27 de Junio
de 2022
Actualidad.

Cresta Roja amaneció cerrada y los trabajadores vuelven a denunciar un lock-out patronal

25. 07. 2017

Ayer las dos plantas de la empresa avícola se mantuvieron cerradas, en el marco de un nuevo conflicto por el despido de más de 50 empleados. Acusan a la firma de no cumplir con la conciliación obligatoria dictada la semana pasada. Además, no se depositaron los adelantos salariales. Este martes habrá una audiencia clave para determinar el futuro del nuevo conflicto.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En la madrugada de ayer, a la hora de iniciar su turno de trabajo, los empleados de la avícola Cresta Roja se encontraron con los portones cerrados y custodia policial. Luego de los despidos y protestas de la semana pasada, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, por lo que hoy lunes todos los trabajadores, incluso los cesanteados, debían ingresar a las dos plantas de la firma, ubicadas en el sur del conurbano bonaerense. Por esta situación, delegados volvieron a denunciar un lock-out patronal, y advirtieron sobre “serios incumplimientos” en los acuerdos alcanzados no sólo la semana pasada, sino desde que inició el conflicto, hace más de un año. Este martes habrá una reunión calve en la cartera laboral, para intentar destrabar la situación. Críticas a la gobierno de la provincia de Buenos Aires por el operativo montado tanto en las plantas como en la Autopista Ricchieri, donde se intentó realizar un corte.

La semana pasada 52 trabajadores de Cresta Roja fueron despedidos, lo que generó un nuevo conflicto en la avícola, que cerró sus puestas el año pasado y que termino en manos de un nuevo complejo empresarial, denominado Proteinsa. Antes del fin de semana, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, que incluía la vuelta de estos cesanteados a sus puestos. “Fue una conciliación obligatoria ambigua, porque si bien permitía que los compañeros vuelvan a las plantas, no se les iba a asignar tareas”, aseguró uno de los delegados de la firma, consultado por Gestión Sindical. Ante esta situación, una asamblea decidió que todo el personal se hiciera presente este lunes a la hora de inicio de actividades, para garantizar que se cumpla la medida.

Al llegar al lugar, relatan, se encontraron con los portones cerrados y una custodia de la Policía Bonaerense. “La empresa decidió no abrir ninguna de las dos plantes, en un claro lock-out patronal”, agregó el delegado. Los trabajadores intentaron realizar una manifestación en la Autopista Ricchieri, pero la presencia policial impidió el corte total. “La policía cuida a la empresa, el gobierno de María Eugenia Vidal es cómplice de esta situación”, agregaron. Luego de otra asamblea, se decidió volver a denunciar a los actuales dueños de Cresta Roja por “incumplimiento de la conciliación obligatoria”. “No sólo cerraron las plantas sin permitirnos ir a nuestros puestos de trabajo, sino que además no se depositaron los adelantos de sueltos que se habían comprometido. No cumplen con nada de lo pactado, todavía deben reincorporar a cerca de 800 empleados desde que se inició el conflicto, y no lo hacen”, agregó la misma fuente consultada.

Proteinsa, la administradora compuesta por Ovoprot, Tanacorsa y Grupo Lacau, se había hecho cargo de la avícola en octubre de 2016 con una inversión de u$s121 millones, pero nunca pudo equilibrar la balanza de pagos por los problemas financieros de arrastre. La empresa cuenta con el respaldo del banco brasileño BTG Pactual, que le permitió ganar la licitación por la avícola en una puja sobre Avícola del Plata, conformada por Granja Tres Arroyos, Adecoagro y Grupo Lartirigoyen. Algunos señalan fuertes lazos con el gobierno nacional. El grupo Lacau, por ejemplo, está dirigido por Julio Prat Gay, primo hermano de Alfonso, ex ministro de Economía del Gobierno, quien estaba en su cargo cuando se entregó la licitación. Además, Ovoprot, otra de las firmas que forma el consorcio, está dirigida por dos compañeros de colegio del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En cuanto al futuro del conflicto, los trabajadores tendrán mañana martes una audiencia clave en el Ministerio de Trabajo para determinar los pasos a seguir. “Por el momento se levantaron las medidas de fuerza, y se realizará una asamblea después de la audiencia para saber cómo seguiremos. No descartamos nada, que la empresa abra las puertas y se cumpla la conciliación o que terminemos en medidas de fuerza otra vez. Dependerá de lo que lleven al ministerio”, adelantó el delegado.

Temas relacionados
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales