martes 26 de enero de 2021

Conflicto en Cresta Roja: luego de una carpa, los trabajadores esperan respuestas a sus reclamos

Luego de la protesta frente a la Municipalidad de Esteban Echeverría, los despedidos de la avícola están a la espera de nuevas reuniones para analizar posibles salidas al largo conflicto iniciado en 2016. Siguen pidiendo que se apoye su proyecto de crear una cooperativa para recuperar los casi 2 mil puestos de trabajo perdidos. En estos días habría nuevas reuniones para intentar avanzar con una solución definitiva.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En los últimos días del año, los trabajadores despedidos de Cresta Roja levantaron una carpa frente a la Municipalidad de Esteban Echeverría, en el sur del conurbano bonaerense, para reclamar respuestas a su situación. Los cesanteados, cerca de 2 mil, llevan adelante un plan de lucha desde que se inició el extenso conflicto, allá por el 2016, luego de la reactivación de la empresa avícola. Desde ese momento, la firma fue puesta como ejemplo de la reactivación económica, pero al poco tiempo terminó en un espiral conflictivo que derivó en la actual situación, con una producción en baja y sin la recuperación de los puestos de trabajo.

El acampe buscó “respuestas concretas” de la comuna, donde está ubicada una de las plantas de Cresta Roja (la otra está en el distrito vecino de Ezeiza). Este grupo de trabajadores viene proponiendo la creación de una cooperativa, y tiene un proyecto que cuenta con apoyo de algunos funcionarios del gobierno nacional, pero que no avanzó en el último tiempo. La protesta se levantó la semana pasada, a la espera de nuevas reuniones en los primeros días del 2021. “La situación es desesperante”, aseguran los despedidos, que en estos años fueron varias veces reprimidos cuando realizaban manifestaciones.

El acampa en la localidad de Monte Grande comenzó antes de las fiestas de fin de año, bajo la consigna “por una Navidad sin hambre”. Según le confirmó a Gestión Sindical Carlos Stasiuk, vocero de los cesanteados, el acampe se levantó al inicio del año, a la espera de nuevas reuniones.

“Estamos cansados de tantas promesas y mentiras, queremos una solución, porque la situación es desesperante”, sostuvo Stasiuk. Durante el acampe, no lograron que los atienda el intendente local Fernando Gray, que prometió en este tiempo interceder por los trabajadores, en especial por su proyecto de cooperativa. Antes de esta medida, los despedidos de Cresta Roja realizaron otro acampe, en diciembre del 2020, frente a la Casa Rosada, para hacer visible su situación.

“Después de ese acampe nos prometieron atendernos, pero no pasó nada. Por eso tuvimos que volver a protestar. Ahora esperemos que cumplan sus promesas y nos reciban para darnos respuestas concretas”, agregó el referente de los empleados.

“Termina otro año y las familias estamos todavía en la calle sin respuesta alguna, nos cansamos de tantas mentiras y reuniones sin efecto alguno, el intendente Fernando Gray nos prometió solución y hoy en día no nos atiende, incumple sus promesas en campaña”, denunciaron los despedidos de Cresta Roja mediante un comunicado, al levantar el acampe. En este tiempo, los trabajadores tuvieron varias reuniones, incluyendo una con el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo. Además, en esta lucha es clave la figura del director nacional de Empresas Recuperadas, Eduardo Murúa, con quien los empleados trabajaron su propuesta para recuperar la empresa y los puestos de trabajo.

El proyecto busca crear una cooperativa que permita recuperar los más de 2 mil puestos laborales que todavía esperan volver a su puesto laboral. La iniciativa, propone que los empelados controlen la firma a través de la acción cooperativa, y proponen que Melenko Rasic, uno de los dueños la empresa hasta 2015, sea incorporado como CEO de la futura producción. En la actualidad, una minoría de trabajadores mantienen la actividad en las dos plantas de la empresa, ubicadas en Ezeiza y Esteban Echeverría.

Se realizan algunas ventas, pero se abandonó la cría intensiva de pollos, y hay poca faena, según cuentan los trabajadores en actividad. Para poner en marcha esta idea, se debe quitar el gerenciamiento de Tres Arroyos, la firma que actualmente maneja la empresa.

Los trabajadores de Cresta Roja vienen manteniendo un largo conflicto que comenzó en 2016. Allí comenzaron con la defensa de los puestos de trabajo, cuando el ex presidente Mauricio Macri, junto a la ex gobernadora María Eugenia Vidal, les prometieron en un acto público la reactivación de la planta ubicada en el partido bonaerense de Esteban Echeverría.

En 2018, Tres Arroyos se hizo temporariamente cargo de la conducción, pero nunca pago el canon. La promesa de reactivar las plantas fue la carta de presentación, y a fines de noviembre de ese año se anunció el reinicio de la faena, pero con una dotación mínima de trabajadores, lo que generó una protesta y acampe, que en al menos tres oportunidades terminó en represión.

También podría interesarte

Grave: Soledad Acuña asegura que «como ministra no puedo garantizar la ventilación de las aulas»

La titular de la cartera educativa en la Ciudad aseguró que no supervisarán el cumplimiento …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *