martes 13 de abril de 2021

Apertura de sesiones ordinarias: las principales definiciones de Alberto Fernández para el mundo del trabajo

El presidente defendió su propuesta de lograr un pacto social entre gremios y empresas, que permita controlar los precios y evitar las pérdidas salariales. Además, habló del aumento de la pobreza y la asistencia social al respecto.

En el marco de la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el presidente Alberto Fernández realizó definiciones vinculadas al mundo del trabajo, en especial al intento de lograr un pacto social entre gremios y empresas. En este sentido, destacó las iniciativas adoptadas para limitar los efectos más negativos de la epidemia, no sólo en el ámbito de la salud sino en especial en el de la defensa de los sectores más vulnerables del país y en particular en la asistencia a empresas y trabajadores.

Entre estos temas enfatizó el “aumento del 47 por ciento de la capacidad sanitaria instalada, construcción de hospitales modulares, creación de una línea de crédito a tasa 0, de hasta 150 mil pesos para los trabajadores informales, monotributistas y autónomos con un plazo de gracia de 12 meses, ampliación del suministro de alimentos para la red de comedores escolares, refuerzos a la tarjeta Alimentar, la AHU y la jubilación mínima, se completó la entrega de medicamentos gratuitos para jubilados del PAMI, lo que significó un ahorro mensual de 3.500 pesos”. Además, consideró fundamental el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos “para los sectores de menores ingresos”.

En este sentido, destacó que las cifras de la pobreza en el país “durante el primer trimestre de 2020, la pobreza aumentó 5,4 puntos porcentuales, del 35,5 al 40,9 por ciento”, una situación que consideró “grave” y prometió “revertir”. Pero aquí recordó que, aún en el marco de la pandemia, “la pobreza creció menos que entre 2017 y 2019 cuando subió de 25,7 al 35,5.” “Reducir el impacto en todo lo que fuera posible fue nuestra decisión política. Las políticas sociales aplicadas han permitido que 2.700.000 no cayeran en la pobreza y que 4.600.000 no quedaran atrapadas en la indigencia”, remarcó Fernández.

El mandatario también valoró la renegociación de la deuda externa argentina, recordando que “ya en 2018 la Argentina fue sumergida en una grave y profunda crisis en la balanza de pagos, en una grave recesión, en una caída de niveles de actividad y de los ingresos reales y en un aumento notorio del desempleo, la pobreza y la indigencia”, escenario en el que el Gobierno de Macri “solicitó el préstamo más grande de la historia del FMI”. “Los 44 mil millones de dólares recibidos por Argentina se esfumaron antes que asumiéramos nuestras funciones en diciembre de 2019”, recordó, confirmando además que dio “instrucciones de iniciar una querella criminal contra quienes tomaron la deuda durante el macrismo”.

En cuanto a la obra pública y transporte, Fernández explicó: “Es una política prioritaria y lo será más aún en 2021. Al inicio de nuestra gestión encontramos el 70 por ciento de las obras paralizadas. Reactivamos 270 obras públicas sin favoritismo ni exclusiones porque creemos en la Argentina Unida. Lograremos mejorar la infraestructura del transporte para reducir la espera de los pasajeros con un plan que contempla la construcción, refacción o ampliación de decenas de terminales de ómnibus en 17 provincias. También incluye obras en 37 aeropuertos de las 24 jurisdicciones que conforman la argentina”.

Otro de los ejes de la acción de Gobierno que se destacaron pasa por la “reactivación del consumo”, sobre lo que detalló la “ampliación del programa Ahora 12 con nuevos beneficios y fortalecimiento de productos de la economía local. Programa Pre Viaje para incentivar el turismo local, un sector de la economía que estuvo paralizado durante todo el 2020 por la pandemia. Reducción de tasas de interés y aumento del crédito a la producción. Reducción de impuestos para los productos de mayor valor agregado. Eliminación de las retenciones en la economía del conocimiento y a las economías regionales”.

En este sentido, reconoció que la inflación “es la principal evidencia de nuestras deficiencias”, para lo que destacó la necesidad de abordar el problema de “modo integral, con políticas macroeconómicas consistentes y sostenibles y con diálogo social que permita estructurar acuerdos de mayor alcance”. “Durante 2020 pudimos reducir en 18 puntos la inflación que heredamos en 2019. El país ha recuperado las capacidades de fiscalización que habían mermado durante la gestión que nos precedió. Pusimos en marcha una normativa destinada a aplicar la ley de abastecimiento porque no podíamos permitir que faltaran los alimentos, los artículos esenciales en la mesa de las argentinas y argentinos. No es posible que como sociedad caigamos una y otra vez en el viejo sistema donde algunos amasan fortunas especulando con los precios y los consumidores retroceden en su capacidad de comprar. Por eso es importante que los salarios crezcan y los precios se estabilicen”, amplió el Presidente.

También podría interesarte

Gremios docentes advierten sobre un «aumento exponencial de contagios» de coronavirus y reclaman medidas «restrictivas»

Alerta por la suba de casos en municipios “en franja de riesgo”, además de ruptura …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *