01 de Diciembre
de 2022
Fuera de Megáfono.

Sindicalistas cercanos a Macri nerviosos por la influencia de Massa en la futura CGT unificada

02. 07. 2016

Los dirigentes con mejor llegada al oficialismo aseguran que la mayoría de los candidatos a integrar la nueva conducción están políticamente cercanos al líder del Frente Renovador. “Massa se lleva la mejor porción”, alertan. Si llegan Daer y Acuña a la conducción, dirigentes como Gerónimo Venegas pegarían un portazo.

La lotería de candidatos a conducir la futura CGT unificada sigue generando nombres, y como una tómbola donde todos quieren meter su nombre, a esta altura los posibles integrantes de la futura conducción se cuenta con al menos los dedos de dos manos. Cada espacio quiere que un representante se meta en la lista, para luego negociar de cara al confederal del 22 de agosto, que definirá la nueva estructura de la central. A esta altura, a poco menos de un mes y medio de ese día, parece difícil que haya consenso en el variado mosaico de espacios, y en voz baja los referentes se van resignando a que haya una conducción colegiada en una primera etapa. El triunvirato que más suena en este camino es uno formado por un referente de cada versión cegetista, una decisión salomónica para lograr lo que sería una unidad a grandes trazos. Por el momento cada uno de los sectores tiene sus nombres: Juan Carlos Schmid en la Azopardo; Héctor Daer en la Alsina y Carlos Acuña en la Azul y Blanca. Además, hay varios nombres para situarse detrás. Esta idea comenzó a generar disgusto en un grupo, que se define por su cercanía con el gobierno nacional. Este espacio, aseguran, está preocupado por la influencia que tendrá Sergio Massa, cercano a estos dirigentes. A esto se le suma que el líder del Frente Renovador comenzó a reclutar ex kirchneristas, para fortalecer su posición en el peronismo. “La mejor parte de la torta se la lleva Massa”, alertan.

El grupo de dirigentes cercanos al gobierno no tiene representación orgánica, pero son parte de un grupo que incluso antes de las elecciones trabajó dentro del PRO. La cara más visible es el líder del UATRE, Gerónimo Venegas, que integra Cambiemos a través de su partido FE. Además, se puede encuadrar en este espacio al titular del gremio de la marina mercante Julio González Insfrán, el propio Luis Barrionuevo –que se bajó de la marcha del 29 como gesto conciliador con el gobierno –Guillermo Pereyra (que si bien está en el ala moyanista en su rol de senador es aliado al gobierno), entre otros. A estos hay que sumarle a quienes sin mostrarse públicamente a favor del oficialismo, mantienen una actitud cauta, y deciden no hacer declaraciones contra las medidas oficiales. A estos dirigentes, les molesta que los principales referentes que suenan a para conducir la futura CGT tengan cercanía manifiesta con Massa, y entienden que podría ser el gran ganador de la movida unificadora.

“Si hay un triunvirato como el que hablan, el que gana es Massa”, le dijo un dirigente en estricto off a Gestión Sindical. Lo cierto es que Daer es diputado nacional del Frente Renovador, lo mismo que Acuña (en su caso en la provincia de Buenos Aires). Además, Facundo Moyano está en ese espacio, y varios otros dirigentes que entrarían en la futura conducción. “La porción más grande de la torta se la llega Massa, que quiere empezar a mostrarse como el principal referente opositor al gobierno”, agregó el mismo dirigente. Para quienes mantienen esta postura, “hay que sacar la política del la CGT”, ya que esta fue “el motivo de la pelea que lleva tantos años”.

La posición de Massa se viene fortaleciendo, en especial dentro del justicialismo. El quiebre del bloque de diputados nacionales, y el acercamiento de algunos grupos, como el Movimiento Evita, al ex intendente de Tigre hace prever una futura posición de poder dentro del peronismo, desplazando incluso al nuevo titular del PJ, José Luis Gioja, quien hasta ahora no logró ningún acercamiento con el sindicalismo. El análisis que hacen entre los dirigentes cercanos al gobierno es que si Massa se erige como referente del justicialismo “la dirigencia sindical lo va a acompañar, porque la gran mayoría es peronista”. Si esto sucede, podrían producirse algunas bajas. Las fuentes consultadas por Gestión Sindical afirman que el primero en abandonar la unidad sería Venegas, pero no sería el único. Barrionuevo no quiere una CGT de perfil opositor, por lo que ya avisó que si hay unidad para enfrentar a Macri “no se sumará”.

En tanto, hay cierta incertidumbre en la figura de Schmid, uno de los pocos que parece capaz de evitar el triunvirato. La mayoría lo reconoce como “un cuadro gremial y político”, que desde la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) fue protagonista de los dos grandes paros contra la gestión anterior. Pero en las últimas semanas, moderó su tono, al punto de admitir que no considera que sea tiempo de hacer un paro al gobierno actual.

El resto de los grupos, en especial los que están en la CGT Alsina, miran a Daer casi con resignación. Impulsado por los “gordos” –la mayor cantidad de afiliados –cuenta con un apoyo tácito de los “independientes”. Los integrantes del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) quieren a Sergio Sasia en la conducción, pero saben que es poco probable. Otros grupos, menos números, quieren una CGT combativa contra el gobierno de Macri, y piden de inmediato plan de lucha. Como anticipó en diálogo con Gestión Sindical el titular de la FEDUN Daniel Ricci, muchos quieren la unidad “para enfrentar el ajuste” de las políticas actuales. Estos espacios, como “La corriente”, candidatea al gráfico Héctor Amichetti. Otros, al bancario Sergio Palazzo, que con su exabrupto contra el ministro de Energía Juan José Aranguren dejó en claro su postura ante el macrismo. Algo que le restaría chances en medio de una dirigencia sindical que eligió la mesura para esta etapa.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales