15 de Octubre
de 2021
Fuera de Megáfono.

En medio de la interna del oficialismo, los gremios se ofrecen para ser «garantes de la unidad»

17. 09. 2021

Los sindicalistas admiten que el debate del Frente de Todos debió ser interno y que deben evitar la fractura para frenar a la oposición.

Desde que un grupo de ministros del kirchnerismo ofreció públicamente su renuncia al Gabinete, el Gobierno quedó envuelto en una fuerte interna política, que lleva dos días y por el momento no tiene una resolución concreta. El cimbronazo de la derrota electoral fue el detonante que dejó expuestas las diferencias, y todos los integrantes del Frente de Todos quedaron envueltos.

Los gremios, que apoyaron masivamente al oficialismo en 2019 y en las PASO del domingo, no quedaron exentos de la crisis, y por estos momentos buscan posicionarse en medio de tormenta. En un primero momento, respaldaron públicamente a Alberto Fernández, y con el correr del tiempo se mantiene expectantes sobre la resolución de la disputa intestina.

En ese camino, se ofrecieron como «garantes de la unidad» del frente y esperan que se calmen las aguas para avanzar con la agenda de medidas comprometidas para recuperar terreno pensando en las elecciones de noviembre.

Moyano respaldó al Presidente y pronosticó que el Frente de Todos en noviembre va a «reventar las urnas»

Las primeras reacciones de los gremios fueron de respaldo al presidente y el Frente de Todos, ante las versiones cruzadas. Luego de la cumbre en la UOCRA, la CGT emitió un comunicado donde aseguró que «las instituciones democráticas son el sostén de la República».

«Después de un amplio debate con fortaleza expresamos nuestra defensa al gobierno electo constitucionalmente y la institución presidencial como la referencia plena de la gobernabilidad del país», afirmó la dirigencia cegetista, que además marcó su respaldo público con declaraciones de Héctor Daer.

«Construiremos la unidad del movimiento obrero para ser parte de la solución de los problemas que atraviesa la República Argentina con madurez y custodia de la paz social como elemento indispensable para el logro de la justicia social», agregó el texto.

Además, la mayoría de los sectores sindicales cercanos al Gobierno se mostraron a favor de sostener la unidad del Frente de Todos, haciendo equilibrio en medio de la disputa. «El camino es la unidad», fue el pronunciamiento político de las seccionales Capital Federal de las dos versiones de la CTA.

Remarcaron además que «es imprescindible cuidar e incluso robustecer la que, creemos, es nuestra principal fortaleza: la unidad del campó popular» y que es «la única garantía de que la pelea que aún nos queda por delante pueda ser afrontado con firmeza».

Las definiciones de los gremios apuntaron a esos dos niveles: respaldar la figura del presidente y preservar la unidad.

Garante del frente

Más allá de los documentos públicos, en las últimas horas los gremios trataron de mostrarse cautos, y no quedar en medio de la disputa. La pelea entre Alberto Fernández y los sectores que responden a Cristina Fernández de Kirchner incomoda a los dirigentes, que tienen sus cercanías y afinidades, pero quieren sostener al Frente de Todos, ante el avance de la oposición, revalidada en las urnas el domingo pasado.

«Podemos ser garantes de la unidad», le dijo a Gestión Sindical en estricto off un dirigente de un gremio cercano a la Casa Rosada. Se quejó que «un proceso de tensiones que debían resolverse en un debate orgánico dentro de la colación terminaron saliendo a la luz, y eso nos preocupa». La mayoría de los dirigentes coinciden que se necesita esta unidad para evitar «el avance de la derecha y la degradación de la política».

En caso de entrar a la CGT, el sindicato de informales podría convertirse en el de mayor cantidad de afiliados

Esta idea fue parte del debate que se planteó en el plenario de secretarios generales del Frente Sindical, que se realizó este jueves en Esteban Echeverría. Los gremios que lidera Hugo y Pablo Moyano tenían fecha para discutir su postura respecto de las elecciones de la CGT, pero la interna del Frente de Todos se adueñó del escenario.

En la previa los dirigentes camioneros se mostraron a favor del Presidente, pero también respaldaron a Cristina Fernández de Kirchner, diferenciándose de la CGT. En esa cumbre hubo presencia también de varios sectores en la cumbre, como el SEMUN de Sergio Sasia y representantes de la Corriente Federal.

«Vinimos a buscar una posición común para la CGT que necesitamos en el futuro, y además analizamos el tema de la interna», le dijo a Gestión Sindical un dirigente presente en el cónclave. El documento consensuado apunta a eso, y dejó la cuestión gremial «para otro momento», aunque se discutieron algunas cuestiones.

La dirigencia recordó que la fractura solo favorece al avance de la oposición. «Fuimos los que estuvimos en la gestión anterior en la resistencia de los embates del neoliberalismo, no podemos dejar que se reagrupen por cuestiones propias de la interna del frente», agregó el mismo dirigente.

Reforma laboral

En este contexto, a los gremios les preocupa que la pelea interna, cualquiera sea su resultado final, permita otro triunfo contundente en noviembre de la oposición, y que se avance con el proyecto de reforma laboral, comenzando con la propuesta presentada por el senador Martín Lousteau para terminar con las indemnizaciones por despido y crear un sistema de seguros para ese fin.

La propuesta fue presentada unos días antes de las PASO, y con el aval de las urnas se avanzó. Los gremios y el oficialismo prometen resistir, pero la interna puede ser un problema.

Desde la CTA Autónoma admiten que todo esto hace que sea «un peligro latente», y recordaron que el compromiso es «con las demandas populares». Sobre el proyecto de Juntos por el Cambio, el secretario Adjunto de la CTA Autónoma de Capital Federal José «Pepe» Peralta afirmó que «el avance en las reformas laborales en perjuicio de los derechos de los trabajadores es un riesgo siempre latente, el contexto en lo político acentúa las posibilidades».

Ante la consulta de Gestión Sindical, el dirigente alertó que «lo que condiciona su avance es la organización de los y las trabajadoras». En la Argentina, Concluyó Peralta, «a pesar de las pocas garantías sindicales por parte de los gobiernos, el movimiento sindical está fuerte y en condiciones de resistir esos avances, tal cual lo hemos hecho en el tiempo del macrismo».

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales