23 de Mayo
de 2022
Actualidad.

Sin ATE, Vidal cerró una “súper paritaria” a 15 meses con los estatales

06. 12. 2016

El gobierno logró un acuerdo de 15 meses con los gremios UPCN, FEGEPPBA y SOEME, y así pone fin a una larga disputa por los salarios de los empleados públicos. Para el 2017 el aumento será de 18 por ciento, con compromiso de revisarlo trimestralmente. “Descargan el paro del ajuste en los trabajadores”, se quejó Oscar de Isasi, de ATE, que rechazó la oferta y se movilizó a Economía.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Luego de varios intentos fallidos, y a menos de un mes del cierre del año, el gobierno de María Eugenia Vidal logró acordar con buena parte de los gremios estatales la paritaria del año, y poner fin a un largo conflicto que se extendió durante casi todo el año. Sin el apoyo del mayoritario ATE, el acuerdo incluye una suba para la primera etapa del 2017, en un intento por desactivar cualquier foco de pelea durante el trascendental año, que en el medio tendrá elecciones de medio término. Para la gestión bonaerenses es un logro que buena parte de la dirigencia diera el visto bueno a la oferta, que la semana pasada fue realizada en el último encuentro. La suba de 18 por ciento para el año que viene marca el “techo” que busca imponer Cambiemos a todo nivel, y se incluyó una clausula de discusión si la inflación se dispara. “Están descargando el peso del ajuste sobre los trabajadores”, se quejó el dirigente Oscar de Isasi. Nueva interna entre los sindicatos, que potenciaron sus diferencias con el acuerdo.

Según informaron desde la gestión Vidal, el lunes por la tarde varios gremios oficializaron que aceptaron la oferta realizada la semana pasada, que incluye una suba para el último tramo del 2016 de 3,6 por ciento, más un pago de 18 por ciento para el año que viene. Esto incluye una cláusula de ajuste por inflación para todo 2017, que podrá convocarse de acuerdo a la marcha de la economía. Esta “super paritaria” de 15 meses fue aceptada por UPCN, Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) y la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la provincia de Buenos Aires (FEGEPPBA). Estos gremios había pedido el jueves pasado que se le diera tiempo para analizar la oferta, mientras que ATE la rechazó de forma inmediata. Además, el acuerdo incluye un pago extraordinario del 10 `por ciento del sueldo básico en tres cuotas (octubre-noviembre-diciembre) y un incremento de la “bonificación remunerativa no bonificable” que cobran los estatales de acuerdo al régimen horario.

“Estamos conformes”, dijo un dirigente estatal consultado por Gestión Sindical. “No se puede estar todo un año en conflicto, lograron recuperar parte de lo perdido y proyectamos un año con menos conflictividad”, agregó. Si bien no quiso adelantar detalles, la revisión se hará de forma trimestral, con datos del INDEC, para determinar si la suba se mantiene por debajo de la inflación. Los gremios que firmaron el acuerdo son los que mejor relación tienen con la gestión Vidal, y fueron los que se mantuvieron cercanos durante el conflictivo 2016. Incluso SOEME decidió romper en la primera parte del año con la FEGEPPBA, cuando esta aceptó la primera oferta salarial. Con el acuerdo, parecen haber firmado la paz.

Donde no hay paz es en ATE, que se movilizaron a la sede en Economía en La Plata para rechazar el acuerdo salarial. “No nos resignamos a sueldos de hambre”, le dijo a Gestión Sindical De Isasi, que encabezó el acto de protesta. Para el dirigente, la gobernadora “descarga el peso del ajuste sobre los trabajadores estatales”, y criticó el acuerdo. “Si se tiene en cuenta que las cuotas son en base al salario de enero, el aumento no supera el 11 por ciento para el año que viene”, explicó el dirigente. Para De Isasi, la propuesta de Vidal “es mentirosa” y corre “tras de la inflación”.
El entendimiento con una buena parte del arco sindical es una buena noticia para Vidal, que por otra parte mantiene conflictos menores con médicos, docentes y judiciales. Pero el estado de “rebeldía” de ATE puede terminar por entorpecer la “súper paritaria”. La interna en los gremios estatales vuelve a aparecer en el horizonte, en especial entre el sindicato que conduce De Isasi y UPCN, a quien acusan de ser “oficialistas de todos los oficialismos”. A mediados de año, el gremio que a nivel nacional conduce Andrés “centauro” Rodríguez firmó un acuerdo que le permitió al gobierno dar por cerrada la discusión. Pero un pedido a la justicia reabrió el tema. En este caso, en ATE no descartan volver a utilizar este mecanismo, que también usó la Asociación Judicial Bonaerense, que mediante un amparo reclamó volver a ser convocado a discutir salarios.

La firma de la paritaria podría traer algunos problemas a los gremios. En FEGEPPBA, por ejemplo, el Sindicato de Salud Pública, el más numeroso y cuya conducción maneja la federación, no aceptó la oferta de la semana pasada, y se mostró “disconforme” con la nueva propuesta, aunque decidió firmarla para evitar la ruptura, como sucedió con SOEME, que se fue de su estructura a mediados del año por una situación similar.

Temas relacionados / / / / / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales