25 de Junio
de 2022
Informes Especiales.

Radiografía del 2015 laboral: mejoró el salario real y creció la conflictividad

12. 12. 2015

Según datos del último informe del Observatorio del Derecho Social, vinculado a la CTA Autónoma, en el tercer trimestre del año se consolidó esta tendencia. Así, el kirchnerismo se va del gobierno con algunos números favorables. Se mantiene alta la tasa de conflictos en los estados provinciales. La informalidad, estancada y superando el tercio de los trabajadores.

Durante sus últimas horas como presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner hizo un repaso sobre los avances de su gestión, y los englobó en todo el proceso político llamado kirchnerismo. En materia laboral, hizo una fuerte defensa de la recuperación de los puestos de trabajo, en especial en su último discurso en Casa Rosada. Lo cierto es que más allá de las palabras, el gobierno que acaba de finalizar transitó un 2015 con altibajos en la materia. Como dato positivo, el 2015 mostró una leve recuperación del salario real respecto al 2014. Además, aumentó la conflictividad laboral, en especial en el sector público. La precarización, estable y sin avances en su lucha.

Los datos sobre el país laboral que deja el kirchnerismo fueron aportados por el Observatorio del Derecho Social, entidad vinculada a la CTA Autónoma que comanda Pablo Micheli, y que no puede ser catalogada de oficialista ni mucho menos. En su informe trimestral, destaca estos indicadores, y hace un análisis del mercado del trabajo, que este año vivió, según los datos del INDEC, la desocupación más baja en décadas.

Sobre el salario real, el informe afirma que “en comparación con el tercer trimestre del año 2014 la inflación anual se ubicó en el 24,8 por ciento, magnitud que fue superada por los incrementos salariales”. “En tal sentido, el salario real de los trabajadores registrados del sector privado se encontraría un 2,4 por ciento por encima del mismo trimestre del año anterior. Esta recuperación habría sido aún mayor en el promedio de los trabajadores, ya que, según informa el INDEC a través del Índice de Variación Salarial (IVS), los mayores incrementos salariales continúan siendo percibidos por los trabajadores no registrados”, remarca el trabajo, al que tuvo acceso Gestión sindical.

Esta evolución marca una recuperación sobre lo sucedido en 2014. Ese año, según el mismo informe, “la recuperación del salario real apenas ha permitido revertir parcialmente la caída registrada en el año 2014. En tal sentido, el salario de los trabajadores registrados del sector privado se encuentra por debajo de los niveles del año 2011, y apenas es un 5 por ciento superior al del tercer trimestre de 2006”. En otras palabras, agrega el informe, en la última década “el salario real de los trabajadores registrados del sector privado apenas aumentó un 5 por ciento”. El Observatorio aclaró que debe tenerse en cuenta “la falta de confianza pública que poseen los informes provenientes del INDEC referidos a la evolución de los salarios nominales”, por lo que se presentan informes referidos a trabajadores registrados, cuya evolución salarial “puede contrastarse con otras fuentes”.

En cuanto a la conflictividad laboral, el tercer trimestre marcó un aumento de los conflictos visibles, en especial en el sector público. Las disputas en el sector sumaron 254, de las cuales el 62,6 por ciento ocurrió en el sector público, el 33,5 por ciento en el privado, el 1,2 por ciento en ambos sectores y el 2,7 por ciento fueron motorizados por trabajadores informales. “En el último trimestre se registra un leve crecimiento con relación a los primeros meses del año, que se explica por los conflictos en el sector público, mientras que en el sector privado se mantienen estables, con una leve tendencia a la baja”, destacó el informe. Cabe aclarar que la época de mayores conflictos laborales suelen ser los primeros meses del año, donde masivamente se discuten paritarias, lo que genera tensión. Los Estados provinciales, con más del 60 por ciento de los casos, siguen siendo fuente de pujas entre trabajadores y empleadores.

En tanto, el trabajo en negro sigue siendo un flagelo sin variedad, y mantienen sus números estables hace tiempo, que se calculan en un tercio de los trabajadores. Según el Observatorio, la informalidad afecta a 33,1 por ciento del total de asalariados, y se mantiene estancada desde hace tiempo. En este sentido, la entidad cercana a la CTA Autónoma reconoce tres momentos en el kirchnerismo respecto al trabajo precario: una fuerte reducción entre 2003 y 2008; un ritmo mucho más lento de mejora entre 2008 y 2012; y un estancamiento desde entonces en torno al 33 por ciento de trabajadores no registrados”.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales