07 de Julio
de 2022
Actualidad.

Choferes de la Línea 60 cortaron el tránsito en la Panamericana y reclamaron audiencia con Tomada

23. 07. 2015

La confrontación entre los trabajadores y la firma Monsa SA se profundizó a los largo de los 27 días de conflicto, con la cesantía de unos 50 choferes como agravante y la afectación a cientos de miles de pasajeros que viajan todos los días.

Los choferes de la Línea 60 cortaron hoy el tránsito en la Autopista Panamericana a la altura de la ruta 197 para reclamar al Gobierno una audiencia con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y exigieron a la empresa Monsa SA la reincorporación de unos 50 despedidos.

En medio de una fuerte tensión por la fuerte presencia de la Gendarmería en la zona, el corte duró dos horas.

Esteban Simoneta, uno de los delegados de la Comisión Interna gremial, reclamó al Gobierno nacional que el ministerio de Trabajo de la Nación convoque a los trabajadores para buscar una salida al conflicto y normalizar el servicio público que presta la compañía.

«Tiene que mediar la cordura del Estado, porque lo que hay acá es desidia estatal y empresaria», dijo el delegado en declaraciones al canal de noticias C5N en el día 27 de conflicto, lo que deja sin transporte a unos 250.000 pasajeros por día.

Los manifestantes comenzaron con el corte de tránsito sobre la colectora de la arteria que une a la Capital Federal con el norte del Gran Buenos Aires a las 8 y luego lo trasladaron a los carriles centrales, donde permanecieron por dos horas.

Un fuerte operativo a cargo de efectivos de la Gendarmería Nacional, con carros hidrantes y coordinados por el ministerio de Seguridad, intentó sin éxito impedir la manifestación sobre la Panamericana.
El conflicto en la línea 60 está por cumplir un mes desde que la firma decidió que las unidades no salieran a las calles porque los choferes no cobraban boleto como protesta ante el despido de un trabajador.

La confrontación entre los trabajadores y la firma Monsa SA se profundizó a los largo de los 27 días de conflicto, con la cesantía de unos 50 choferes como agravante y la afectación a
cientos de miles de pasajeros que viajan todos los días.

Según Simoneta, «la empresa trató de judicializar (el conflicto), pero la Justicia lo único que garantizó es que se mantenga el lock-out», dado que la firma no permite que las unidades salgan a la calle porque los choferes no quieren cobrar boletos.

El delegado denunció también que la compañía pagó a 40 trabajadores para que rompan la huelga, pero ellos «sacan a pasear los coches y no dan el servicio» a los 250.000 usuarios diarios afectados.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales