25 de Septiembre
de 2022
Actualidad.

Volkswagen recortó su proyeccción de ventas y el sindicato negocia para evitar miles de despidos

07. 03. 2016

La empresa y Smata buscan acordar suspensiones en la planta de Pacheco, donde la gerencia advirtió que podría eliminar el tercer turno y despedir 1.000 operarios por la menor demanda en Brasil. En Córdoba, ya suspendió a 170 trabajadores.

El Sindicato de Trabajadores Metalmecánicos (SMATA), liderado por Ricardo Pignanelli, negocia con Volkswagen (VW) la aplicación de suspensiones, luego de que la compañía advirtiera que evalúa eliminar el turno nocturno en su planta de General Pacheco por la crisis en Brasil.

Los detalles de la propuesta serían difundidos en los próximos días por los delegados que responden a Pignanelli en la fábrica, donde trabajan 4.500 operarios, con el presunto objetivo de evitar cesantías, repitiendo el esquema acordado recientemente en terminales de Córdoba.

«Los problemas en Europa y Brasil hacen que Volkswagen hable de perder un turno en planta y que sobran 800 a 1.000 que sobran, pero sin que haya despidos», dijeron a iProfesional fuentes del gremio.

La firma alemana redujo sus perspectivas de producción para este año a 60.000 unidades, luego de que alcanzar 80.000 en 2015. De no cambiar el escenario, la automotriz notificó al gremio que es «insostenible» el tercer turno, una advertencia que ya había efectuado en los dos últimos años aunque nunca la concretó.

Por otra parte, esta semana se deshizo de 200 puestos de trabajo en Pacheco, a través de retiros voluntarios y prejubilaciones. La gerencia reiteró que «sobra un tercio del personal» en la planta bonaerense, afectada por la caída de la demanda en el país vecino.

No obstante, la empresa confirmó a este medio que mantiene negociaciones con Smata para adecuar la planta a las necesidades de producción «cuidando el bienestar de los trabajadores».

El nuevo de la CEO, Pablo Di Si, pronosticó el mes pasado que la actividad en sus plantas de Pacheco y Córdoba, donde se producen autos y cajas de velocidad respectivamente, disminuirá entre 10 y 15% en 2016.

Menos empleo
La industria automotriz enfrenta una situación delicada con una contracción del 35% del mercado local y una caída del 50% de las ventas al socio brasilero, que alcanzaron las 3.888 unidades en enero, por debajo de los 7.620 vehículos exportados el mismo mes del año pasado.

Si bien el Gobierno favoreció al sector con la devaluación, la apertura de importaciones y quita de impuestos, varias terminales se sienten insatisfechas con los cambios y prefieren reducir costos por el lado laboral.

En Córdoba, Volkswagen aplica suspensiones desde el 1 de febrero en forma rotativa a 170 trabajadores por semana. La medida afecta a dos de las tres plantas (MQ 200 A y B), que envían el grueso de sus cajas de cambio a las terminales brasileñas en Curitiba, Anchieta y Taubaté.

En la misma provincia, Fiat continúa con la suspensión de poco más de 200 trabajadores por la falta de pedidos del Siena y el Palio en Sao Paulo. Allí ya hubo 500 retiros voluntarios que dejó la planta con 1.500 operarios.

Ford prolongó su plan de abandono voluntario iniciado el año pasado y prácticamente lo extendió a todo el personal de su planta en Pacheco, donde el año pasado ya había sentido el impacto de la caída de ventas a México.

La situación de incertidumbre motivó este martes la reacción de Pignanelli, quien se mostró preocupado por el temor a la pérdida de «miles de empleos» en la industria automotriz.

El líder de Smata señaló que las terminales prevén fabricar 520.000 automóviles en 2016, bastante lejos de las proyecciones oficiales que oscilan entre 600.000 y 650.000.

Sus declaraciones coincidieron con las del titular de la UOM, Antonio Caló, que recientemente vaticinó la destrucción de «entre 5.000 y 10.000» empleos en el sector metalúrgico, si el Gobierno no toma medidas.

Respecto al rubro automotor, Pignanelli advirtió que el riesgo más grande se avizora en el autopartismo y los proyectos de las terminales enfocados en modelos de vehículos totalmente importados.

Por ello, el sindicato le presentó al ministro de Producción, Francisco Cabrera, su proyecto de ley para que los autos fabricados en Argentina contengan un 30% de autopartes nacionales.

Fuente: iProfesional

Temas relacionados / / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales