06 de Octubre
de 2022
Actualidad.

Furlán formalizó intervención de la CGT de Córdoba: pidió consenso para elegir la nueva conducción

19. 08. 2022

El dirigente encabezó el acto donde quedó confirmada la decisión, ante la falta de acuerdo para renovar las autoridades.

La secretaría del Interior de la CGT formalizó esta semana la intervención de la regional Córdoba de la central obrera, por lo cual que José Pihen, titular del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), ya no es más el secretario general de la misma. El acto lo encabezó el titular de la secretaría, el secretario general de la UOM nacional, Abel Furlán, quien habló de «normalización» de la sede cordobesa y adelantó que convocarán a elecciones para designar a las nuevas autoridades.

En diálogo con medios locales, Furlán expresó: «Normalización quiere decir que los compañeros van a definir en forma de consenso quiénes van a ser los delegados regionales. Para nosotros, Pihen tiene un mandato ya vencido».

En ese marco, señaló que están en «proceso de recepción de avales» y reveló que habrá elecciones. «Ojalá los compañeros muestren la generosidad para encontrar consenso y que haya una lista de unidad», dijo.

Al ser consultado acerca de si la intervención supone una interna en el gremialismo, respondió: «No. Son discusiones y disputas normales, que siempre hay en el movimiento obrero. Nada más que eso».

Panorama interno

La decisión, que ya había sido adelantada hace unos días, le permite posicionarse a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y Camioneros, dos gremios afines al kirchnerismo, que le ganaron a Pihen (cercano al gobernador Juan Schiaretti) la pulseada que venían librando en los últimos tiempos.

Al respecto, el ex titular de la regional aseguró que entregará las llaves y el inventario de la sede Chacabuco, donde funciona la regional, pero denunció que hay «exclusiones» por parte de los interventores y no descartó la posibilidad de que se produzca una fractura en el movimiento sindical de la provincia.

17A: Una marcha de un sindicalismo dividido y preocupado por el ajuste que se cierne sobre el horizonte

«Hay que preguntarles a ellos las razones. Lo único que sé es que, a partir de un mandato del congreso de la CGT, salimos a buscar a normalización en unidad, sin exclusiones. Ahora bien, lo primero que se planteó es la exclusión y entonces hay un grupo muy importante de gremios de Córdoba que no aceptan más que un solo camino, que es que plantea el propio estatuto de la central obrera: o consenso o elecciones en las que todos los sindicatos voten», afirmó Pihen a medios provinciales.

Sobre este punto, el dirigente cordobés abundó: «El camino que se está siguiendo excluye eso y pretende más bien nominar quiénes son los que van a poder votar. Por eso, lo rechazamos, porque dejan afuera a la mayoría de los gremios locales».

«Tampoco será la primera vez que haya división en la provincia: para el ‘Cordobazo’, había dos CGT. Cuando no hay posibilidades de expresar la unidad, las organizaciones buscan su camino», concluyó.

Nuevas autoridades

En tanto, Ilda Bustos, titular de la Unión Obrera Gráfica y al frente de la una de las Secretarías Adjuntas de la CGT ahora intervenida, también analizó la situación que se abre. Sobre el proceso de normalización impulsado por la conducción nacional de la CGT, dijo que «es más de lo mismo, quieren hacer la CGT a la medida de Camioneros y la UOM«.

Día de furia de Facundo Moyano: repartió críticas al Gobierno y hasta a la CGT que conduce su hermano

Bustos agregó que «se trata de dirigentes que jamás se movilizaron en los cuatro años de Macri, a diferencia de la CGT Córdoba» y sostuvo que «la intención es imponer una conducción desde Buenos Aires, como sucedió alguna vez, cuando fue desplazado el compañero Atilio López«.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales