sábado 20 de octubre de 2018
Inicio / Actualidad / Cresta Roja: la empresa suspendió la faena y denuncian lock-out patronal

Cresta Roja: la empresa suspendió la faena y denuncian lock-out patronal

Esta semana la gerenciadora de la firma avícola no permitió la faena, y los trabajadores denuncian que es otro paso hacia el vaciamiento. Hoy hubo asambleas, y no se definió ninguna medida de fuerza, pero no se descartan para esta semana si la situación sigue igual. Además, aseguran que no se cumplieron unas 500 reincorporaciones acordadas.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Las primeras horas del año nuevo no cambiaron el panorama de preocupación que se vive en las dos plantas de la empresa Cresta Roja, la avícola que se volvió un símbolo de los problemas laborales que hay en la Argentina. En este caso, la empresa suspendió la faena de pollos, lo que paralizó la actividad en las dos ubicaciones de la firma en los distritos bonaerenses de Esteban Echeverría y Ezeiza. Ante esta situación, los empleados convocaron a asambleas, y si bien no se acordaron medidas concretas, se mantienen alerta ante lo que consideran “un lock-out patronal”. A principios de diciembre del 2017 los trabajadores denunciaron que la quiebra de una de las empresas que forman la nueva conducción de Cresta Troja ponía en peligro la continuidad de la firma. Otra vez apuntan contra la persecución de algunos activistas, que reclaman se cumpla el acuerdo y se reincorporen a unos 500 cesanteados.

Desde ayer lunes la firma Cresta Roja paralizó sus actividades, lo que generó alarma entre los trabajadores. Según los testimonios recogidos por Gestión Sindical, la empresa Proteinsa que es la actual gerenciadora, y está integrada por las firmas Ovoport, Tanacorsa y La Suerte –decidió suspender el ingreso de pollos, paralizando la faena. Por esto, desde este lunes los empleados ingresan a sus lugares de trabajo, pero no tienen tareas a realizar. “Es un típico lock-out patronal, parte del vaciamiento que venimos denunciando desde hace un tiempo”, le dijo a este portal uno de los empleados del lugar. Tanto en la planta de Ezeiza como en la de Esteban Echeverría se comenzaron a realizar asambleas, que hoy decidieron declarar el “estado de alerta y movilización”, pero no resolvió medidas de fuerza. Los tres gremios que actúan en el lugar –el Sindicato de la Carne, el de la alimentación y UATRE –coincidieron en reclamar la palabra oficial de la empresa. “Hasta ahora no sabemos nada, los supervisores no van, no hay un comunicado oficial. Se borraron”, agregó otro trabajador.

Lo que sí hay en los alrededores de ambas plantas son efectivos de la Policía Bonaerense y Gendarmería. “Es parte del plan de amedrentamiento, que incluye persecución a los trabajadores y los delegados”, sostuvo uno de los activistas, que recordó que hay 500 incorporaciones pendientes. que fueron consensuadas cuando se puso en marcha la nueva gerenciadora –con la presencia de Mauricio Macri en el lugar, y muchas promesas de reactivación –pero todavía no se concretaron. “Dejan afuera a quienes desde un primer momento peleamos contra el vaciamiento de Cresta Roja, incluso enfrentamos a los gremios que querían negociar los despidos. Por eso hay tantos compañeros afuera”, sostuvo el mismo activista.

A comienzos de diciembre, Cresta Roja fue otra vez noticia cuando se supo que una de las firmas que forma Proteinsa, Ovoport, iba a entrar en concurso preventivo de acreedores. A partir de esto, en las dos plantas de la firma, los trabajadores se pusieron en alerta. Uno de los puntos que más preocupa a los empleados es la inminente quiebra de Ovoport, que vinculan con “una maniobra especulativa”. Es que en los argumentos para declarar la cesación de pagos, se habla de un incendio que afectó en julio pasado la planta de incubación de Proteinsa en San Miguel del Monte. Pero los empleados creen que fue “un incendio intencional”. “No tenemos pruebas, pero sabemos que el incidente fue cuanto menos sospechoso. Quieren aprovechar esta situación para no hacerse cargo de los pagos, tanto a la justicia como a los trabajadores”, le dijo a Gestión Sindical una fuente cercana a los gremios que actúa en la firma en estricto off. Esta situación se suma a una enorme cantidad de cheques rebotados que tienen las tres empresas, que hizo que hace unos meses se volviera a hablar de una “inminente quiebra”.

Según la última información, en la tarde del martes comenzaron a llegar los primeros pollos para reanudar la faena, perolas tareas se reanudarían recién el miércoles. Uno de los reclamos de los trabajadores es que cada vez que hay algún problema, la empresa paraliza la actividad, evitando que se hagan medidas de fuerza. Además, denunciaron que el bono de fin de año que debían cobrar no fue depositado. Problemas comunes en una firma que el gobierno intentó crear como el ejemplo de la reactivación, pero que hoy se mantiene a la deriva, y amenaza con ser uno de los conflictos del inicio del 2018.

También podría interesarte

Insisten: el Gobierno asegura que reimpulsará la reforma laboral

El ministro de Producción, Dante Sica, aseguró en el Coloquio de Idea que debe darse …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *