lunes 15 de julio de 2019
Inicio / Actualidad / Los estatales se unen y le advierten a Vidal que la paritaria 2018 todavía no está resuelta

Los estatales se unen y le advierten a Vidal que la paritaria 2018 todavía no está resuelta

Comenzaron las conversaciones entre los gremios de la administración pública provincial para unificar un plan de lucha contra la política salarial de la gobernadora. “Estamos más de 15 puntos debajo de la inflación del año pasado”, afirmaron. No descartan un paro para los próximos meses. ATE ya propuso que en marzo haya un paro provincial si no hay un cambio en la situación actual.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Este miércoles, los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires se sentarán por primera vez en el año frente a los funcionarios bonaerenses, para comenzar a negociar la paritaria 20119, luego de varios intentos para ser convocados. La negociación suele marcar el clima de la discusión salarial de toda la administración pública, ya que lo que suceda con los maestros es especialmente sensible en la sociedad. Pero detrás de ellos, otros sectores esperan ser convocados: médicos, judiciales y trabajadores estatales, que están en desacuerdo con el convenio firmado a fines del 2018 por gremios cercanos a la gobernadora María Eugenia Vidal.

En conjunto, estos gremios –que reportan a los distintos espacios en los que quedó dividida la CTA –se oponen la política salarial del gobierno provincial, y ya comenzaron a conversar para unificar el criterio de la lucha. Como sucedió el año pasado, la unidad en la acción puede terminar con un plan de lucha en conjunto, para intentar romper el techo salarial que se cree buscará imponer el gobierno en las discusiones que se abren. Pero antes de esto, se buscará recuperar los cerca de 15 puntos salariales perdidos el año pasado. “La paritaria del 2018 sigue abierta”, alertaron. Creen que hasta que no se cierre la paritaria docente no se convocará al resto de los sectores.

Durante el verano, la mayoría de los gremios del sector público de la provincia de Buenos Aires le reclamaron al gobierno de Vidal que convoque a la discusión salarial, ante la falta diálogo que mantuvo este año la gestión provincial.

Docentes y judiciales se presentaron ante el Ministerio de Trabajo para reclamar la convocatoria de manera formal, mientras que los médicos de CICOP lo hicieron mediante un documento público, donde denunciaron los problemas que atraviesa el sistema sanitario bonaerense. En este contexto, los gremios comienzan a forjar una agenda común, sabiendo que las problemáticas que enfrenta son similares.

“Ya iniciamos una ronde de diálogos informales para intentar acordar un plan común para enfrentar la política salarial de Vidal”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente estatal que participó de estos encuentros.

Si bien todavía no se formalizó la convocatoria, en estos primeros encuentros se coincidió en la necesidad de “un plan de lucha entre todos, como ya sucedió el año pasado, para romper con la rebaja salarial que intenta aplicar el gobierno”.

Hasta el momento, la única paritaria cerrada es la que firmaron UPCN y otros gremios afines al oficialismo, que para los estatales acordaron una suba del 20 por ciento en cuatro cuotas, con compromiso de revisión inflacionaria a mediados de año. Este acuerdo es rechazado por todos los sindicatos que están trabajando en la unidad.

En las primeras rondas de conversación, los dirigentes dejaron claro que antes de discutir cualquier suma para este año, antes se debe cerrar la paritaria del año anterior, que aseguran “sigue abierta”.

“Debemos recuperar los 15 puntos o más que perdimos el año pasado, cuando el gobierno firmó acuerdos promedio del 32 por ciento y la inflación fue del 47. Si no se recupera eso, no hay chances de acordar para este año”, agregó el mismo dirigente consultado.

La metodología usada por el gobierno el año pasado fue cerrar acuerdos unilaterales en cada encuentro, y estirar la firma final hasta que hay un acuerdo. Esto no sucedió, y dejó abiertas casi todas las paritarias.

“Por eso no tenemos una suba de referencia que podamos analizar para este año”, agregan desde los gremios estatales. Lo que está claro que no aceptarán un acuerdo similar al firmado por UPCN, ni dejarán que el techo que intenta imponer la Casa rosada a nivel nacional (una suba promedio del 23-25 por ciento), sea el horizonte en la discusión. “Todos los analistas coinciden que la inflación será mínimo del 30 por ciento”, explicaron.

En este contexto, desde ATE proponen que en marzo, si no hay un cambio en las condiciones generales, se llame a un paro provincial. En uno de los encuentros, los dirigentes coincidieron que la estrategia que impulsará Vidal es tratar de cerrar antes con los docentes, para convocar al resto.

“La docente suele ser una paritaria testigo, a partir de lo que suceda allí el gobierno va llamando al resto, con ofertas similares”, dijo otro de los dirigentes que participó de uno de los cónclaves. Por eso los gremios están atentos a lo que pueda suceder este miércoles, cuando se abra la primera discusión del sector. De la misma también participa ATE, que pese a tener su paritaria cerrada es parte de la docente y la de los profesionales de la salud.

Por su parte, los médicos enrolados en CICOP también se quejaron de la falta de cumplimiento de lo acordado el año pasado con el Ministerio de Salud provincial, como la incorporación de cientos de becarios de los hospitales.

“No cerramos la cuestión salarial ni se lograron incorporar los becarios acordados en la primera parte del año. No podemos discutir el convenio 2019 sin antes solucionar ese tema”, le recordó a Gestión Sindical una fuente del gremio profesional, que en 2018 realizó más de 20 paros hasta lograr firmar un acuerdo más cercano a sus pretensiones.

La situación en el área de salud se complica porque los médicos denuncian la baja del presupuesto en materia sanitaria –el del 2019 es el más bajo en décadas –lo que genera serios problemas en la actividad diaria de los profesionales. “Tenemos un sistema al borde del colapso”, dicen desde CICOP.

También podría interesarte

Después de 43 años cierra la fábrica de las golosinas Mielcitas: 150 trabajadores en la calle

Suschen SA, una firma alimenticia de La Matanza que producía jugos y golosinas, dejó de …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *