26 de Julio
de 2021
Fuera de Megáfono.

Con más apoyo político, gana fuerza en la CGT la idea de un paro nacional el 7 de marzo

21. 02. 2017

Cada vez más sectores se suman a la jornada de protesta de la central. Un grupo de dirigentes quiere que ese día haya un paro nacional: “hay condiciones para parar”. Pero el sector más dialoguista quieren esperar, y hasta pone en duda la misma marcha. Por el momento, la movilización suma adeptos y se anticipa multitudinaria.

Durante la jornada de martes, la sede de la CGT en la calle Azopardo fue un hervidero. Desde temprano, la dirigencia sindical recibió a diversos espacios políticos, buscado apoyos para la gran movilización del 7 de marzo. Como ocurrió el lunes en la sede del PJ, en esta oportunidad el triunvirato conductor de la central estuvo reunido con intendentes y referentes del denominado Grupo Esmeralda, y por la tarde recibió a integrantes del Partido Socialista. Ambos encuentros buscan fortalecer la postura de la central, que busca hacer de la jornada de marzo “una gran demostración de fuerza”. Para eso, gana adhesión la idea de que ese día haya un paro nacional, para favorecer la movida. La iniciativa gana adeptos en el sector más duro de la dirigencia cegetista, mientras que los más dialoguistas creen que no es momento de tensar la relación con el gobierno, en medio de negociaciones sectoriales. Un duro documento de estos días de la central recalienta los ánimos entre la dirigencia.

La marcha del 7 de marzo contra los despidos se volvió con el correr de los días en la principal actividad sindical contra el plan económico del macrismo, y ahora suma la faz política. El respaldo dado por el justicialismo el día lunes tuvo su correlato este martes, cuando los intendentes del grupo Esmeralda fueron a Azopardo a dar el visto bueno a la medida. El vocero de este espacio fue el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, que representó a sus pares briel Katopodis (San Martín), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Juan Pablo De Jesús (La Costa) y Juan Zabaleta (Hurlingham) en la conferencia de prensa. “No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras los laburantes la pasan cada vez peor. El salario no alcanza y hay clima de desesperanza”, señaló Insaurralde, en apoyo a la medida.

Con el apoyo de este espacio –que busca hacerse fuerte en la pelea interna del peronismo, sobre todo en la provincia de Buenos Aires –algunos dirigentes comenzaron a pensar en que el 7 sea además paro nacional. “El grupo Esmeralda nos apoyó en la idea de hacer un paro el día de la marcha”, confirmó a Gestión Sindical un dirigente cegetista presente en el encuentro. Algo similar sucedió en el encuentro con el titular del PJ, José Luis Gioga, que “vio con buenos ojos la idea del paro”, el primero contra Mauricio Macri. “La marcha será multitudinaria, de eso no hay duda”, agregó el mismo dirigente.

Pero esta postura por el momento no es mayoritaria. Potenciada por los gremios industriales y la Corriente Federal de Trabajadores, es resistida de alguna manera por los dialoguistas. “hay que ver si se hace el paro, incluso la marcha. Muchas veces la CGT anunció medidas, y después la negociación hicieron que se suspendieran. Hay que ver”, remarcó en diálogo con Gestión Sindical otro dirigente, que reporta al sector transporte. Justamente este espacio, nucleado en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), inició contactos con funcionarios del gobierno, que le presentaron millonarias inversiones en el marco de un plan nacional para el sector. Pero como adelanto este medio, pese a la buena sintonía “la CATT no se baja de la marcha”.

Las diferencias internas se marcan en lo gremial, y también en lo político. Quienes quieren despegarse del acercamiento al peronismo (tanto el PJ como el grupo Esmeralda) aseguran que no quieren “lavarle la imagen a funcionarios sospechados”, apuntando directamente a referentes kirchneristas. “La CGT debe centrarse en lo gremial, no en lo político, cuando paso lo contrario terminamos fracturados”, agregó otro dirigente, que participó de las reuniones de estos días.

En tanto, cada vez más sectores se suman a la jornada del 7. Los principales gremios de las dos versiones de la CTA confirmaron su participación, los mismo que La Bancaria y la Corriente Federal. Lo mismo harán los gremios industriales, que mañana miércoles harán un plenario encabezado por Francisco “barba” Gutiérrez –uno de los dirigentes más radicalizados, que busca unificar las regionales de la CGT y trabaja cerca de espacios más cercanos al kirchnerismo –donde definirán su participación. También se sumarán los estatales de casi todas las jurisdicciones, movimientos sociales, entre otros.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales