28 de Noviembre
de 2022
Actualidad.

Para el líder de SADOP hay dos proyectos: el popular y el liberal-conservador de Macri

07. 09. 2015

Mario Almirón, titular del Sindicato Argentino de Docentes Privados respaldó la fórmula presidencial que encabeza Daniel Scioli y sostuvo que el espacio de Mauricio Macri «está ligado a intereses internacionales».

«Evaluamos al gobierno de forma positiva. Contribuyó mucho a distribuir bienes económicos, sociales y culturales, antes concentrados en pocas manos. Y existen dos partidos o bloques en pugna: uno popular y otro liberal-conservador.

La puja central que los divide es si trabajan para la distribución de esos bienes con justicia, equidad e inclusión, que introdujo el kirchnerismo, o si lo hacen para un capitalismo que supone una clase dominante y otra de dominados y concentra bienes a costa de exclusión», explicó.

En un reportaje con Télam, el dirigente gremial subrayó que si ese diseño de país es para todos, «el movimiento gremial debe militar por la causa del conjunto, a pesar de las contradicciones, los errores y las cosas pendientes de mejora, aunque valorando el objetivo y la dirección, es decir, el goce de condiciones dignas de vida y de derechos, lo que divide absolutamente las aguas».

Para el sindicalista, «el otro proyecto es el liberal-conservador, simple en términos ideológicos, que representa la concentración y, cuando el otro se le opone, conspira fuertemente como ahora, porque precisamente pone en riesgo esa concentración».

«Ese proyecto que representa Macri está ligado a intereses internacionales. Por eso quiere pagarle a los buitre. Si llegase a la presidencia, reproduciría el esquema de una clase dominante, un gobierno para pocos y, los trabajadores, estarían en un segundo plano. No serían sujetos políticos sino consumidores», puntualizó.

Almirón respaldó de forma absoluta «el proyecto nacional y popular», aunque dijo que el SADOP también tiene «una mirada crítica» sobre algunos temas. Por ejemplo desearía «avanzar mucho más en ciencia y tecnología, a nivel tributario o educativo», pero primero «es necesario consolidar el proceso».

También sostuvo que ese avance depende del triunfo del kirchnerismo; indicó que, por el contrario, la línea liberal-conservadora intentará hacer «tabla rasa» con las conquistas obtenidas y aseveró que «generará una matriz de país con fuerte concentración de un capitalismo especulativo y no argentino».

«Durante más de diez años se aplicó una coherente política de ingresos, de distribución de la riqueza, de protección del empleo y los trabajadores, de sostenimiento de los más humildes. Las paritarias son un logro indiscutible del gobierno, también en el sector educativo. Pero hoy ya no son propiedad del gobierno de forma exclusiva sino un capital social, de los gremios, que la defenderán ante quien venga con uñas y dientes», puntualizó.

El dirigente añadió que «las paritarias, en esa nueva instancia de capital social, deben ser mejores no ya solo en lo salarial o laboral sino para que nadie por ejemplo se enferme o accidente».

«Debe haber una política de vivienda de mayor alcance para los trabajadores. En el sistema educativo hubo innumerables avances, pero hay que lograr la doble jornada también para los chicos de las escuelas estatales y no solo privadas. El 0,6 por ciento a nivel del PBI en ciencia y tecnología debe pasar al 1 a nivel de inversión, porque también significa soberanía el conocimiento. El proyecto debe decir más concretamente cómo continuará», afirmó.

Almirón agregó que «se hace necesario generar propuestas más profundas de cambio y más revolucionarias, porque hay que ir por lo que falta y empoderar al pueblo», en tanto puntualizó que «si la distribución de la riqueza es cada vez mayor también las posibilidades de la concentración y exclusión serán menores».

En otro orden, Almirón explicó que el SADOP logró sentar las bases y conformar una comisión para determinar un convenio colectivo de la actividad docente, ya que «no existe en el país un instrumento que reúna derechos y obligaciones básicas de trabajadores y empleadores», y reivindicó que este año se haya coincidido en «un plazo» para ello y que «se haya firmado el compromiso con el Estado para avanzar en la paritaria».

«Es sustancial, porque ambas cosas significan que en caso de conflicto habrá un espacio para encauzarlo (la paritaria). En lo salarial se obtuvo en términos generales casi el 29 por ciento y se llegó a través de la duplicación del Incentivo Docente al más del millón de trabajadores privados y estatales. En provincias se cobra por cargo y no por persona. Eso permitió desde lo nacional que el Estado se comprometiese con el salario del conjunto. En la negociación jurisdiccional también se mejoró», puntualizó.

Almirón explicó que en diez años «se eliminaron las cifras no remunerativas y no bonificables; se redujeron las sumas en negro y un docente con dos cargos, con dedicación y esfuerzo, tiene hoy una manera digna de ganarse la vida, lo que no pasaba en los ’90».

Almirón aseguró que «un fenómeno externo a la paritaria es el accionar de los empresarios, que genera inflación por el aumento de los precios, lo que deteriora el poder adquisitivo», y dijo que «se plantearán los reclamos, pero lo central es consolidar el proceso político y que hayan autoridades y proyecto legitimados».

Por último, Almirón aseveró que al SADOP -creado en 1947 y con 70.000 afiliados de un universo de 250.000 que aspira a representar- tiene «una agenda reivindicativa y un posicionamiento político», porque «no le da lo mismo cualquier gobierno y no tiene neutralidad. Quienes atacan el proyecto lo hacen por sus virtudes y porque distribuye y no por sus errores, concluyó.

Fuente: Télam

Temas relacionados / / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales