sábado 18 de agosto de 2018
Inicio / Actualidad / Nueva protesta de los despedidos del Posadas: “Mandar Gendarmería es la única respuesta que tiene este gobierno”

Nueva protesta de los despedidos del Posadas: “Mandar Gendarmería es la única respuesta que tiene este gobierno”

Con un abrazo al hospital los 122 cesanteados y los gremios médicos volvieron a reclamar la reincorporación, y denunciaron que los canales de diálogo “están rotos”. Afirman que por los despidos hay servicios del lugar que no funcionan o lo hacen parcialmente. Apuntaron al Ministerio de Modernización por su rol en la situación: “es la gerencia del ajuste”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Con un abrazo simbólico y un intento de corte del Acceso Oeste, los trabajadores del hospital Posadas volvieron a reclamar por los 122 despedidos, en la tercera medida de fuerza realizada luego de las cesantías masivas. Con el apoyo de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) y el gremio médico bonaerense CICOP, la jornada de lucha es la antesala del paro nacional que tendrá lugar el próximo jueves 15, que se dará en el marco de la protesta lanzada por la CTA Autónoma y los estatales de ATE. Los despedidos ratificaron su rechazo a las cesantías, y denunciaron que tanto el Ministerio de Salud nacional como la dirección del nosocomio cortaron todo diálogo”. “mandar Gendarmería es la única respuesta que tiene este gobierno”, se quejó la dirigencia de CICOP, que le apuntó al Ministerio de Modernización por la medida: “es la gerencia del ajuste”. Además, muchos de los despedidos recordaron que el rechazo a la extensión de la jornada laboral nocturna las que los incluyó “en una lista negra”. Hubo momentos de tensión cuando quisieron cortar la autopista, y finalmente una marcha hacia la localidad de Ramos Mejía. Destacaron el amplio apoyo de la comunidad y de otros sectores sindicales y sociales en el reclamo.

La jornada de lucha comenzó a medida mañana, con un abrazo simbólico a las instalaciones del Posadas, el único hospital a cargo de la Nación, ubicado en el corazón del oeste del conurbano bonaerense, en la localidad de Morón. Allí, organizaciones sindicales, de Derechos Humanos y sociales dieron su respaldo a los trabajadores y profesionales del lugar, que fueron despedidos en una de las purgas más importantes de este verano. Entre los despedidos se encuentran personal con años de experiencias, muchos de ellos delegados de la Asociación de Profesionales del Hospital Posadas (ATHP), gremio de base que pertenece a la CICOP. “Fue un paro muy contundente, y luego de tres semanas de conflicto es satisfactorio saber que hay un compromiso hacia adentro del hospital tan importante”, dijo Guillermo Pacagnini, secretario general de CICOP. El dirigente remarcó “el arco solidario de organizaciones sindicales, políticas y sociales, que se hicieron presentes en el acto en el hospital”. Luego del abrazo, se intentó cortar el Acceso Oeste, pero efectivos de Gendarmería impidieron que se concretara, por lo que se resolvió marchar hacia la localidad de ramos Mejía. “Nos encontramos con un ‘comité de recepción’ de Gendarmería, que parece ser la única respuesta que tiene este gobierno para la salud pública y los trabajadores. Pese a esto en la jornada de hoy tuvimos muestras de mucho apoyo por parte de la población, que conoce nuestra defensa de la salud pública”, agregó, ante la consulta de Gestión Sindical.

Este fue el tercer paro para pedir por la reincorporación de los despedidos del Posadas, un conflicto que se dan en el marco de la militarización del lugar, y con una dirección, encabezada por Pablo Bertoldi Hepburn, acusada de persecución sindical. Para colmo, por el momento “están rotos los canales de diálogo”, como afirmó Pacagnini. “Nosotros teníamos una reunión la semana pasada, pero fue levantada sin ningún tipo de fundamentación, de manera unilateral. Desde ese momento no tenemos diálogo, con el Ministerio de Salud tuvimos dos conversaciones con personal de bajo rango. El papel del ministerio es lastimoso, todo esto se está manejando desde Modernización, que es la gerencia del ajuste”, criticó el dirigente. Ante esta situación, los trabajadores junto a los gremios y lar organizaciones sostienen un fondo de huelga para que las familias de los cesanteados puedan mantenerse, pero a medida que pasa el tiempo la situación se torna más difícil. Además, como vienen repitiendo los gremios, los despidos mermaron la calidad de atención en el nosocomio. “La salida de personal calificado en servicios esenciales implica una lesión seria en el funcionamiento del hospital, que es referencia en la zona y el más grande en volumen en el país”, sostuvo Pacagnini. Por estos días, la terapia intensiva pediátrica y de adultos, la unidad coronaria y otras salas “están son serios problemas de funcionamiento por la falta de estos trabajadores”.

Muchos de los despedidos denunciaron que fueron quienes se opusieron a cambios laborales que la dirección de nosocomio intentó imponer a mediados de 2017. Se trata de la extensión de la jornada laboral del turno noche, que se acordó junto con dos gremios estatales: ATE Morón y UPCN. Así, a partir del decreto interno 333 se paso de 10 a 12 horas la jornada nocturna, además de otros cambios. La mayoría de quienes resistieron la medida y fueron a la justicia contra esta reforma, fueron cesanteados, como le sucedió a Cynthia Bernabitti, enfermera con 15 años de antigüedad en el Posadas, que se encuentra entre las despedidas. “En julio de 2017 el director, con complicidad de ATE Morón y UPCN, bajó lineamiento de políticas de flexibilización laboral, y decidió prolongar la ya extensa jornada de 10 horas a 12 horas nocturnas, quitando además el franco mensual por un presentismo discriminativo y sin pagar los aumentos paritarios”, explicó Bernabitti, en diálogo con Gestión Sindical. La enfermera y otro grupo de trabajadores fueron a la justicia, por lo cual se le comenzó a descontar el 80 por ciento del salario. “Pese a eso seguimos con el reclamo, y la jueza Martina de Forns falló contra el decreto interno, declarándolo nulo e inconstitucional. Pese a ello el hospital apela y continúa imponiéndolo con amenazas”, remarcó. Hasta que En enero su contrato fue dado de baja junto con el de 122 trabajadores, 50 incluidos en el fallo de la juez Forns.

Este caso no es aislado y hay muchos otros que ponen en evidencia la persecución oficial. Además, la dirección es acusada de atacar la organización sindical, no sólo con el despido de delegados esta semana, desde CICOP aseguraron que no les permitieron realizar el último descuento gremial a los trabajadores sindicalizados, lo que fue considerado “un intento de ahogar financieramente a nuestra seccional y al gremio en su totalidad”. “Se intenta acallar las voces de quienes no están dispuestos a dejar pasar la grave afectación de la atención de la salud de la población despidiendo a profesionales con alta capacidad para resolver situaciones complejas, a quienes expresan una defensa acérrima de la salud pública y denuncian la estafa del intento de implementación del plan de Cobertura Universal de Salud (CUS)”, se quejaron desde el sindicato, mediante un comunicado de prensa.

La medida de fuerza de este jueves fue la antesala de la que se realizará la próxima semana, un paro nacional médico que coincidirá con la jornada de protesta lanzada por la CTA Perón y ATE, entre otros gremios. Desde FESPROSA dijeron que los reclamos son los mismos que los de los paros anteriores: “las inmediatas reincorporaciones, el pleno respeto de la libertad sindical; la restitución del código de descuento gremial a la CICOP de la seccional Posadas y el cese de la persecución a dirigentes y delegados de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS)”. Además, el 17 de este mes habrá una cumbre de trabajadores despedidos y en conflicto en el Posadas, que discutirá la forma de sumarse a la marcha del 21 de febrero, organizada por el gremio Camioneros y parte de la CGT. “Hoy llamamos a toda la sociedad a defender la salud y la educación, a mejorarlas, a defender el derecho al trabajo, a jornadas no extenuantes, al salario y techo dignos. Todos, en un frente unido podemos lograr frenar estos atropellos que no sólo son un ataque individual, sino colectivo ya que la amplia mayoría están precarizados por contrato. Los trabajadores no son reemplazables”, concluyó Bernabitti.

También podría interesarte

Gremio de Jerárquicos de AFIP denunció que el ente recaudador “está sin recursos para fiscalizar el lavado de dinero”

Los juzgados federales le piden colaboración al organismo pero no podemos ayudar a la Justicia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *