viernes 18 de enero de 2019
Inicio / Actualidad / Gremios docentes porteños niegan acuerdo por el cierre de escuelas nocturnas: “El conflicto sigue”

Gremios docentes porteños niegan acuerdo por el cierre de escuelas nocturnas: “El conflicto sigue”

Luego de la reunión del viernes pasado tanto Ademys como la UTE ratificaron que si no hay marcha atrás con la iniciativa, no se iniciaran las clases este año. Se creó una comisión de seguimiento, que se reuniría la semana próximo. “Guste o no, con la reforma habrá despidos”, sostuvo Jorge Adaro, titular de Ademys. El Ministerio de Educación niega que la propuesta incluya cierre de establecimientos.

Diego Lanese / Especial para gestión Sindical

El viernes pasado, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires convocó al gobierno porteño y los gremios docentes, que se enfrentan por la iniciativa del Ministerio de Educación que transforma el programa de la enseñanza nocturna, cerrando varios colegios comerciales. Si bien los funcionarios niegan que se trate de un cierre de escuelas, la dirigencia sindical rechaza la medida, y realizó actividades para pedir que se dé marcha atrás la propuesta, que afecta a unos 14 comerciales que actualmente tiene cursos nocturnos.

Luego de la cumbre, se firmó un acta que crea una comisión para intentar llegar a un acuerdo, y se pasó a un cuarto intermedio. Esto hizo que voceros del gobierno porteño hablar de un “principio de acuerdo”, y adelantaron que seguirán adelante con el proceso de reforma de los planes de estudio, bajo el argumento que en los actuales existe un bajo porcentaje de egresados.

Pero los principales sindicatos del sector rechazaron que se haya avanzado en una solución definitiva, y remarcaron que “el conflicto sigue vigente”. Además, adelantaron que si no hay derogación de la propuesta, no se iniciará el ciclo lectivo 2019. “La reforma traerá despidos”, adelantó el titular de Ademys, Jorge Adaro, que dijo que mientras esté vigente la iniciativa, “el conflicto seguirá latente”.

La mediación de la defensoría de Pueblo porteña sentó en la misma mesa a los funcionarios educativos, encabezado por la propia ministra Soledad Acuña, y a los gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires. La negociación finalizó con la firma de un acta, donde hubo el compromiso de crear una comisión para evaluar y resolver alternativas”, que eviten entre otras cosas los despidos.

En el documento, al que tuvo acceso Gestión Sindical, el gobierno se compromete a “garantizar la continuidad laboral de todos los docentes”, y se consensua con los sindicatos la discusión de “de la implementación de la oferta educativa y de los planes de estudio”.

Además, los funcionarios ratificaron que la resolución 4055 “no contempla el cierre de establecimientos, sino la transformación de los planes de estudio y nuevas modalidades educativas”. Luego de la firma, desde la cartera educativa aseguraron que “hay un principio de acuerdo”, y ratificaron la reforma que pueso en marcha la polémica resolución.

“Si la resolución sigue vigente, el conflicto también”, desmintió Jorge Adaro, titular de Ademys. “El gobierno necesita decir que empieza a resolver una situación que se le volvió muy en contra entre la opinión pública, sostuvo el dirigente, el diálogo con Gestión Sindical.
En este sentido, Adaro recalcó que “el punto de conflicto es una resolución del Ministerio de educación que indica el cierre de las escuelas comerciales. En la mediación de la Defensoría de Pueblo dice que garantiza que no haya despidos, pero no da marcha atrás con la resolución, por eso nosotros planteamos que para que se resuelva el conflicto hay que derogar esa iniciativa, que hoy está vigente”.

Desde Ademys recuerdan que los comerciales nocturnos tienen una duración de cuatro años, y a partir de la reforma planteada por el gobierno se dará un nuevo plan de estudio de dos o tres años. “Esta reducción implica, guste o no guste, implica despidos, además de precarizar la propuesta educativa, porque una cosa es estudiar cuatro años y otra es dos o tres”, sostuvo Adaro.

La misma mirada tienen desde UTE, que junto con Ademys son los sindicatos más representativos en cantidad de afiliados. “La UTE exigió la derogación de la resolución ministerial 4055/18, para garantizar que no se cierren establecimientos educativos ni cursos y marcó la responsabilidad del Estado sobre el financiamiento de la educación y la falta de políticas públicas de escolarización a la juventud y niñez”, sostuvo el gremio que conduce Eduardo López mediante un comunicado de prensa.

Si en el 2019 se cierra una sola escuela, alerta el gremio, se ratifica “el no inicio de clases”, mientras tanto la denominada “Multisectorial contra el cierre de escuelas” continúa con el plan de acción que realizará durante el verano “con semaforazos, mesas de difusión, planillas de juntada de firmas, pre inscripción a las escuelas nocturnas, entre otras actividades”.

Por su parte, Ademys ratificó que “mientras que no se derogue la resolución seguirá vigente el no inicio del clases para este año. No vamos a avanzar si no hay marcha atrás con esta propuesta”. La comisión que estudiará el caso, con la mediación de la Defensoría, se formó el mismo viernes pasado, y hay un compromiso de las partes de convocarse para la próxima semana.

“Nosotros insistimos que iremos cada vez que nos convoquen, pero vamos casi a una situación de punto muerto si no hay una modificación de la postura del gobierno”, concluyó Adaro.

En declaraciones periodísticas, la ministra Acuña justificó la medida por la “dura realidad de los 14 colegios nocturnos, en los cuales apenas el 30 por ciento de los alumnos terminan la cursada, (contra el 70 por ciento en otras modalidades”.

“Tenemos que transformar esta oferta y ponerla a disposición de los estudiantes, sobre todo aquellos con mayores niveles de vulnerabilidad, como pueden ser los jóvenes y adultos, para que tengan herramientas para el futuro”, sostuvo. La vigencia de la resolución 4055/2018 continúa dificultando el acercamiento.

El 27 pasado, la oposición en la Legislatura porteña llamó a una sesión extraordinaria para tratar de derogarla, pero Vamos Juntos, el partido oficialista, no dio quórum. Ante esto, tanto Ademys como UTE mantienen su postura de que no habrá inicio de clases si no se da marcha atrás con esta reforma.

También podría interesarte

La CTA de los Trabajadores no descarta un paro nacional, pero pide que tenga el mayor consenso posible

La central obrera no rechaza una protesta como adelantó Hugo Moyano, pero alerta que debe …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *