21 de Julio
de 2024
Actualidad.

El doble juego de Barrionuevo que suma tensión en la CGT

05. 07. 2024

Frente a la crisis financiera de las obras sociales, Luis Barrionuevo organizó un almuerzo para protestar por la falta de debate y reuniones en la CGT.

Un nuevo frente de tensión interna se abrió en la CGT, luego de que el líder de los Gastronómicos, Luis Barrionuevo, agrupara a sus dirigentes más fieles para reclamarle a la cúpula de la central obrera por su pasividad frente a la crisis financiera de las obras sociales.

En el almuerzo organizado por Barrionuevo estuvieron presentes dos de los máximos jefes de la CGT: Carlos Acuña (estaciones de servicio), uno de sus cotitulares que representa el barrionuevismo, y Gerardo Martínez (UOCRA). Los dos forman parte de la corriente moderada y mayoritaria en la central obrera, en un llamativo doble juego en el cual frenan acciones directas mientras su referente las reclama.

Precisamente la presencia de Martínez, quien tiene buen diálogo con todos los sectores sindicales, evitó que las críticas internas escalaran.

Pero el Gastronómico dejó bien clara su preocupación por la falta de soluciones a la crisis financiera de las obras sociales, exigiendo que el tema sea analizado en una próxima reunión del Consejo Directivo. 

Incluso se deslizó la idea de realizar una movilización ante la Superintendencia de Servicios de Salud, para protestar por la indiferencia de los funcionarios nacionales ante la debacle del sistema.

Quiénes estuvieron en el almuerzo

Además, varios de los dirigentes presentes le plantearon al titular de la UOCRA el disgusto porque la cúpula de la CGT “casi no convoca a reuniones del Consejo Directivo” para debatir con todos sus integrantes, y “toma las decisiones en una mesa chica de no más de 8 miembros”.

CGT, Gerardo Martínez
Gerardo Martínez, de buen diálogo con todos los sectores de la CGT, puso paños fríos.

Acuña, aunque es parte del triunvirato de la CGT, comparte en un 100% los cuestionamientos de Barrionuevo, su máximo referente sindical, ya que suele quedar al margen de las resoluciones del sector mayoritario, que integran Héctor Daer (Sanidad), de “los Gordos”, y los independientes Andrés Rodríguez (UPCN), Martínez (UOCRA) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias).

Además de Martínez, al almuerzo realizado en el Sindicato de Obreros de Maestranza concurrieron aliados barrionuevistas como Roberto Fernández y Mario Calegari, de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), pero no fue el jefe de La Fraternidad, Omar Maturano, aunque estaba invitado. 

INSÓLITO: TRAS PROVOCAR EL PARO DE COLECTIVOS EN EL AMBA, EL GOBIERNO AMENAZA CON SANCIONES

También estuvieron Pedro Zambeletti (pinturas), Facundo Aveiro (químicos) y Luis Alberto García Ortiz (supervisores metalúrgicos), y los más fieles a Barrionuevo: el anfitrión, Oscar Rojas; Daniel Vila (Carga y Descarga), Roberto Solari (guardavidas), Luis Cejas (viajantes) y Rubén Aguiar (panaderos), entre otros.

El día que pidió que Daer renuncie a la CGT

A fines de marzo pasado, mientras la CGT dilataba la fecha de un nuevo paro general, Barrionuevo presidió un encuentro de unos 100 dirigentes en Parque Norte, durante el cual exigió a la CGT “convocar con carácter de urgente a un plenario de secretarios generales y que todos ahí resolvamos cuáles van a ser las medidas que va a tomar”. 

Incluso no dudó en apuntar que “no debe pasar mucho más tiempo para barajar y dar de nuevo y elegir otra CGT”, evaluando directamente que Daer debería renunciar a la central obrera.

“Cuando Gerardo Martínez era secretario de la CGT le pedían la renuncia -recordó-. Hubo un acto en la plaza de los dos Congresos. Era presidente Menem y Gerardo renunció convocando a un paro de 36 horas. Qué buen gesto sería que Daer haga lo mismo”, dijo.

PARAN LOS CARDIÓLOGOS, SIN RESPUESTAS DE PREPAGAS Y OBRAS SOCIALES: POR DOS DÍAS NO PONDRÁN STENTS NI HARÁN ANGIOPLASTIAS

Finalmente, la cúpula cegetista se reunió unos 10 días después y definió que su segundo paro general contra el gobierno de Javier Milei se haría el 9 de mayo. De esta forma, la interna sindical se calmó, aunque luego de la huelga se reanudaron las tensiones, esta vez concentradas en los tironeos entre el sector dialoguista y la alianza moyanista-kirchnerista para movilizarse contra la Ley Bases.

Ahora, la mesa chica de la CGT tiene previsto reunirse la semana que viene para decidir sus próximos pasos y en su agenda está la crisis de las obras sociales, un tema sensible para el sindicalismo que podría abrir también nuevos frentes de batalla con el Gobierno. 

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Últimas Noticias en Zonales