05 de Agosto
de 2021
Fuera de Megáfono.

Pese a la presión del gobierno, la CATT no se baja de la movilización del 7 de marzo

20. 02. 2017

Luego de la reunión que mantuvieron con el ministro Guillermo Dietrich ratificaron que se movilizarán con la CGT ese día, para reclamar un nuevo rumbo en la política económica. El gobierno presentó millonarias inversiones en el sector para intentar bajar a los 25 gremios de la confederación de un eventual paro. Pidieron por el SOMU y tensión por subsidios a colectivos, otros puntos tratados.

Durante los dos paros nacionales sufridos por Cristina Fernández de Kirchner, el rol de los gremios del transporte fue fundamental. La poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) estaba bajo el control de Hugo Moyano, y paralizó trenes y colectivos, garantizando parte del éxito de las medidas. En estos momentos, la CATT mantiene su perfil combativo, y desde el gobierno nacional saben que cualquier protesta futura de la CGT tendrá en estos 25 gremios una importancia vital. Por eso, se encomendó al ministro del área para que se siente a negociar mejoras, que eventualmente sirvan para frenar el clima conflictivo. Pero luego del encuentro del jueves pasado, más allá de los anuncios, la dirigencia ratificó su alineamiento a la conducción cegetista, y confirmó que estará en la gran movilización del 7 de marzo, la que muchos consideran antesala de un paro nacional. En la reunión hubo críticas a las últimas medidas lanzadas por el oficialismo, y señales de preocupación por “los errores políticos y económicos”.

La cúpula de la CATT, encabezada por su titular Juan Carlos Schmid, fue recibida ayer jueves por el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, en el marco de la tensión creciente entre la dirigencia de la CGT y el gobierno nacional. Junto a su par de Trabajo Jorge Triaca, el funcionario llevó a la mesa de negociación el denominado Plan Nacional de Transporte e Infraestructura, que lleva la promesa de inversiones públicas y privadas por más de 30 mil millones de dólares para el período 2016-2019. La enorme cifra, que incluye la proyección de miles de puestos de trabajo para el sector, fue recibida “de manera positiva”, pero parece no mover los planes inmediatos de la entidad. “Seguimos firmes con la participación de la marcha del 7 de marzo”, le confió a Gestión Sindical una fuente del sector, que participó del encuentro de ayer.

“El gobierno sabe que somos fundamentales para el éxito de esa o cualquier medida. El plan fue recibido bien, pero por el momento no nos bajamos de la marcha, donde vamos a pedir por un cambio en las políticas del gobierno”, agregó la misma fuente. Si bien se admitió que la relación de los integrantes de la CATT con Dietrich “es buena”, durante el encuentro hubo críticas a las últimas medidas. “Se marcó que a los errores económicos se sumaron las equivocaciones políticas”, analizó uno de los dirigentes consultados. Los dichos apuntan a los retrocesos que viene haciendo el oficialismo en medidas con mucho rechazo popular, que además generan crisis internas entre sus propios funcionarios.

El clima general de la reunión fue “muy bueno”, incluso cuando se tocaron esos puntos “picantes”, y los dirigentes marcaron sus diferencias. Otro momento de cierta tensión lo marco cuando el titular de La Fraternidad Omar Maturano pidió que se termine la intervención del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), dispuesto hace más de un año por la justicia luego de la detención de Omar “caballo” Suárez. “En ese punto el ministro de Trabajo nos dijo que ya tiene nombrado el normalizador, por lo que antes de fin de año habrá nuevas autoridades”, dijo una de las fuentes consultadas. Según pudo saber Gestión Sindical, esta semana sectores internos de ese gremio acusaron a algunas agrupaciones de querer extender la intervención hasta el 2018, y reclamaron ir a elecciones. En cuanto al nombre de la persona que se encargará de la transición, ya que la interventora Gladys González ya asumió su cargo en ACUMAR, no trascendió, por lo menos en la reunión de ayer.

Otro punto que generó alguna chispa fue el de los subsidios a los colectivos, en el marco del anuncio de un nuevo aumento del boleto, de casi un 50 por ciento en la zona metropolitana. En estos días, a través de la resolución 53-E del Boletín Oficial, se confirmó que el gobierno dejará de pagar una compensación económica para las empresas del transporte automotor de pasajeros de larga distancia que se veían afectadas por la competencia con el transporte aéreo. Se trata de unos 200 millones de pesos, y que para la UTA pone en peligro muchos puestos de trabajo. Por este tema del transporte público, según pudo saber Gestión Sindical, un día antes hubo un encuentro entre el ministro Dietrich y referentes de empresas de colectivos de la zona metropolitana. Las fuentes del encuentro fueron categóricas: la reunión “fue un fracaso”, por lo que pedirán reunirse directamente con el Jefe de Gabinete nacional, marcos Peña. Su planteo es la “delicada situación económica del sector”, y las medidas necesarias para poder mantener “en funcionamiento el servicio”.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales