lunes 14 de junio de 2021

Luego de una multitudinaria asamblea, cuarto intermedio en el conflicto por despidos en el INCAA

Las nuevas autoridades de la entidad se comprometieron a revisar la situación de los empleados desplazados, y en 10 días si comprueban que cumplían tareas, contratarlos. “Vamos a inundarles las oficinas a la gestión con pruebas y documentación”, remarcaron desde la junta interna de ATE-INCAA. Además, se garantizó la continuidad de unos 300 contratados, cuyos vínculos vencen el 30 de junio.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

La salida de Alejandro Cacetta de la presidencia del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) generó varias polémicas entre la comunidad artística y funcionarios del Ministerio de Cultura, que defendieron la medida bajo el argumento de supuestas irregularidades en la gestión anterior, en especial en el financiamiento de películas y otros proyectos. La llegada de Ralph Haiek, que entre otras cuestiones fue el creador del canal MuchMusic, vino de la mano de una mala noticia: el despido de trabajadores. Se trata de un grupo que no es empleado directo del INCAA, pero que realizaban tareas de manera habitual, bajo la modalidad de monotributistas. La medida generó el rechazo de la comisión interna de ATE, que realizó ayer jueves una multitudinaria asamblea, para repudiar las cesantías. Luego de una larga reunión con las autoridades, el conflicto pasó a un cuarto intermedio, y el compromiso de revisar la situación. Pese a esto, el gremio estatal se mantiene “en estado de alerta”, y rechaza cualquier tipo de ajuste en el sector.

Desde el jueves pasado, trabajadores del INCAA junto a integrantes de otros organismos del Ministerio de Cultura y otras dependencias realizaron la asamblea para repudiar el despido de al menos seis trabajadores, que prestaban servicios en la entidad como proveedores externos (facturaban), y que desde el miércoles fueron desafectados. La medida fue rechazada por la junta interna de ATE, que organizó la actividad para denunciar la medida. “Fue una respuesta muy masiva, contundente, por parte de los trabajadores, incluso nos acompañaron representantes del sector audiovisual, además de la conducción de ATE, por lo que saludamos esta unidad en la acción”, expresó Camilo Moreira Biurra, delegado general de ATE-INCAA. En diálogo con Gestión Sindical el dirigente sostuvo que los despedidos “cumplen tareas de manera habitual y permanente, van a trabajar todos los días, son profesionales idóneos y realizan tareas necesarias para el organismo”.

Luego de la asamblea, los delegados se reunieron con Haiek y el gerente general Juan García Aramburu, donde se acordó pasar a un cuarto intermedio por unos 10 días. “Luego de mantener una posición bastante cerrada, logramos acordar con los funcionarios que en este lapso de tiempo van a chequear esto que nosotros decimos, que son trabajadores y no ñoquis. Una vez que comprueben esto, el compromiso es contratar a estos compañeros”, explicó Moreira Biurra. En este tiempo, los empleados del INCAA se mantendrán “en estado de alerta”, a la espera de la resolución del conflicto. En este tiempo, los cesanteados no realizarán tareas, por lo cual ATE-INCAA se comprometió a garantizar los ingresos salariales a través de un fondo de lucha. “Vamos a inundarles las oficinas a la gestión con pruebas y documentación que estos trabajadores realizan funciones, que van todos los días. Nosotros no defendemos ñoquis, sino no habríamos tenido el acompañamiento en la asamblea, incluso con personas afiliadas a otros gremios”, remarcó el dirigente sindical.

Otro de los puntos discutido con las autoridades fue el vencimiento de más de 300 contratos el 30 de junio próximo, y que forman parte del plantel del organismo. “Estamos en alerta en esta situación, entendemos que estos primeros despidos no son un hecho aislado, es un plan de ajuste que se viene ejecutando desde el gobierno nacional, que tiene como consecuencia el despido de miles de estatales hasta la fecha”, destaco Moreira Biurra. En este sentido, en la reunión de este jueves las autoridades se comprometieron a renovar todos estos contratos. “Sabemos con quién estamos tratando, no vamos a bajar la guardia, los contratos y los puestos de trabajo los vamos a tener que defender con los compañeros en la calle”, concluyó el dirigente estatal.

El conflicto en el INCAA se dio a pocos días que el Ministro de Cultura, Pablo Avelluto, pasara por el Congreso para responder ante la Comisión de Educación y Cultura del Senado, para explicar entre otras cosas la salida del Cacetta y los planes del oficialismo para el organismo audiovisual. Entre otras cuestiones, sostuvo que mantendrá el denominado Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC), principal herramienta de financiación de las producciones nacionales.

También podría interesarte

Asumió Alejandro Salcedo al frente de la UDOCBA: “Es imprescindible negociar salarios”

El flamante secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *