, y se mantiene hoy en días, más de un año después. Esto generó que aumentara notablemente la cantidad de empleados tercerizados que cumplen tareas en las sucursales, y que por la baja carga horaria cobran salarios muy por debajo de la canasta básica. Ante esto, en distintos puntos, los delegados comenzaron a organizar protestas, para pedir una solución a esa situación.

En la sucursal Martín Coronado de la firma, por ejemplo, este jueves los trabajadores realizaron una protesta fuera del local y en el salón, para pedir la efectivización de esos empelados. Además, reclamaron por la entrega de elementos de trabajo, ya que en el último tiempo la política de la empresa es no reemplazar el material que sale de circulación.

Audiencia

La protesta fue organizada por los delegados de la agrupación Unión de Trabajadores Mercantiles (UTM), que mañana viernes tendrán junto al gremio de Comercio una audiencia en la delegación local del ministerio de Trabajo para buscar una solución a los reclamos.

El pedido de los delegados de la UTM comenzó hace un tiempo, cuando la política laboral de Carrefour hizo que aumentara la cantidad de personal temporario o contratado por agencia de trabajo en las distintas sucursales.

Crecen las protestas

En Martín Coronado, desde hace unos días se entregan volantes informativos a los clientes, y este jueves se realizó una ruidosa protesta. “Buscamos un poco la empatía del cliente, lo que nos sucede a los trabajadores de los supermercados es que ante los problemas que surgen por las decisiones de la patronal, la queja de la gente recae sobre nosotros”, afirmó Fabián Dechandt, delegado de ese local en el oeste del conurbano bonaerense e integrante de la UTM.

En diálogo con Gestión Sindical, explicó que los reclamos que vienen haciendo son fundamentalmente “la efectivización de los trabajadores de agencia, y la suba de los contratos”.

Sobre el primer punto, Dechandt confirmó que “Carrefour tomó la decisión en todo el país de no contratar más a los empleados de agencia, cuando antes de la pandemia estos trabajadores pasaban a planta permanente a los tres meses. Pero por el coronavirus dilataron esta decisión hasta que la frenaron”. Hoy, muchos de estos tercerizados llevan más de un año esperando esa medida.

Bajos salarios

El otro tema que moviliza a los empleados del hipermercado de origen francés es la suba de los contratos. En la actualidad, aseguró Dechandt, “la mayoría de estos contratos son lo que se llama ‘part time’, es decir, jornada reducida de 24 horas semanales”.

“Esto es una estrategia que viene implementando la empresa desde hace un tiempo también, antes una vez que se efectivizaba el trabajador se subía la carga horaria, pero hoy no pasa, se hace casi imposible”, agregó el delegado.

Como ejemplo, en la sucursal de Martín coronado hace 10 años el plantel de empleados alcanza los 95 puestos de trabajo, con un 80 por ciento bajo jornada completa de trabajo. Hoy, además de ser menos empelados (no alcanzan los 80), sólo el 55 por ciento trabaja tiempo completo.

El resto, está bajo la modalidad jornada reducida. “Prácticamente no te quieren dar trabajo, un trabajador ‘part time’ gana 25 mil pesos, por debajo del mínimo vital y móvil que se firmó hace 20 días, incluso por debajo de la línea de pobreza. Se les debería caer la cara de vergüenza de pagar esto”, resaltó el delegado.

Elementos de trabajo

Durante la protesta de este jueves, los empleados e integrantes de la Unión de Trabajadores Mercantiles denunciaron que otra cuestión que empeoró en pandemia es el suministro de materiales de trabajo. “Con el tema de la crisis sanitaria, dejaron de invertir en elementos como sillas para las cajeras, zorras para el depósito y cuestiones similares”, dijo Dechandt.

Por esto, cada vez que se rompe algo, no hay reposición. “No sé qué pretenden, que las cajeras se sienten en el aire. En el salón usan racks altos, donde se estiban palet, pero si no hay estibadoras no se puede trabajar correctamente”, recalcó el delegado. Si bien el diálogo con las autoridades de la sucursal existe y hay buena predisposición, Dechandt remarcó que estas cuestiones “exceden la gerencia, es una política nacional, para todo el país y todas las sucursales”.

En este sentido, hubo algunos ofrecimientos para lograr avanzas en el local, pero los integrantes de la UTM quieren que las mejoras lleguen a todos los locales de la región y el país.

En este contexto, mañana viernes habrá una audición en el Ministerio de Trabajo local, para buscar abordar estas problemáticas.

Una política empresarial que se replica en todo el país

Desde la UTM, buscan estos reclamos a la agenda del gremio mercantil en todo el país, para la cual hay una fluida comunicación entre los referentes de la agrupación de todo el territorio.

“Tenemos grupos de WhatsApp con delegados en todo el país, estamos en conversaciones permanentes, sabemos que esta situación que estamos padeciendo en Martín Coronado se replica en todos lados, porque es una política que se baja de la empresa”, recalcó el delegado. Por eso hay algunas excepciones en una sucursal, pero en general la situación es la misma.

Trabajar en pandemia

Por último, Dechandt se refirió a cómo se manejó la pandemia en esta cadena y en su local en particular, en un contexto donde los trabajadores de supermercados son uno de los colectivos más afectados por los contagios de coronavirus. “Nosotros tomamos el ‘toro por las astas’, pero lamentablemente no es así en otras sucursales.

Impusimos desde un primer momento la cantidad máxima de personal en el local, por ejemplo, y cuando no nos entregaron máscaras de protección se los dimos desde la agrupación”, recordó.

A partir de esto, la organización que se generó en Martín Coronado permitió “pasarla bastante bien, comparado con otros lugares donde hubo contagios masivos, con 80 casos entre los trabajadores”. En este punto, los propios trabajadores hacen cumplir “a raja tabla” las medidas, como las 55 personas máximo en el local, o entrega los elementos de protección.

También podría interesarte

Asumió Alejandro Salcedo al frente de la UDOCBA: “Es imprescindible negociar salarios”

El flamante secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *