29 de Junio
de 2022
Fuera de Megáfono.

Pese a la alianza Caló-gobierno, el salario metalúrgico se cae comparado con otras áreas de la industria

14. 08. 2015

Un informe asegura que en los últimos años perdió un 2 por ciento respecto a la inflación. El último acuerdo salarial también registró una caída real. La alimentación y los aceiteros, la contracara del crecimiento salarial.

Cuando Hugo Moyano era la mayor referencia del sindicalismo aliado al gobierno, en la dirigencia existía una frase: “Con la ayuda del kirchnerismo, Hugo va a lograr que todo lo que esté arriba de una ruedas sea afiliado a Camioneros”. Es que bajo el ala del oficialismo, el crecimiento exponencial del sindicato del ahora líder de la CGT Azopardo fue muy claro. Después, las cuestiones políticas separaron al dirigente, pero los frutos –llámese nuevos afiliados –quedaron para Moyano. Si se busca un rédito similar al alineamiento de Antonio Caló, es difícil de encontrar. Si bien el kirchnerismo potenció la industria y generó miles de puestos de empleos, se venía de un proceso desindustrializador, y era lógico que sucediera. En el último tiempo, el metalúrgico jugó una fuerte carta manteniendo su apoyo al oficialismo, incluso sumando a la candidatura de Daniel Scioli. El premio, hoy, parece exiguo. Los lugares en las listas escasearon, y a nivel gremial no se logró que Caló sea un líder absoluto del movimiento obrero organizado. Para colmo, el sector sufrió las consecuencias de los vaivenes económicos, al punto que la industria metalúrgica es la única que perdió salario real respecto a la inflación en esta paritaria. Un “regalo” que no deja bien parado al dirigente.

Según un informe del Observatorio del Derecho Social, entidad de estudio vinculada a la CTA Autónoma, los metalúrgicos fueron los únicos que sufrieron este año una retracción del salario real, en el sector industrial. Los datos afirman que entre 2006 y 2015, el salario básico de un operario de la UOM cayó 1,91 por ciento. Mientras que en ese año el básico era de 1.124 pesos, la última paritaria lo ubica en 8.624 pesos, lo que explica inflación mediante la caída.

En el sector industrial estudiado por el Observatorio esta es la única baja. En el otro extremo, los aceiteros lograron una suba a todas vistas record: 75 por ciento. El largo conflicto gremial de este año, que generó un paro por más de 20 días, marcó la recuperación de un salario básico muy atrasado, y fue considerado el acuerdo que “rompió” el techo de las paritarias que intentaba imponer el gobierno. Otro buen ejemplo de esto es el gremio de la alimentación, que creció en la brecha 2006-2015 un 19,7 por ciento.

“Mientras en el año 2006 el básico de la industria de la alimentación estaba un 11 por ciento por encima de la actividad metalúrgica, en el año 2015 esta diferencia se profundizó y el salario del sector alimentación actualmente se coloca en un 40 por ciento por encima del metalúrgico”, analiza el informe final, al que tuvo acceso Gestión Sindical. “En la búsqueda de explicaciones no debemos dejar de considerar tanto el lugar que ocupa cada sector en la economía nacional como las características de la organización sindical de la actividad y la dinámica del conflicto laboral”, agraga la entidad.

Además, el trabajo indica que existe un “estancamiento” del salario real en toda la economía argentina, pese a la leve suba del primer trimestre del 2015. “La persistencia de altos (aunque decrecientes) niveles de inflación durante el primer semestre del año contribuyó a impedir una recuperación significativa del salario real que, como informamos en informes anteriores, registró una caída en los años 2013 y 2014. En tal sentido, el salario real se encontraría, en el primer semestre de este año, un 1,5 por ciento por encima del mismo período del año anterior”, destaca el Observatorio.

Pese a los números, la alianza del metalúrgico con el gobierno nacional parece inalterable, y continuará con Daniel Scioli en la presidencia, si logra hacerse de las elecciones en octubre próximo. “Estuve con Daniel y lo felicité en nombre de los trabajadores”, expresó Caló luego del triunfo de las PASO. El dirigente sindical pronosticó un triunfo sciolista “en primera vuelta” en las elecciones generales y señaló que después de octubre “hablaremos de la reunificación del movimiento obrero”. Está claro que esta unificación tendrá mucho que ver con el rol del nuevo presidente, a quien ya le sacaron dos definiciones previas a las primarias muy interesante: defender el sindicato por rama (el famoso unicato) y sostener y financiar el sistema de obras sociales.

Temas relacionados /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales