29 de Junio
de 2022
Actualidad.

La CTA de los Trabajadores acepta el diálogo pero rechaza la idea de un pacto social

22. 12. 2015

La dirigencia sindical no rehusa al llamado del gobierno nacional, pero advierten que no aceptarán un pacto que paralice las paritarias, entre otras cuestiones. Aseguran que la idea ya fue usada “para congelar salarios”, sin otros beneficios. Hoy, el gobierno de Macri tendrá su primera marcha sindical de protesta, de la otra CTA.

En el marco de la cumbre de los países del MERCOSUR, el Ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, confirmó el llamado del gobierno de Mauricio Macri a los gremios y empresarios para buscar una especia de pacto social, de cara a un 2016 que puede ser complicado por la suba de precios y la devaluación. “Vamos a empezar a discutir con organizaciones gremiales y empresarios de qué manera vamos a ir transitando el verano, en materia de un acuerdo económico social amplio que va a convocar el presidente”, sostuvo el funcionario. La idea, que no es nueva y ya fue lanzada de manera informal durante la campaña, tiene diversas miradas en el sector sindical. Si bien sectores de la CGT parecen cercanos a algún acuerdo similar, en la CTA creen que puede ser “un techo a las paritarias”. Hoy, la primera marcha sindical de la era Macri.

Desde que el dictador Agustín Lanusse lanzó el GAN (Gran Acuerdo Nacional), la idea de un pacto social se ha practicado de diversas formas en el país, y con resultados variados. En la mayoría de los casos, la cumbre entre gobierno, empresarios y sindicatos sirvió para aquietar la conflictividad social, pero nunca logró evitar que los trabajadores se lleven la peor parte de las crisis. Con la devaluación de la semana pasada, se espera un brote inflacionario, y la dirigencia gremial ya advirtió que pedirá en paritarias recuperar el poder adquisitivo. Esto puso en alerta al gobierno, que decidió renovar su idea de pacto, bajo el térmico “acuerdo económico social”, según el ministro Prat-Gay.

Si bien la mayoría del arco sindical rechaza esta idea, en las distintas variantes de la CGT se habla la idea, bajo el paraguas de la gobernabilidad. Donde encuentra mayor resistencia es en las dos CTA, en especial la que conduce Hugo Yasky. Alineados al kirchnerismo, en esta central ya salieron a marcar la cancha al respecto, y a rechazar cualquier acuerdo que ponga límites a la discusión salarial. “En nuestro país cuando se apela al pacto social se hace todo lo contrario de lo que significa, ya lo pasamos con otros gobierno que nos pidieron ‘pasar el invierno’ y así nos fue”, dijo un dirigente de la CTA, consultado por Gestión Sindical. Para esa central, hablar de pacto social “como mínimo se debe garantizar el ingreso de los trabajadores, y el crecimiento del nivel salarial si hay más productividad”. Además, en la central quieren que un pacto de esta magnitud incluya la lucha contra la precarización laboral, la tercerización y nos niveles de informalidad. “Así planteado, será bienvenido, de otra forma nos va a tener en la vereda de enfrente”, enfatizó la dirigencia.

La misma fuente aseguró que no aceptarán la idea de una paritaria atada a la productividad. “En la Argentina los trabajadores estamos por debajo de la curva de productividad, si quieren equiparar nos van a tener que dar un aumento muy importante, estamos 12 por ciento por debajo en esa curva”, afirman desde la CTA, que ata su análisis a los números que maneja CIFRA, el instituto de investigación de la central. “Vamos a poner límite a cualquier situación que intente vulnerar los derechos de los trabajadores y los sectores populares”, ratificaron.

En tanto, desde la CTA Autónoma, la idea de un pacto social no estuvo en la agenda de la última reunión de la Mesa de conducción, que trató y aprobó la marcha de mañana a Plaza de Mayo. Allí, la central realizará la primera protesta gremial contra el gobierno de Macri, donde reclamarán un bono navideño de 5 mil pesos para todos los trabajadores. “Todas las medidas de este nuevo gobierno golpean a los que menos tienen: a los beneficiarios de los planes sociales, a los jubilados y a los trabajadores precarizados”, aseguró Pablo Micheli durante la conferencia donde confirmó la protesta, que además de los sindicatos de esa central reunirá a agrupaciones sociales y de izquierda.

A las pocas horas de confirmar la medida de fuerza, el dirigente aseguró que “estamos en negociaciones telefónicas” con el gobierno para que se cumpla el pedido, lo que no desactivo la marcha. “El gobierno nos dijo que algo podría aparecer. Estamos expectantes, pero la marcha viene con mucha fuerza, se han dado cuenta que esta es la primera marcha a la Plaza de Mayo que va a ser multitudinaria», expresó Micheli en declaraciones radiales.

La marcha de mañana tendrá un componente multisectorial, ya que no sólo agrupará a gremios de la CTA de Micheli. Sectores de izquierda vinculados al FIT también se sumarán, e incluso algunos dirigentes de la otra CTA mostraron su apoyo. Desde el cambio de gobierno, hubo algunos acercamientos entre las dos centrales, de manera informal. Desde la central autónoma adelantaron que defenderán la idea de “unidad en la acción”, y valoraron la trayectoria de muchos dirigentes. Desde el espacio de Yasky admitieron que “en muchos sectores tenemos agendas comunes, eso hace que podamos dialogar sin problemas”. Además, un sector cercano al kirchnerismo se sumará a esta marcha. Se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), suyos referentes apoyaron la medida. Incluso, un ex funcionario del oficialismo como Emilio Pérsico (Movimiento Evita) estuvo presente en la conferencia de prensa que anunció la marcha de hoy.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales