miércoles 20 de enero de 2021

Trabajadoras de casas particulares reclaman un aumento salarial del 113%, un bono extraordinario y que siga el IFE

La Comisión encargada de definir las remuneraciones mínimas pasó a cuarto intermedio. Se volverá a reunir el lunes. “La primera oferta fue de un 22% en tres tramos, cuando tenemos una inflación mensual del 3,5%. Así que por supuesto que lo rechazamos, y se pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes a las 11. Veremos qué pasa. Supuestamente nos van a hacer una propuesta superadora”, adelantó Matías Isequilla, asesor legal de la Unión de Trabajadores Domésticos y Afines.

Por Claudio Garibotto

El acuerdo por ahora está muy lejos. Las negociaciones se están llevando adelante por zoom, en el marco de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares -convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación-, y participan el titular del organismo, Roberto Picozzi, ocho gremios en representación de 1,4 millones de trabajadoras y dos entidades por los empleadores. “La primera oferta fue de un 22% en tres tramos, cuando tenemos una inflación mensual del 3,5%. Así que por supuesto que lo rechazamos, y se pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes a las 11. Veremos qué pasa. Supuestamente nos van a hacer una propuesta superadora”, le dijo Matías Isequilla, asesor legal de la Unión de Trabajadores Domésticos y Afines (UTDA), a Gestión Sindical.

El pedido de los gremios de las trabajadoras de casas particulares consiste, principalmente, en un aumento salarial del 113%, un bono extraordinario y la continuidad del IFE, un beneficio que percibían muchas empleadas domésticas por ser uno de los sectores asalariados de menores ingresos y más afectados por las restricciones durante la pandemia. Sin embargo, Isequilla aclaró que “no somos delirantes. Lo del 113% es simbólico. Lo que queremos es igualar la canasta de pobreza. Y si bien sabemos que no nos van a dar el 113%, tampoco podemos aceptar un 22% porque tenemos un retraso histórico. Distinto sería si tuviéramos un sueldo lógico”.

Hay que recordar que, en este 2020, la comisión estableció un incremento del 10% en dos tramos, después de obtener una suba del 30% en 2019, por debajo de una inflación del 53,8%. Así, el salario mensual para la primera categoría quedó fijado en $17.785 (con retiro) y $19.777 (sin retiro), lo que implica en el primer caso un ingreso inferior al salario mínimo, que hoy está fijado en $18.900. “Es una esclavitud, una verdadera locura. La verdad es que esperábamos que con el cambio de Gobierno cambiara esto, pero por ahora no pasó nada. Y si hubiera sido por todas las marchas que hicimos el tema no estaría ni en discusión”, aseguró Isequilla.

Los otros reclamos

Además de la recomposición salarial, se pide la continuidad del IFE, un subsidio de $9.000 que recibían muchas trabajadoras del sector. También el pago de $30.000 para 600.000 despedidas y el control del trabajo no registrado. Aunque eso no es todo. Desde la UTDA se presentó un pliego que, en total, incluye los siguientes puntos:

* Incremento de las remuneraciones mínimas de las distintas categorías profesionales de la actividad en al menos un 113%.

* Inclusión de los empleadores de trabajadoras de casas particulares en ATP. * Inclusión de las despedidas en la cuarentena (600.000, según INDEC) entre los beneficiarios del Fondo por Desempleo o, en su defecto, crear una prestación equivalente específica para el sector.

* Bono extraordinario por única vez de naturaleza remunerativa para las trabajadoras que desarrollan tareas de cuidado y asistencia de personas (4º categoría) que prestaron tareas durante el aislamiento, no inferior a un salario básico correspondiente a dicha categoría ($19.777).

* Continuidad y universalización del pago a todas las trabajadoras de la actividad del IFE, como así también su mensualización, su extensión temporal por al menos 6 meses y su mejora cuantitativa -cuando menos- a niveles del salario mínimo, vital y móvil.

* Adicional por antigüedad del 1% del salario básico de la categoría que corresponda por cada año trabajado, en los términos oportunamente acordados en la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares celebrada en Córdoba el 25/06/2019.

* Adicional por presentismo del 10% del salario básico de la categoría que corresponda para las trabajadoras que se ausenten al trabajo sin justificación como máximo una vez por mes.

* Adicional por viáticos obligatorio y de naturaleza remunerativa no inferior a los $ 150.- (pesos ciento cincuenta) por cada día efectivamente trabajado.

* Campaña nacional de control y fiscalización tendiente a la regularización laboral y previsional de las más de un millón de trabajadoras del hogar que actualmente prestan tareas de manera informal o, como vulgarmente se denomina, “en negro”.

* Investigación de la procedencia fáctica y jurídica de las modificaciones de categorías laborales registradas durante el aislamiento por los empleadores del sector ante los organismos fiscales y previsionales y de los permisos de circulación expedidos en su consecuencia, y su eventual sanción administrativa y/o penal.

También podría interesarte

Camioneros de Santa Fe reclamaron vacunas contra el Covid

El sindicato conducido por Sergio Aladio se lo pidió a los gobiernos nacional y provinciales, …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *