20 de Junio
de 2024
Actualidad.

ATE alerta sobre la «suba indiscriminada» de medicamentos durante la pandemia

03. 08. 2021

El Instituto de Estudios en Salud de ATE (IDEP-Salud) aseguró que las drogas usadas en pacientes internados por Covid-19 subieron casi el 300% entre marzo de 2020 y de este año. Piden mayores controles estatales.

En los momentos de mayor cantidad de contagios de coronavirus en el país, además de la ocupación de camas de terapia intensiva y el estrés del personal de salud, apareció como problema muy preocupante el abastecimiento de un grupo de medicamentos que se usan para que los pacientes intubados transiten su cuadro.

Se trata de drogas para sedación, además de relajantes y otros fármacos, que ante la alta demanda suben de precio. Esto generó un enorme negocio para la industria farmacéutica, y problemas en la sustentabilidad del sistema sanitario. Tal fue el incremento de los valores, que en algunos casos superaron el mil por ciento, según un reciente informe elaborado por dos entidades de ATE, el gremio estatal. El trabajo se hizo en base a un grupo de tratamientos considerados vitales por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para atender a las personas internadas con cuadros severos de Covid-19, que subieron en promedio un 278 por ciento en el primer año de la pandemia. Desde el sindicato pidieron un mayor control del Estado, y políticas para que estos y todos los medicamentos sean «un bien social».

El trabajo del Instituto de Estudios en Salud de ATE (IDEP-Salud) y el Observatorio de Medicamentos como Bien Social determinó que las subas en tratamientos e insumos para pacientes en terapia intensiva por coronavirus crecieron mucho más que la inflación. «Durante el período marzo 2020-marzo 2021 el precio de los medicamentos para pacientes críticos por Covid-19 aumentó un 278 por ciento», recalcó el informe, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

En el mismo, se establece que «el rango de estos resultados es sumamente amplio, ya que si tomamos el caso del midazolam encontramos variaciones de más del mil por ciento». Los datos surgen de las compras realizadas por hospitales públicos de la provincia de Buenos Aires. «Esto da cuenta del gran poder de la industria y el poco margen de negociación que poseen los hospitales frente a esta situación; obligándolos así a sobre-stockearse en productos que no consideran tan necesarios», analizó el trabajo de ATE y sus entidades.

El relevamiento se basó en insumos considerados escenciales la OPS, como las drogas atracurio, atropina, dexametasona, enoxaparina, epinefrina, fentanilo, heparina sódica, ipratropio bromuro, midazolam, norepinefrina, oxígeno, pancuronio y propofol. En ese período, afirmó el IDEP-Salud, «el INDEC confirmó para la categoría ‘sector salud’ una inflación en ese año del 49,8 por ciento, siendo la brecha respecto a la suba promedio del precio de los medicamentos para UCI mayor a 5 veces».

Falta de controles

El trabajo estuvo a cargo de Daniel Godoy, director de IDEP-Salud, Patricia Rivadulla, del Área de Medicamentos de IDEP-Salud y Gina Marín, del Observatorio de Medicamentos de la entidad. «El informe es parte del trabajo que hacemos con el observatorio, donde analizamos cómo evoluciona el mercado de medicamentos, desde la perspectiva de la salud colectiva, de la salud como derecho», afirmó Godoy, en diálogo con Gestión Sindical.

El especialista recordó que en el último tiempo, los argentinos invertieron «mucho del gasto de bolsillo en medicamentos, y por lo general es un campo que pone en tensión a los sectores de salud, rezagando algunas áreas fundamentales, como el pago del salario del personal o la logística». Godoy recordó que la industria farmacéutica «mueve muchísimo dinero en el país y el mundo, y a lo largo de la historia hubo varios intentos de ponerles un límite, como ocurrió en los 60 durante el gobierno de Arturo Illia, pero los laboratorios se las arreglaron para mantener la desregulación, algo funcional a los intereses de ganancias del sector».

ATE SUMA APOYO A LA REFORMA SANITARIA DE KREPLAK, QUE RESISTEN EMPRESARIOS Y LA CGT

Para e IDEP-Salud, la pandemia es un momento crítico para la salud argentina, donde la sociedad tuvo que poner su aporte solidario. «Esto para la industria farmacéutica fue una oportunidad de negocios más que sumarse a un esfuerzo solidario, se aprovechó de la pandemia para alzar los precios más allá de los niveles promedio de la inflación», afirmó Godoy.

En este sentido, el estudio detectó que no sólo los tratamientos contra el coronavirus aumentaron por encima del IPC, sino que los medicamentos más vendidos en farmacias también lo hicieron. «En las llamadas patologías prevalentes, como la hipertensión o los males cardiovasculares, hay un conjunto de medicamentos es mayor, se dispararon un 120 por ciento en este tiempo, muy por encima de la inflación», explicó el director de la entidad sanitaria de ATE.

Para Godoy, es el Estado el que «debe garantizar el acceso a los medicamentos como un derecho, que no sólo incluye el control de medicamentos, hay que hablar de patentes, de producción pública y prescripción por nombre genérico, además de fomentar una prescripción racional en la seguridad social».

Modelo en crisis

Los datos sobre el aumento de medicamentos, justo en un momento tan crítico para la salud como la pandemia, hacen pensar en la necesidad cambiar el actual modelo, o por lo menos ponerle algunos límites, considera ATE. «Al finalizar esta crisis, quedará en nuestro recuerdo, el período difícil que nos tocó vivir, la imagen de todos aquellos que hemos perdido por causa del virus, pero también el esfuerzo solidario de la mayoría de los argentinos para poder transitar esta pandemia de la mejor manera que nos fue posible. No obstante, no todos los sectores de la comunidad han acompañado los esfuerzos conjuntos realizados por la sociedad argentina», concluyó el IDEP-Salud, en clara referencia a la industria farmacéutica.

El tema del aumento de los medicamentos fue una queja de las clínicas y sanatorios, y fue parte de la discusión que trabó por varias semanas la paritaria del personal de la Sanidad, finalmente firmada la semana pasada. En este sentido, la Unión Argentina de Salud (UAS) afirmó que la suba de precios de estos medicamentos se dio pese a que el gobierno firmó un acuerdo con los laboratorios productores de las drogas para mantener fijos los valores.

El problema fue que este convenio, firmado a comienzo de año, se hizo luego de la segunda ola, cuando los precios ya se habían disparado. Por esto, ATE le pidió al Estado en materia para medicamentos «políticas públicas puestas al servicio del colectivo de la sociedad», que se torna «no sólo un elemento necesario sino un bien que se debe preservar y profundizar». «Lejos de poner su aporte, los laboratorios se aprovecharon, y eso pone en tensión esta situación, es el Estado el que claramente debe nivelar esta situación, y la sociedad conocer esta realidad», concluyó Godoy.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Últimas Noticias en Zonales