lunes 10 de mayo de 2021

Reforma de Ganancias: Massa logró el respaldo del moyanismo y se encamina su aprobación

El titular de la cámara baja se reunión con los referentes del Frente Sindical, el espacio que lideran Hugo y Pablo Moyano, que se mostraron a favor del proyecto que comenzó a discutirse esta semana. La discusión de la propuesta comenzó en el Congreso, con aval de casi todo el arco sindical. Criticas la macrismo, que prometió eliminar el tributo y dejó el gobierno con el doble de asalariados pagándolo.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Con la presencia del ministro de Trabajo nacional Claudio Moroni, se inició en la cámara de Diputados la discusión del proyecto de Sergio Massa para modificar el pago del Impuesto a las Ganancias. Luego de acordar con diversos sectores gremiales, el titular de la cámara baja habilitó la discusión de la propuesta, que entre otras cuestiones eleva a 150 mil pesos el Mínimo no Imponible, lo que hace que muchos asalariados dejen de estar alcanzados por el tributo. Cuando se reunió con la cúpula de la CGT, Massa acordó una serie de cambios, como excluir el aguinaldo, bonos, viáticos y otros ítems salariales del cálculo que se hace. Además, el ex intendente de Tigre estuvo con los referentes del Frente Sindical para el Modelo Nacional (FRESIMONA), el espacio que lidera Hugo y Pablo Moyano, con quienes discutieron los avances de la propuesta.

Los dirigentes del espacio, que quieren ser parte de la renovación de la conducción de la CGT, dieron su respaldo, y criticaron los cuatro años de macrismo, donde se prometió una reforma del impuesto y se terminaron incluyendo a un millón más de trabajadores en la nómina. La reforma de Ganancias cuenta con el apoyo de la conducción de la CGT, los sectores combativos como el Frente Sindical y la Corriente Federal de Sergio Palazzo y otros espacios que forman hoy el mosaico interno del movimiento obrero que reporta a Azopardo.

El encuentro de Massa y el moyanismo se dio en el Congreso nacional, donde estuvo además el diputado Máximo Kirchner, titular del bloque del Frente de Todos, y Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto, quien recibió las primeras exposiciones, entre ellas la de Moroni.

Unos 40 dirigentes de distintos gremios que forman el frente Sindical dialogaron con Massa, y respaldaron la propuesta que comenzó a debatirse este martes. “Durante más de dos horas los representantes del Frente Sindical estuvimos reunidos con Massa, Kirchner y varios legisladores del Frente de Todos, y le expresamos el apoyo al proyecto de cambios en el Impuesto a las Ganancias”, contó Daniel Ricci, titular de la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN), presente en la cumbre.

En diálogo con Gestión Sindical, Ricci remarcó que el espacio viene diciendo que “el salario no es ganancia, por lo cual apoyamos esta iniciativa, que va a ayudar a los ingresos de muchos trabajadores, que van a dejar de tributar”. Si bien desde el espacio afirman que lo ideal “es eliminar el impuesto”, vieron con buenos ojos la propuesta de Massa, que cuenta con el respaldo de su bloque y casi todo el arco gremial.

El tema de Ganancias fue central en la pelea de los Moyano con el kirchnerismo a partir del 2011, y una de las promesas bien vistas por varios dirigentes sindicales de Mauricio Macri.

Incluso en el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner hubo varios paros nacionales por el tema. Pero la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada no sólo no solucionó el tema, sino que lo empeoró. “Durante los cuatro años de la pandemia macrista, además de perder poder adquisitivo y puestos de trabajo, se duplicó la cantidad de trabajadores que pagan ganancias, por lo cual era todo pérdida para los asalariados”, recalcó Ricci.

Los datos coinciden con los dichos del dirigente universitario, ya que se estima que durante los cuatro años de gestión de Macri, más de un millón de trabajadores pasaron a ser parte del tributo, lejos de la consigna de que ningún asalariado sea afectado. El proyecto de Massa para modificar Ganancias apunta a corregir una situación que en los últimos años se profundizó, pese a las promesas de corregirlo realizadas por el gobierno de Cambiemos en la campaña del 2015.

“Festejamos esta medida, que viene a traer una política distributiva, donde los que más tienen deben pagar más, y los ajustes fiscales no deben caer sobre la clase trabajadora, apoyamos el proyecto para construir una argentina con más justicia social”, cerró Ricci.

Cuando asumió Macri en 2015, un 12,2 por ciento del universo de asalariados pagaba Ganancias, algo que fue creciendo progresivamente. “Luego de la asunción de un nuevo gobierno de tinte neoliberal con promesas que quedaron en simples spots de campaña, la cantidad de personas que pagan el impuesto a las Ganancias se incrementó a casi el doble, llegando a 2019 con el 23,2 por ciento del total de trabajadores y trabajadoras pagando este tributo”, confirmó un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). En números, aseguró el trabajo al que tuvo acceso Gestión Sindical, representa 1.100.000 de asalariados, ya que la cantidad de alcanzados por el impuesto “pasó de 1.200.000 a fines de 2015 a 2.300.000 en diciembre de 2019, lo que significó un crecimiento de 91,66 por ciento durante el macrismo”.

El cálculo de la UNDAV afirma que de aprobarse la propuesta de incremento del piso de ganancias a 150 mil pesos, “cerca de 1,5 millones de personas dejarán de ser alcanzadas por el tributo, siendo aproximadamente 1.400.000 de trabajadores y trabajadoras y 100 mil jubilados y jubiladas”. “De esta forma se arribaría al 9,5 por ciento del total que pagarían el Impuesto a las Ganancias alcanzando a cerca de 900 mil trabajadores, trabajadoras, jubilados y jubiladas y volviendo a niveles de alcance de 2010”, agregó el informe.

El pico de asalariados alcanzados por el tributo se dio en 2013, cuando el porcentaje de afectados llegaba al 29 por ciento. “Entre 2003 y 2015 se registró un promedio del 12,5 por ciento de alcanzados y alcanzadas por el Impuesto a las Ganancias sobre el total del trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado”, recalcó la UNDAV.

“En un contexto hostil para las familias argentinas, una política que alivia el bolsillo de la clase media es importante para que ese dinero se destine a consumo y se reactive la economía”, concluyó el trabajo de la casa de estudios del sur del conurbano bonaerense.

También podría interesarte

Sólo autorizarán obras si los trabajadores hacen un curso sobre género

Avance: para frenar el acoso, en un municipio sólo autorizarán obras si los trabajadores hacen un curso sobre género

Se trata de un distrito de Mendoza donde se le exigirá a los trabajadores de …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *