lunes 11 de noviembre de 2019
Inicio / Actualidad / A pesar de los chispazos, el Frente Sindical confirma que irá a la cumbre con Alberto Fernández en la CGT, “para preservar la unidad”

A pesar de los chispazos, el Frente Sindical confirma que irá a la cumbre con Alberto Fernández en la CGT, “para preservar la unidad”

Luego de un encuentro en el gremio SMATA, Hugo Moyano y compañía decidió concurrir al encuentro de la CGT con el presidente electo del próximo viernes. “Más allá de las diferencias con algunos dirigentes, iremos”, afirmaron. Remarcaron que buscarán que la CTA de Hugo Yasky pueda volver a la central obrera. Se abre la discusión por la futura conducción, donde el moyanismo no quiere “dirigentes cómplices del macrismo”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

“No nos han invitado”. Esa fue la respuesta de Hugo Moyano cuando fue consultado por la cumbre que tendrá el presidente electo Alberto Fernández con la CGT, el próximo viernes, generando los primeros chispazos en la anunciada unidad del movimiento obrero. El líder camionero no ocultó sus diferencias con quienes condujeron los destinos de la central obrera en los años de macrismo, y recordó que su espacio se alejó porque “no se reclamó” contra la política de Mauricio Macri. Las divisiones internas entre los gremios no son una novedad, más pensando en la disputa que en viene, cuando en agosto del año que viene se deban renovar las autoridades cegetistas. Pocas horas después, Moyano encabezó una cumbre con los referentes del Frente Sindical para el Modelo Nacional, el espacio que formó tras alejarse de la conducción de Azopardo.

Luego de un largo debate, el moyanismo y sus aliados acordaron ir a la cumbre con el futuro mandatario, para “preservar la unidad”. Pese a esto, llevarán sus diferencias, en especial con los dirigentes que fueron “funcionales a la actual gestión”. Además, reiterarán su apoyo a que la CTA de los Trabajadores termine el proceso de integración a la CGTT, otro punto que los diferencia.

En la sede de SMATA, los integrantes del Frente Sindical se reunieron para analizar la cumbre futura de la CGT con Alberto Fernández, luego de los cruces del camionero con algunos integrantes de la conducción.
De la reunión salió la confirmación que se irá al encuentro, para “evitar tensiones”. “Vamos a poner la unidad por encima de cualquier diferencia, y vamos a concurrir más allá de las diferencias que tenemos con algunos dirigentes que fueron funcionales al actual gobierno”, le confirmó a Gestión Sindical un dirigente presente en el gremio mecánico.

Luego de un arduo debate, el sector decidió “hacer prevalecer la unidad”, la cual está reclamando el presidente electo. “Vamos a ir en bloque, con posturas comunes, como hicimos en estos cuatro años, donde el Frente Sindical fue quien se puso la ropa de opositor, y peleó en la calle contra las políticas que perjudicaron a millones de trabajadores”, agregó el mismo dirigente. De esta forma, se cumplirá el pedido de Alberto Fernández, de que todos los secretarios generales de la central obrera estén en el primer encuentro que tendrá como presidente electo.

Más allá de la presencia confirmada, las diferencias quedaron expuestas. Luego de las declaraciones de Moyano, desde la conducción de la CGT dijeron que “no se cursaron invitaciones”, porque “todos los gremios sabían de la reunión”. Más allá de las cuestiones de forma, el grupo que lidera Moyano, junto con la Corriente Federal y otros espacios, quiere unificar criterios para llevar una postura común a la futura central obrera. En este sentido, concurrirá a la reunión con Alberto Fernández llevando como propuesta que se allane el camino para que la CTA de Hugo Yasky vuelva a Azopardo.

“Vamos a ir con la firme propuesta de permitir la unidad con la CTA, como lo viene reclamando el presidente electo”, dijo el mismo dirigente consultado. La decisión que esa central obrera tomó en su último congreso en Lanús fue resistida por algunos dirigentes cegetistas, que recuerdan críticas públicas y otros desacuerdos con la dirigencia. Pero la presencia del propio Alberto Fernández cerrando ese encuentro, y sus elogios a la medida, ponen a quienes fomentan el rechazo en una situación incómoda.

Según las versiones que circularon estas horas, Fernández encomendó al propio Héctor Daer que convoque a todos los secretarios generales, y así lograr una gran foto de la unidad sindical. El líder de Sanidad es el hombre elegido por el presidente electo para coordinar las relaciones de su gobierno con los gremios. Incluso no es un secreto que al ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner le interesa que sea Daer el próximo secretario general de CGT.

Para esto, cuenta con el respaldo de los “gordos” y los “independientes”, dos grupos de sindicatos con una buena cantidad de afiliados –estén en ellos los grandes sindicatos de servicios –que le garantizan mucha fuerza en una hipotética elección interna. Enfrente por ahora se posicionan los integrantes del Frente Sindical.

En el medio, buscando consensos, otros grupos de importancias negocian postura. Entre ellos, se encuentran los transportistas de la CATT (Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte), un ex reducto moyanista que quedó bajo la influencia de juan Carlos Schmid y que acaba de sumar nueve gremios, fortaleciendo su poder; y el MASA (Movimiento de Acción Sindical Argentino), que viene articulando cerca de la conducción de la CGT, pero buscando su agenda propia.

“Si quieren imponer a un dirigente puede haber quiebre”, advirtió otro dirigente cercano al moyanismo, que estuvo en SMATA y que adelantó que si bien Daer no tiene una mala imagen entre los gremios más combativos, quienes lo sostienen “generan rechazo”. “No podemos dejar que aquellos que hace poco negociaron con Macri pensando que iba a seguir cuatro años ahora sean los encargados de dirigir al movimiento obrero, cuando en la calle estuvimos nosotros”, insistió, ante la consulta de Gestión Sindical.

El rechazo a que la Casa rosada imponga un candidato quedará plasmado en próximos encuentros, en especial si como todo indica la conducción pretendida es la que rodea a Daer. Uno de los hombres que más rechazo genera es Andrés Rodríguez, el titular de UPCN, que muchos recuerdan como el hacedor de la buena relación de la CGT con Macri en el primer tramo de gestión, “Oficialista de todo oficialismo”, es la primera definición que se hace del dirigente, quien hace las veces de “jefe de gabinete” de la actual conducción obrera.

También podría interesarte

Pablo Moyano: «Este modelo económico le ha cagado la vida a millones de argentinos»

El líder camionero aseguró que el presidente electo descartó una reforma laboral y que reactivará …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *