jueves 19 de julio de 2018
Inicio / Actualidad / Paro nacional: mapa de los sectores que se suman a una protesta que promete ser masiva

Paro nacional: mapa de los sectores que se suman a una protesta que promete ser masiva

La medida de fuerza lanzada por la CGT suma adhesiones en una semana que cerró con fuego cruzado con el gobierno. No habrá transporte público, atención en los distintos sectores del Estado ni bancos. Se suman los empleados de comercio, los gremios portuarios y los industriales. Las razones externas e internas de la tercera medida de fuerza contra el gobierno de Mauricio Macri.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Luego de varias idas y venidas, de amagues y promesas, este lunes la CGT realizará un nuevo paro nacional, el tercero en la presidencia de Mauricio Macri. El veto a la ley “anti tarifazo” y la falta de respuestas a los reclamos de la central obrera determinaron la medida de fuerza, que además se nutrió de presiones internas. El avance del sector “rebelde”, encabezado por Pablo Moyano y la Corriente Federal, obligó al triunvirato conductor a tomar la iniciativa, ante el temor de perder terreno de cara al confederal del 22 de agosto, que buscará definir una nueva conducción, esta vez unificada en un secretario general.

Desde que se lanzó la medida de fuerza, distintos sectores comenzaron a sumarse a la protesta, que a esta altura parece será masivo. Desde el gobierno buscan desacreditar la iniciativa, para minimizar los daños que pueda causar un día donde, parafraseando al dirigente camionero, “no se mueva una carretilla”. El 25 de junio no sólo definirá la relación del sindicalismo con el gobierno, en el inicio del tramo final de la gestión de Cambiemos que desembocará en las elecciones de 2019; también marcará el panorama interno del movimiento obrero, los nuevos liderazgos y el armado futuro. La inclusión de los movimientos sociales y la relación con las fracciones de la CTA y el clasismo, otro de los puntos en disputa.

El paro llamado por la conducción de la CGT busca potenciar los reclamos lanzados hace unos días, cuando negociaba con la Casa Rosada una serie de medidas en medio de la corrida financiera, la devaluación del dólar y la presión por el aumento de tarifas Pero el gobierno eligió vetar la ley aprobada en el Congreso, lo que activó la medida. Antes, hubo un encuentro donde se reclamaron varias medidas, entre ellas un bono de fin de año, pero sin respuesta la central obrera confirmó la medida de fuerza. No alcanzó que se habilitara mediante un decreto una suba extra del 5 por ciento en dos veces para las paritarias ya cerradas.

La medida quedó firme, en especial cuando los gremios estratégicos comenzaron a sumarse. Así, se llegó a esta instancia, donde se espera una protesta contundente. “Creo que va a ser un paro que va a ir más allá del encuadramiento sindical y también van a participar otros actores”, sostuvo Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato. En ese sentido, el secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento destacó: “Me da la impresión de que va a ser el paro más fuerte de los últimos años. He estado en otras conducciones con Hugo Moyano pero éste va a ser el más contundente”.

La actual conducción de la CGT no suele ser partidaria de estas medidas, pero las presiones internas y externas casi que lo obligaron a tomar ese camino. En la sede de Azopardo aceptan que el avance del sector “rebelde” en la lucha interna por la conducción de la central obrera tuvo bastante que ver. Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo confirmaron que irán como candidatos el 22 de agosto, y suman por el momento varios apoyos de importancia. “Con ellos en la calle no se puede dejar a la CGT dormida, porque sino en agosto se quedan con todo”, admitió una fuente de la central obrera consultada por Gestión Sindical.

Las críticas a la conducción actual iban creciendo, no sólo de estos sectores. Muchos gremios reclamaban “más acción” ante el deterioro de la situación económica, que golpea de lleno a los trabajadores. “No alcanza con dialogar, hay que poner al movimiento obrero de pié”, fue una de los reclamos que escucharon en una última reunión los principales dirigentes de los “gordos” e “independientes”, que pretenden quedarse con el manejo de la central, pero para eso necesitan vencer en el confederal a los “rebeldes”, o que no participen. Como la primera opción es la que se viene barajando, decidieron ir por el reclamado paro. A continuación, mapa del paro y su amplia adhesión.

Trasporte público

El sector clave en cualquier paro tendrá un acatamiento fuerte, ya que este lunes no habrá ni trenes ni colectivos. En el primero de los casos, primero la conducción nacional de la Unión Ferroviaria (UF) que lidera Sergio Sasia adhirió formalmente al paro. Un comunicado señaló la necesidad de estar a “la altura de las circunstancias para defender los intereses de los trabajadores -la gran responsabilidad de los dirigentes sindicales- y de trabajar para afrontarla batalla cultural que se perdió en los últimos tiempos”. Además, La Fraternidad, el gremio que reúne a los maquinistas, confirmó que sus afiliados se sumarán a la protesta. De esta forma, los trenes urbanos y de cargo no funcionarán este lunes.

En cuanto a los colectivos, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) ya había anunciado la semana pasada que los chóferes participarán del paro, a partir de las 12.00 no habrá servicios tanto en Capital Federal y gran Buenos Aires, como en otras provincias.

Por su parte, Hugo Moyano confirmó que no levantarán su adhesión al paro del lunes, aunque si los previstos para martes y miércoles por el reciente acuerdo obtenido del 25 por ciento y un bono a fin de mes. Estos gremios forman la estratégica Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que será clave en la elección de un nuevo secretario general de la CGT. La vuelta de la Unión Ferroviaria al sector fortalece su espacio, que podría volver a ser una bastión del moyanismo como en otros años, y pilar de la elección de Pablo Moyano.

En tanto, desde la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) anunciaron la decisión “de adherir al paro nacional bajo las consignas contra el FMI, el ajuste y los tarifazos”. “Es necesario un inmediato cambio de rumbo en la política económica que lleva adelante el gobierno nacional, que tiene un fuerte impacto negativo en las condiciones de vida de los trabajadores”, informaron los metrodeleados. En tanto, los Sindicatos Aeronáuticos Unidos, que incluye a siete gremios de la actividad y más de 18 mil trabajadores, confirmó la adhesión al paro general de la CGT, por lo que no habrá vuelos.

Los gremios que se sumarán al paro son la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), que lidera Edgardo Llano, alineado a la CTA de los Trabajadores que conduce el diputado nacional Hugo Yasky. También se sumará la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) con más de 8 mil trabajadores afiliados, la mayoría de las empresas estatales Aerolíneas Argentinas y Austral. Asimismo, se sumará la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), que se dedica al mantenimiento y reparación de naves en los talleres mecánicos. La Unión Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA) y la Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad Aeroportuaria (Atepsa) también confirmaron la huelga. Y la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), que reúne a más de 1.500 pilotos de AA, Latam, Andes y Avian, entre otras, paralizará sus actividades.

Administración pública y escuelas

En cuanto a las actividades del estado, los docentes bonaerenses nucleados en el Frente de Unidad (FUBD) se adherirán al paro de la CGT y de las dos CTA convocado para el 25 de junio, por lo que durante esa jornada no habrá clase en las escuelas de la provincia de Buenos Aires.

En tanto, los privados de SADOP y los técnicos de AMET no confirmaron si se plegarán a la huelga. En tanto, UDOCBA y la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) que lidera Mirta Petrocini resolvió sumarse también en las últimas horas. En la Provincia, la Asociación Judicial Bonaerense (JB) y los médicos de CICOP se sumarán a la medida de fuerza, lo mismo que ATE. Esta situación tendrá su correlato en todo el país, por lo que se espera que no haya actividad en el sector público.

Por su parte, fuentes de la Confederación de Trabajadores Municipales (CMT) le adelantaron a Gestión Sindical que se adherirán al paro, por lo que “no habrá actividades en las 2.190 comunas de 23 provincias donde tenemos presencia con nuestros gremios de base”.

Bancos

La Asociación Bancaria nacional formalizó esta semana su adhesión al paro general nacional convocado por la CGT. a medida será “sin concurrencia a los lugares de trabajo”, por lo cual ese día no habrá actividad financiera. La adhesión a la tercera huelga general que la central obrara más importante del país realiza contra la administración de Mauricio Macri fue confirmada por el gremio conducido por Sergio Palazzo a través de un comunicado en el que reclama un “urgente” cambio de la política económica, la derogación de la reforma previsional votada en diciembre.

También rechaza el acuerdo entre el Gobierno y el FMI, y exige paritarias libres. Palazzo es el titular de la Corriente Federal, un sector crítico de la actual conducción de la central obrera. Desde este espacio buscan liderar la renovación. Por eso, reclamaron un plan de lucha para combatir las políticas del gobierno. Lo mismo hará un sector de las 62 Organizaciones Peronistas, que se suma al paro con críticas al gobierno –del que antes eran aliados –y la CGT. Este fragmento de la entidad que lidera Ramón Ayala (UATRE) se referencia en Pablo Moyano, y apoya su candidatura.

Comercios

La Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), que agrupa a más de un millón de trabajadores en todo el país, anunció su adhesión al paro general de la CGT del lunes 25, por lo que tampoco se verán negocios abiertos durante el comienzo de la próxima semana. La medida de fuerza nacional es en reclamo de cambios en “el rumbo de la política económica”, luego de advertir “los efectos sociales del brutal ajuste y no haber recibido adecuadas respuestas”. La Faecys que lidera Armando Cavalieri hizo suyas las demandas de la CGT y repudió en un documento firmado por el gremialista “el ajuste salvaje al que se somete a los trabajadores y el veto a la reducción de tarifas que aprobó el Congreso”. Cavalieri rechazó también el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y “sus consecuencias sobre el empleo, la obra pública, los sistemas de seguridad social, las economías regionales y los servicios públicos, lo que agrava la situación social”.

El dirigente es parte del grupo de los “gordos”, que es apuntado como uno de los que más negocia con el oficialismo. Este espacio quiere que el titular de la Sanidad Héctor Daer sea el próximo secretario general de la CGT, y apunta a lograrlo por la gran cantidad de congresales que tiene, ya que este grupo contiene a los grandes sindicato de servicios, los más numerosos en afiliados.

Puertos e industria

Por su parte, desde la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA) y la Unión de Recibidores de Granos (URGARA), que pertenecen a la CATT, se sumarán a la medida de fuerza. “El lunes va a ser el paro más contundente de los últimos años”, dijo Juan Carlos Schmid, sobre la medida de fuerza del próximo 25. “El diálogo no alcanzó y las medidas que se están tomando provocan mucho crujido social, lo que está claro en los indicadores económicos y sociales”, agregó el sindicalista, también secretario general de la CATT.

Además, dijo que desde 2016 “ya se perdieron más de 62 mil puestos de trabajo”. “No vamos a permitir que el ajuste lo hagan sobre los que menos tienen”, concluyó el conductor de la FeMPINRA. Por su parte, los gremios industriales UOM (metalúrgicos) y SMATA (mecánicos) también pararán. Antonio Caló y Ricardo Pignanelli confirmaron su adhesión, con duras críticas al gobierno.

Con mucho protagonismo durante el kirchnerismo, los gremios industriales sufren la apertura de importaciones y la caída del empleo, que esta semana sumó dos puntos. “Si voy a una fábrica y reclamo un amento salarial del 100 por ciento de forma inmediata dirán que estoy loco y no vivo la realidad. Pero si la inflación alcanza este año un 30 por ciento y ofrecen 15, eso tampoco es ser realista. No es que la gente no quiera abonar las tarifas sino que no puede. ¿Es tan difícil entenderlo?”, se preguntó el dirigente.

También podría interesarte

La CGT quiere ver a Lagarde y plantearle cuestionamientos a las recomendaciones del FMI

La central obrera anunciará los detalles de un plan de acción en una conferencia de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *