lunes 17 de mayo de 2021

Paritaria universitaria: el gobierno acortó las cuotas de la oferta, pero los gremios volvieron a rechazarla

La nueva reunión tuvo lugar este martes, y finalizó sin consenso. La dirigencia sindical pide que se mejoren los porcentajes ofrecidos, y que se terminen de pagar este año. Además, sumaron un bono salarial y que se tomen medidas para evitar contagios en las aulas. La paritaria pasó a un cuarto intermedio, ante el compromiso de hacer un nuevo ofrecimiento “en breve”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

A comienzos de abril, se abrió la discusión salarial en las universidades, en el marco de la paritaria que regula salarios para este año para el sector. En esa primera aproximación, el gobierno sorprendió con una oferta de 14 meses, algo que no se había visto hasta ese momento en las negociaciones del Estado. Esto hizo que los gremios del sector rechazaran la oferta, y pasaran a un cuarto intermedio. Las partes volvieron a verse este martes, después del mediodía, donde la dirigencia sindical volvió a llevar sus reclamos salariales y laborales, que incluyen que se acelere la vacunación de los docentes, y se restrinja las clases presenciales sólo a los lugares donde epidemiológicamente estén dadas las condiciones. La nueva reunión terminó con el mismo resultado: pese a que se mejoró un poco la oferta, los gremios decidieron rechazarla por “insuficiente”.

La preocupación por la pérdida salarial aumenta en el sector, ya que en el ámbito educativo esta es una de las pocas paritarias que no logró resolverse. Según los cálculos de los gremios, la pérdida salarial respecto a la inflación de los docentes universitarios ya supera el 20 por ciento, a lo que debe sumarse la proyección inflacionaria del año actual. Más allá de los matices de las distintas organizaciones, todos coincidieron que se debe hacer “un mayor esfuerzo” para dar un aumento necesario a los profesores y dicentes de la educación superior.

Avances, pero que no son suficientes

La nueva reunión de la paritaria universitaria trajo una pequeña mejora en la oferta, ya que la secretaría de Políticas Universitarias acordó en una cuota el aumento ofrecido, una decisión que fue considerada “insuficiente” para lograr un acuerdo.

La nueva propuesta bajó a cinco la cantidad de cuotas en que se paga el 33 por ciento de aumento, a partir del siguiente esquema: un 8 por ciento en abril, 5 por ciento en junio, 6 por ciento en noviembre, 5 por ciento en diciembre y 9 por ciento en enero. Las entidades que forman el Frente Gremial Universitario rechazaron la oferta, pero se logró firmar un acta que efectiviza varios de los puntos pendientes de la paritaria del período 2020.

Desde la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN), por ejemplo, recalcaron que “en términos generales, consideramos que el porcentaje de aumento total debe ser de, al menos, un 34,5 por ciento y en menos cuotas”. “La última cuota no puede cobrarse en el último mes del año, de ser así con certeza estaríamos perdiendo frente a la inflación”, agregó el gremio que conduce Daniel Ricci.

Otros reclamos

En tanto, además de la cuestión salarial, hubo discusiones en torno a las condiciones laborales. Según le confirmaron a Gestión Sindical fuentes del sector, una de las principales preocupaciones de los gremios fue el efecto de la pandemia en las actividades de las universidades.

En este sentido, si bien “la virtualidad es la generalidad de todo el país, aunque hay algunos lugares donde se están dando clases presenciales. “Todo depende de la situación epidemiológica de las provincias, peor incluso dentro del mismo territorio las universidades tienen distintas realidades.

En cada lugar, y en cada carrera se definen las formas de continuar las clases”, agregaron las fuentes consultadas. Además de esta cuestión, se registraron otros pedidos, como el realizado por FEDUN para que se pague un bono por conectividad que cubra los gastos que insume a los docentes dar clases virtuales, un bono especial para los docentes de hospitales universitarios, y la duplicación de los fondos para capacitación.

En la primera semana de abril, los gremios universitarios fueron convocados a una primera reunión, donde se hizo una primera oferta: un incremento salarial del 33 por ciento para 14 meses. La suba ofrecida se dio según el siguiente esquema: 5 por ciento en abril, 5 por ciento en junio, 4 por ciento en agosto, 2 por ciento en octubre, 4 por ciento en noviembre, 3 por ciento en diciembre, 6 por ciento en enero, y un 4 por ciento en febrero.

A ese encuentro fueron convocados los integrantes del llamado Frente Gremial Universitario, que forman la FEDUN, CONADU, CTERA, FAGDUT, UDA y FATUN. La oferta, considerada por todas las organizaciones como insuficiente, fue rechazada.

Este frente de federaciones, que funciona en la los hechos como el Frente de Unidad Docente de la provincia de Buenos Aires, se pronunció en la previa mediante un documento donde fijó una postura política respecto a la educación superior pública, y la necesidad de mayor inversión.

“Para que la universidad pública argentina continúe siendo sinónimo de inclusión y calidad debemos resolver sin más demoras la situación salarial de 200 mil trabajadoras y trabajadores”, afirmó el texto difundido por los gremios.

En este documento, al que tuvo acceso Gestión Sindical, indica que “los trabajadores de la universidad pública quienes tras cuatro años de pelear en las calles contra el ajuste en la universidad y en defensa de la ciencia y la tecnología, hemos colaborado con las acciones de emergencia en las universidades, con miles de trabajadores y trabajadoras manteniendo abiertos y funcionando los hospitales universitarios, así como también sosteniendo las actividades académicas, de investigación y vinculación para que millones de estudiantes puedan continuar formándose en la universidad pública”.

Un «regreso»

En tanto, la CONADU Histórica, que no pertenece a este frente de gremios universitarios, participó de la reunión, luego que el Ministerio de Educación los excluyera del primer encuentro de la paritaria de este año. La entidad, que reporta a la CTA Autónoma, no fue convocada por realizar un paro de actividades lo día de la reunión, por lo cual recurrió a la justicia.
Según le confirmó a Gestión Sindical Luis Tiscornia, titular de la entidad, luego de esta “exclusión arbitraria”, Juzgado Nacional de 1ra instancia del Trabajo ordenó “la inmediata inclusión” del gremio, que se concretó en el encuentro de este martes.

Durante abril, CONADU Histórica realizó tres paros nacionales de 48 horas, en semanas consecutivas, para pedir una suba salarial acorde a la inflación, y recuperar lo perdido hasta este momento del año, un 20 por ciento según dijo Tiscornia. Además de los pedidos salariales, la representación del sindicato llevó una serie de reivindicaciones, que incluyen la cuestión sanitaria.

“La difícil situación sanitaria que atraviesa el conjunto de la población a partir del desmesurado crecimiento de los contagios hace necesarios extremar los cuidados en el ámbito universitario”, dijo Tiscornia. En este sentido, el pedido de la entidad fue la suspensión temporaria de las actividades en las universidades, según lo defina el cuadro epidemiológico de cada región del país.

También podría interesarte

Carlos Acuña y una dura advertencia al gobierno: “Los trabajadores se encuentran en peor situación que antes”

El líder de la CGT reclamó que se vuelva a implementar el pago de las …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *