miércoles 18 de julio de 2018
Inicio / Fuera de Megáfono / Las empresas grandes son las que más despiden

Las empresas grandes son las que más despiden

Echaron a casi el 10 por ciento de su personal desde diciembre. Se trata de las firmas que tienen más de 2.500 trabajadores. Los datos surgen de un informe del Centro de Economía Política Argentina.

La mitad de la caída en los puestos de trabajo registrados que se dio desde diciembre se explica por la reducción de la plantilla de las grandes empresas, de más de 2.500 empleados, que se desprendieron de casi el 10 por ciento de su personal, advierte un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA). El dato refleja que mientras el Gobierno muestra su preocupación por el empleo logrando que los grandes empresarios firmen el compromiso de no despedir, éstos en los hechos no dan crédito al acuerdo y priorizan su estrategia individual. Además, en muchos casos se trata de empresas de los sectores que más ganaron este año. El 20 por ciento de las desvinculaciones totales de los empleados registrados desde diciembre se explican por la evolución de las plantillas de personal en las empresas de entre 100 y 2500 trabajadores y el 30 por ciento por las firmas de hasta 100 empleados. El CEPA advierte sobre el cierre de 1992 emprendimientos de hasta 100 empleados en el mismo período. Otra de las variables relevantes para medir el deterioro de las condiciones de trabajo a lo largo del año es la caída del salario real, del 5,8 por ciento promedio entre los empleados registrados.

Entre diciembre de 2015 y septiembre de este año los puestos registrados en el sector privado pasaron de 6.582.821 a 6.462.945 según los datos del SIPA, una merma de 1,82 por ciento, equivalente a 119.876 empleos. La reacción en contra de los trabajadores se verificó con especial énfasis entre las empresas grandes, con más de 2500 empleados. En ese segmento, el empleo pasó de 671.419 a 608.984, es decir, una caída del 9,3 por ciento, muy por encima del promedio de la economía. Las firmas de 101 a 2500 empleados bajaron de 2.540.049 a 2.514.380 trabajadores, lo que representa un 1 por ciento de la planilla. En los emprendimientos de hasta 100 empleados los puestos de trabajo se redujeron de 3.371.353 a 3.339.581, un 0,9 por ciento del total.

Ese comportamiento tan dispar entre las empresas en función de su tamaño produjo que haya crecido en el empleo total el peso de las firmas de hasta 100 empleados en un 0,5 por ciento. Estas empresas no incrementaron su plantilla de personal sino que aplicaron despidos pero con un ritmo menor que las grandes.

El informe del CEPA también analiza cómo evolucionó la cantidad de empresas en cada segmento. La cantidad total de empleadores se redujo en 2145 unidades productivas, de las cuales 1992 corresponden al segmento de hasta 100 empleados. Además, cerraron 144 empresas de entre 101 a 2500 trabajadores y 9 con más de 2500 trabajadores. “Se evidencia una importante cantidad de desaparición de empresas, particularmente las de menor tamaño, en el marco de nuevas condiciones macroeconómicas que adicionaron una gran fragilidad a la sustentabilidad de las pymes, sensibles a los vaivenes del mercando interno, y fundamentalmente al sector industrial”, dijo el CEPA.

El informe también advierte que en sectores en donde creció la rentabilidad también hubo despidos y caída del salario real, lo que contradice la estrategia del “derrame económico” del macrismo. Por ejemplo, el agro fue muy beneficiado por la devaluación y la quita de retenciones pero hubo expulsión de 5.290 personas. La minería, también impulsada por la suba del dólar y la quita de retenciones, despidió al 5,1 por ciento de la plantilla registrada. En el sector financiero, beneficiado por las altas tasas de interés y la liberalización cambiaria, hubo aumento del empleo pero la masa salarial se contrajo en un 6,7 por ciento. En los servicios públicos de gas y electricidad también aumentó levemente el empleo pero la caída del salario real llega al 11,3 por ciento.

En promedio, la caída del salario real entre los trabajadores registrados del sector privado entre diciembre de 2015 y septiembre es de 5,8 por ciento. La mayor caída, de 6,1 por ciento, se registró en las empresas de hasta 10 empleados. En cambio, el poder adquisitivo entre septiembre de 2014 y el mismo mes de 2015 creció 4,5 por ciento. En ese período, las microempresas incrementaron el salario real un 5,2 por ciento mientras que las firmas más grandes lo hicieron en un 3 por ciento.

También podría interesarte

“Depuración” de neoliberales: la confederación que agrupa a los gremios del transporte echó a dos sindicatos macristas, busca reincorporar kirchneristas y se endurecen contra el Gobierno

La CATT, sello clave, echó a dos gremialistas por su condición de oficialistas y espera …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *