viernes 5 de marzo de 2021

La post pandemia: preocupa el aumento de los conflictos laborales en el conurbano bonaerense

En el marco de la crisis que generó la pandemia, el 2021 comenzó con varios conflictos laborales en la zona más densamente poblada de la provincia de Buenos Aires. Hay temor que los efectos de esta situación profundicen la destrucción de puestos de trabajo. Según un informe, en la segunda mitad del 2020 se perdieron 4 millones de puestos de trabajo.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Esta semana, trabajadores de la química Dalgar realizaron una protesta en Camino de Cintura, a la altura de la localidad de 9 de Abril, donde está ubicada la empresa. La jornada de lucha fue en rechazo a unos 20 despidos, como parte de un conflicto que se viene dando en el lugar, a partir del reclamo de mejoras de seguridad por parte de los empleados. Cerca de allí, en el Parque Industrial de Burzaco, otros trabajadores en conflicto realizaron una jornada para visibilizar los problemas que atraviesa la cooperativa metalúrgica Gotan, que corre peligro de ser desalojada. La situación de estas firmas comenzó durante la pandemia, que generó durante el año pasado una crisis en el mercado laboral, con especial profundidad en el conurbano bonaerense. Ante esto, hay alarma por el aumento de conflictos en este 2021 que recién inicia, una de las consecuencias de la situación vivida por el coronavirus. La crisis de empleo dejó en el 2020, según datos recopilados por el centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores, unos 4 millones de puestos laborales destruidos, número que puede aumentar en los próximos meses.

Los problemas laborales en el conurbano bonaerense se vienen multiplicando desde que se inició la pandemia, y hay temor que se profundicen este año, si vuelven las restricciones. Pero si estas no fueran impuestas, el deterioro del mercado laboral que se arrastra del año anterior hace pensar en un 2021 conflictivo. En el caso de Dalgar, en esteban Echeverría, el despido de 20 empleados fue el capítulo final de una larga disputa por mejores condiciones laborales en el lugar, la protesta de esta semana contó con el apoyo del Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas, que piden la intervención del Ministerio de Trabajo.

Según le confirmaron trabajadores de la firma a Gestión Sindical, el conflicto comenzó cuando se pidieron “mejores condiciones para evitar contagios de coronavirus, y la respuesta fueron suspensiones”. “Ahora decidieron atacar a la comisión interna, y se despidieron operarios que participaron de los reclamos”, dijo uno de los empleados, que prefirió el anonimato para evitar nuevas represalias. Los despidos prácticamente paralizaron la actividad en la planta, donde se manipulan productos peligrosos, y que la empresa pretendió flexibilizar las condiciones de seguridad. “No cumplen el Convenio Colectivo de Trabajo”, agregaron los trabajadores.

En este caso, como en muchos otros, no la doble indemnización ni el decreto “anti despidos” evitaron que se produjeran despidos y situaciones como la que describen los empleados de la química de Esteban Echeverría. En este sentido, el 2020 dejó un tendal de despidos, que si bien tuvieron mucho impacto entre los informales y cuentapropistas, también afectaron a los trabajadores bajo convenio. En su último informe del 20209, el centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores habló de la “crisis laboral” producto de la pandemia y las condiciones generales de la economía. “Probablemente el efecto más significativo y pernicioso de la crisis que está transitando la economía argentina se encuentra en el deterioro del mercado de trabajo y la reducción del poder adquisitivo de los
salarios”, afirmó el trabajo del centro, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

Si bien en el tercer trimestre del año pasado se generó una leve recuperación en la generación de empleo, no alcanzó a salvar la situación de crisis. “Haciendo proyecciones sobre la población total del país, casi 4 millones de personas perdieron el empleo en el segundo trimestre de 2020 respecto a igual período del año anterior, en tanto que en el tercer trimestre la comparación interanual arriba a 2.200.000.

Esto pone en evidencia, por un lado, que la recuperación económica en el marco de la flexibilización del confinamiento social aumentó considerablemente la cantidad de personas ocupadas toda vez que buena parte de los empleos destruidos en el segundo trimestre obedecían a empleo informal y trabajadores y trabajadoras cuentapropistas; y por el otro, también evidencia el profundo legado de la pandemia: una verdadera crisis de empleo”, recalcó el informe de CIFRA.

Las condiciones en que muchos sectores debieron mantener su actividad apenas les permitió superar el 2020, pero sin una ayuda concreta este año puede ser incluso más difícil. Uno de los sectores es el de empresas recuperadas y cooperativas, muchas nacidas ante la ausencia de respuestas de los empresarios, y que en pandemia sufrieron el parate.

El caso de Gotan, en el Parque Industrial de Burzaco, es uno de los más conocidos en el conurbano. Hace un año que decidieron hacerse cargo de la firma, luego que su duelo anunciara la quiebra. En este tiempo, se formaron como cooperativa, y trataron de recuperar la producción, pero la crisis general fue un impedimento. Este año lo iniciaron realizando diversas actividades, ya que existe peligro de desalojo.

Pese a reconvertirse como otras cooperativas –el caso más conocido es el de la papelera Ansabo –y realizar producir insumos sanitarios, los dueños del predio donde están ubicados pide su desalojo, haciendo peligrar el proyecto productivo. Por segunda vez, enviaron una carta abierta al intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, y al gobernador Kicillof, para que intervengan en el conflicto.

Según la proyección de los datos, el aumento de la desocupación podría ser la variable más importante en este año, pensando en el parate económico, que podría profundizarse si el pico de contagios de coronavirus obliga a volver a una situación de aislamiento social. “La tasa de desocupación trepó al 13,1 por ciento en el segundo trimestre de 2020 y a 11,7 por ciento en el tercero, superando en 2,5 y 2 puntos porcentuales a los respectivos trimestres de 2019”, explicó el informe de CIFRA.

“Si se hace el ejercicio analítico de incorporar como personas desocupadas a la disminución observada en la PEA entre el segundo y tercer trimestre de 2020 respecto a igual período del año anterior, y a su vez se mantiene fija la tasa de actividad de esos trimestres de 2019, se hubiera registrado una tasa de desocupación de 29,3 y 19,4 por ciento en el segundo y tercer trimestre de 2020, respectivamente”, destacó el trabajo. A esto debe sumarse que el gran Buenos Aires tiene en promedio dos o tres puntos por encima del promedio nacional, lo que marca la gravedad de la situación que se vivió en el 2020, y que puede explotar este año. Todos esto, concluye CIFRA, “pone en evidencia la gravedad del asunto, independientemente de que se trate de un ejercicio de desempleo hipotético”.

También podría interesarte

gremio paro subte

Trabajadores paralizan la línea B y denuncian “actitud criminal” por parte de Metrovías

Los metrodelegados lanzaron un paro total en esa línea de subte, en reclamo de mejores …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *