28 de Septiembre
de 2022
Actualidad.

Alta informalidad y bajos salarios: las dos caras de las trabajadoras de casas particulares

20. 09. 2022

El sector sigue teniendo alto porcentaje de trabajo no registrado y todavía no recuperó los niveles de empleo previos a la pandemia.

En el marco del lanzamiento de un nuevo plan para regularizar trabajadores de casa particulares, un informe analizó la realidad de un sector golpeado por la informalidad y la pandemia, que debe soportar desde hace años una alta tasa de empleo no registrado, además de una caía de los puestos de trabajo cuando surgió la crisis del coronavirus, una situación que todavía persiste.

El testimonio de las llamadas empleadas domésticas muestra el grado de indefensión que deben soportar, pese a los avances que se lograron en este tiempo, lo que incluye la sindicalización. Altamente feminizado, el rubro se encuentra hoy en una situación de fragilidad.

Los datos son contundentes: según el Observatorio del Derecho Social «apenas 2 de cada 10 empleadas del sector cuenta con registro en la seguridad social», un número que aumenta levemente en los registros oficiales. Por esto el Ministerio de Trabajo nacional busca un nuevo instrumento para combatir la informalidad.

La entidad de la CTA Autónoma difundió esta semana un trabajo que analiza la realidad de las trabajadoras de casa particulares, que tienen según se estima un 80 por ciento de informalidad en estos momentos.

El reporte, al que tuvo acceso Gestión Sindical, alertó en este sentido que «según la Encuesta Nacional a Trabajadores sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad, la tasa de no registro es mayor cuanto menor es la cantidad de horas que trabajan en el empleo principal (casa de mayor cantidad de horas) y para aquellas trabajadoras con poca antigüedad en el puesto de trabajo (menor a 1 año)».

La líder de un sindicato que es hija de un histórico jefe de la barra brava de Boca

Esta falta de registro está también asociada «al incumplimiento de distintos derechos laborales», como el pago de vacaciones y licencias por enfermedad pagas, aguinaldo, entre otros.

Para Raquel (nombre de fantasía para preservar su identidad), estos incumplimientos se notaron cuando tuvo un grave problema de salud. Si bien donde trabaja la tiene bajo un régimen “en blanco”, cuando sufrió un infarto no tuvo ninguna ayuda de sus empleadores.

«Me atendí en el hospital, que me trataron 10 puntos, pero el tiempo que estuve sin trabajar no cobré un peso, y después, cuando volví a trabajar me redujeron las horas con la excusa de cuidar mi salud. Pero eso me redujo mucho el sueldo», le contó a Gestión Sindical esta trabajadora, que muestra el estado de indefensión que sufren.

Las razones por las cuales la CTA Autónoma se negó a reunirse con la embajada de EEUU

No es casual que se hable de «trabajadoras», ya que el sector de casas particulares «es el más feminizado de todo el mercado de fuerza de trabajo», como marca el Observatorio de la CTA Autónoma.

En total, el 98 por ciento de las empleadas son justamente mujeres, lo que representa «el 13,4 por ciento de las asalariadas». «Este sector se compone mayormente por mujeres adultas de entre 30 y 64 años (73,3 por ciento)», remarcó la entidad.

Cifras concretas

El Observatorio del Derecho Social busca además con los datos busca además dar de baja alguno de los mitos que existen sobre el sector, que se basan por lo general en conceptos discriminatorios, como la nacionalidad de las trabajadoras.

Según se informó, «la mayoría son argentinas y realizan su trabajo en la misma localidad donde nacieron», lo que representa el 64,1 por ciento, seguidas por mujeres que migraron de otras provincias (17,7 por ciento).

Finalmente, sólo una de cada 10 son migrantes de países limítrofes. Además, «el 76,5 por ciento de las trabajadoras, además de realizar tareas domésticas en forma remunerada, duplica ese trabajo en forma no paga dentro de sus hogares», y el «43 por ciento son el principal sostén económico de sus hogares».

Esta foto de la informalidad se completa con los datos de los salarios. El observatorio remarcó que «las remuneraciones en el sector están determinados por la escala salarial que se acuerda en la Comisión Nacional de Trabajo de Casas Particulares«, donde se fija el valor por hora y mensual de todas las modalidades de contratación.

Si se analiza la evolución del salario real de la quinta categoría, recalcó el trabajo, «vemos una caída de 26 por ciento de los sueldos en 2022 respecto de principios de 2017». «Este deterioro aplica para todas las trabajadoras formales del sector, ya que las negociaciones salariales marcan un porcentaje idéntico para todas las categorías», destacaron.

Campaña de registro

En este contexto, esta semana se lanzó la llamada Campaña Nacional por la Generación de Empleo, la Inclusión Social y la Registración de Trabajadores de Casas Particulares, que se realizó en la sede porteña de la Unión de Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPACP).

Según informó la cartera laboral, el plan como objetivo «reducir la informalidad en el sector y fomentar la continuidad laboral». «Esta política contempla el pago por parte del Estado nacional de hasta el 50 por ciento de los salarios de las nuevas incorporaciones durante seis meses, con el compromiso de la parte empleadora de continuar el pago total por un plazo mínimo de cuatro años más», recalcaron luego de la presentación.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales