11 de Agosto
de 2022
Actualidad.

Se tensa el conflicto de los municipales de Lanús: lanzan paro y acusan al intendente de «provocador»

18. 07. 2022

Dos gremios de esa comuna paran este lunes y martes, en reclamo de mejoras salariales y contra despidos arbitrarios.

Dos gremios de trabajadores municipales del distrito de Lanús anunciaron un paro para este lunes y martes, como parte de un largo conflicto que en los últimos días se tensó, y que puede complicar las aspiraciones de uno de los aspirantes a la candidatura a gobernador bonaerenses de la oposición, el intendente Néstor Grindetti.

Es que la dirigencia sindical acusa al jefe comunal de tener «una doble vara», una para criticar al gobierno nacional por la situación económica y social, y otra para tratar los reclamos laborales de sus empleados, ofreciendo aumentos «insignificantes».

La semana pasada, hubo un fuerte reclamo en un sector del corralón municipal, con quema de neumáticos, lo que generó la reacción del intendente, que acusó a las organizaciones gremiales de acudir a «actos de violencia».

Se espera una alta adhesión a la medida de fuerza, que incluirá una radio abierta en el centro de esa localidad del sur del conurbano bonaerense.

El conflicto de los municipales de Lanús comenzó hace un tiempo, cuando los tres gremios locales pidieron una actualización al intendente Grindetti, uno de los principales dirigentes de Cambiemos en el conurbano, con aspiraciones de disputar la gobernación en el 2023.

A un año de la ley de cupo trans, aseguran que sólo se contrató el 5% del personal necesario

Luego de un aumento del 40 por ciento a inicio de año, los trabajadores quieren actualizar el incremento salarial. La última oferta del gobierno local fue un 11 por ciento en cuotas, que fue rechazado. Eso generó un paro a comienzos de julio, lo que derivó en el dictado de la conciliación obligatoria.

«Nosotros reclamamos en ese momento que se otorgue una pauta salarial similar a la que se pagó a nivel nacional y provincial, es decir, un 60 por ciento», explicó Walter Pinto, dirigente de ATE en la comuna. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente criticó la «doble vara» de Grindetti: «Sale en los medios criticando la situación del país, habla de lo mal que estamos, pero después ofrece un aumento muy menor».

Pinto explicó que el aumento que ofreció la comuna es, para la menor categoría de los trabajadores de Lanús, un incremento «de 2.000 pesos». Por eso, una vez que terminó la conciliación obligatoria, y ante la falta de una nueva oferta, ATE y el Sindicato de Trabajadores Municipales de Lanús (STML) realizaron una asamblea conjunta y decidieron realizar el paro de 48 horas para esta semana.

En el documento conjunto elaborado por los gremios, se confirmó que la protesta es en reclamo de «aumento salarial, pase a planta permanente, Convenio Colectivo de Trabajo«, entre otros puntos.

Además del paro, el lunes a las 10 de la mañana se realizará una radio abierta en la plaza Belgrano, frente a la estación de trenes de Lanús, donde difundirán «la triste situación que hoy sufren las y los trabajadores municipales». El tercer gremio del distrito, el SEMLA, decidió no sumarse a la medida de fuerza.

Tensión

Este viernes, el conflicto aumentó la tensión cuando un grupo de trabajadores del corralón municipal decidieron realizar una protesta, prendieron gomas e impidieron que se hagan algunas tareas, como el bacheo de calles. Ante esto, el intendente reaccionó acusando de “violentos” a los empleados, y los vinculó a uno de los gremios, el STML. “Hoy tuvimos la desagradable noticia que por acción de uno de los sindicatos de Lanús (STML) no pudimos realizar nuestra tarea de bacheo regular. Esta acción violenta no se condice con el accionar que venimos manteniendo”, publicó Grindetti en su cuenta de Twitter.

Además, sostuvo que «nadie niega la difícil situación económica y los problemas que está generando la inflación en los bolsillos de todos pero esto no responde a ese pedido, tiene un tufillo político indudable». «Es mi compromiso encontrar los caminos para mejorar la situación salarial de todos los empleados, cómo también la de seguir brindando servicios que el vecino merece. No cuenten conmigo para tolerar el patoterismo», finalizó en su publicación.

Pero los gremios rechazaron los dichos del jefe comunal, y lo acusaron de «provocador». «El intendente se olvida que dentro de la conciliación obligatoria despidió a cinco empleados contratados, vinculados a la protesta, como una clara provocación», le dijo a Gestión Sindical una fuente del sector.

En este sentido, recordó que además de despedir empleados, «le dio una recategorización al personal jerárquico, lo que molestó mucho, en especial en el corralón, por eso la protesta».

En este sentido, la misma fuente agregó que «hay mucho malestar, enojo, el último paro tuvo una alta adhesión, la gente ve que hay aumento para concejales, para directores, aumentan las tasas, y para los trabajadores nada».

Factor político

El conflicto sindical en Lanús tiene además un componente político. Grindetti es el principal dirigente de Cambiemos en la Tercera Sección Electoral, principal bastión electoral del Frente de Todos. Gobierna Lanús desde el 2015, y logró la reelección pese al aluvión de votos peronistas. Ahora, aspira a la gobernación, y suena como uno de los posibles candidatos en la provincia de Buenos Aires.

«Me gustaría ser candidato a gobernador», admitió el intendente, en una entrevista reciente. En este tiempo, tejió una buena relación con los gremios, pese a las diferencias. En este sentido, el entramado sindical tiene su peso.

El STML es el tradicional sindicato del distrito, cuenta con la personería gremial y es comandado por un dirigente histórico, Miguel Pedhelez. Además, el SEMLA ganó terreno de la mano de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO). En tanto, ATE tiene como referente a Víctor de Gennaro, actual concejal del distrito.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales