martes 20 de agosto de 2019
Inicio / Actualidad / Las últimas paritarias cerradas acercan al gobierno de su deseo de un nuevo techo salarial

Las últimas paritarias cerradas acercan al gobierno de su deseo de un nuevo techo salarial

La firma de UPCN, gastronómicos y la UOM de acuerdos con subas del 28 por ciento más revisión fue bien recibido por la Casa Rosada, que en silencio sigue trabajando para evitar los incrementos por encima de ese margen. Los gremios más combativos tienen su propia fórmula los acuerdos trimestrales para ganarle a la inflación.

Diego Lanese / Especial de Gestión Sindical

En silencio, sin mayores estridencias, el Ministro de Producción Dante Sica logró cerrar una serie de paritarias casi calcadas, lo que marca un nuevo techo salarial que intenta imponer el gobierno nacional. Si bien en estos años la inflación y los problemas para domar a los gremios hicieron que los deseos de imponer límites en las negociaciones fue trunco, en este inicio de año la cuestión parece distinta. Para eso, el oficialismo acudió a dirigentes afines, cuando no aliados.

Los casos de la UOM, gastronómicos y los estatales de UPCN son los mejores ejemplos de las “paritarias amarillas”, que no superan el 30 por ciento y tienen una revisión para después de las elección, un dato que no es menor. Pero los sectores más combativos tienen otra fórmula para intentar salir del abrazo del techo salarial: paritarias trimestrales. Así lo acordó esta semana un gremio que forma parte de la Corriente Federal, y lo pretende el sindicato que lidera el conductor de la CGT Héctor Daer. En tanto, Hugo Moyano mostró sus cartas pensando en la discusión salarial, y disparó un número muy superior al que aceptan en la Casa Rosada.

El nuevo techo salarial que intenta imponer el gobierno está en torno al 28 por ciento anual, que puede pagarse en varios tramos, como acordaron los gremios afines. la tendencia incluye una clausula de revisión, es decir, una especie de “gatillo” pero no se dispara de forma automática, como la de los docentes de la provincia de Buenos Aires, sino que debe negociarse en una mesa.

La mayoría de las revisiones se harán a partir de octubre, cuando hayan pasado las elecciones, y el futuro del país sea menos incierto. En la Casa Rosada fomentan estos acuerdos, y por primera vez en la era Macri se cumplen varios acuerdos. el más reciente es el de la UOM de Antonio Caló, que a pocas hora de ir a un paro nacional sorprendió con la firma del acuerdo, que incluye una suba del 28 por ciento en tres cuotas, sumas fija de unos 12 mil pesos y la revisión en noviembre. “La conducción no discutió el acuerdo con las bases, en las fábricas cayó muy mal.

El salario está lejos de satisfacer las necesidades de los trabajadores”, dijo una fuente del sindicato, ante la consulta de Gestión Sindical. La figura de Caló está siendo cuestionada por delegados y algunos dirigentes regionales, no sólo por la cuestión salarial. La metalúrgica es una de las industrias más castigadas por los despidos y suspensiones, y hay cuestionamientos por el rol que juega el gremio, como sucede en el conflicto de Electrolux, donde la seccional Rosario de la UOM está acusada de atacar a los despedidos.

En tanto, Luis Barrionuevo aportó al techo oficial con un acuerdo similar al de los metalúrgicos. Si gremio acordó la paritaria 2019 con una suba del 28 por ciento en tres cuotas con una cláusula de revisión. La misma se pagará en tres tramos: 10 por ciento en junio, 15 por ciento en octubre (mes que se vota) y 3 por ciento en marzo de 2020, momento en el cual volverían a negociar alguna compensación en caso de desfasaje inflacionario. Barrionuevo venía trabajando para llevar gremios a la mesa de discusión de los 10 puntos que pretende acordar el gobierno de Macri con la oposición, a través de las 62 Organizaciones que apadrina. Además, trabaja para formar una pata sindical que apoye la precandidatura presidencial de Roberto Lavagna.

En medio, firmó este acuerdo salarial. Como sucede con los grandes gremios, es clave para entender esta “predisposición” la promesa del giro de fondos para las obras sociales, en especial las que atienden a monotributistas. El gobierno se comprometió a entregar unos 13 mil millones de pesos para esto, un alivio ante la compleja situación financiera que viven muchas entidades. Casualmente, afirman en la seguridad social, gastronómicos es uno de los sindicatos que más trabajadores autónomos atiende, lo mismo que la UOM.

El primero es Comercio, que la semana pasada firmó un acuerdo que ronda el 30 por ciento de aumento. Esta semana los fondos para la atención debían llegar pero sucedió algo imprevisto: una protesta gremial de los empleados de la Superintendencia de Servicios de Salud hizo que no se produjeran las órdenes para tal fin.

La tercera paritaria firmada esta semana es la del personal del Estado nacional. Allí Andrés Rodríguez, líder de UPCN, volvió a acordar cerca de lo que pide el gobierno. El gremio tiene una propuesta sobre la mesa de negociación lista para suscribir y homologar: 28 por ciento en cinco cuotas de las cuales tres se cobrarían este año y dos durante 2020. Además, se pagará el 10 por ciento como recomposición de la pérdida del poder adquisitivo del año pasado.

Ante el inminente acuerdo, ATE decidió movilizar mañana jueves a la secretaría de Trabajo, para rechazar lo que consideran es “una entrega”. “Vamos a pedir que no se homologue un acuerdo que no está a la altura de lo que necesitan los estatales”, le dijo a Gestión Sindical Marcelo Belelli, de ATE-ANAC.

El dirigente recordó que “desde que asumió Macri los estatales perdimos el 30 por ciento de nuestros salarios”, por lo cual el pedido de ATE es que “se firme una paritaria del 35 por ciento para este año, más un 30 por ciento para recuperar lo perdido desde el 2016”. “Para entender la situación de los estatales, hay que decir que para compensar todo lo perdido, hoy los estatales deberíamos cobrar un bono que equivale a seis salarios y medio”, ejemplificó Belelli.

Para escapar del techo salarial, muchos gremios quieren acordar paritarias fraccionadas, por seis o incluso tres meses. El líder de la CGT inauguró esta semana esta modalidad, con un acuerdo para el sector droguerías del 11,8 por ciento, y reactualización cada tres meses. Esto sienta un precedente importante ya que Sanidad tiene presencia en varios sectores, además del peso de Daer en el mundo sindical.

Además, hace unos días se firmó un acuerdo trimestral, el primer de su tipo. Se trata de los empleados de farmacias nucleados en ADEF, gremio que forma parte de la Corriente Federal. El convenio es por abril, mayo y junio, de un 11 por ciento en tres cuotas, lo que hace que en julio se vuelvan a sentar a discutir. Estas variantes terminarán rompiendo el límite salarial, y patean el problema para más adelante, cuando las definiciones políticas hagan menos incierto el panorama.

Por último, Camioneros, toda una referencia en materia salarial, comienza a “calentar motores” para una negociación que no aparece como sencilla. “La paritaria está superando la cifra del 40 por ciento”, aseguró Hugo Moyano, que comenzó a presionar a las cámaras empresariales, con una mirada puesta en el techo que quiere imponer el gobierno. En estos años el sindicato se escapó de los límites salariales, algo que también sucedió durante el kirchnerismo.

Los Moyano tienen una mirada crítica de la conducción de la CGT, y se enfrentan cada tanto por la postura dialoguista. Por eso, se sumó al paro convocado, pero le agregó desde su Frente Sindical para el Modelo Nacional una serie de movilizaciones y olas populares, algo que históricamente fue rechazado por los gremios cegestistas.

También podría interesarte

Gremios docentes exigen a Vidal declarar la emergencia alimentaria: “Es imposible alimentar a un chico con 27 pesos”

El titular de Suteba, Roberto Baradel, afirmó que los comedores asisten a cada vez más …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *