18 de Enero
de 2022
Actualidad.

Gremios docentes piden en distintas provincias un aumento antes de cerrar el año

17. 11. 2021

En varias jurisdicciones se comenzó a presionar para reabrir las paritarias, ante el avance de la inflación, que creció en los dos últimos meses.

Luego que el gobierno nacional anunciara un aumento en el marco de la paritaria nacional, gremios docentes de varias provincias comenzaron a presionar para lograr una suba salarial antes de fin de año, que evite que otro año se pierda ante la inflación.

Ante el nuevo incremento que se acordó con los sindicatos de alcance nacional –en concepto de conectividad –el reclamo se trasladó a las provincias, que en muchos casos tienen previstas revisiones en los acuerdos originales.

El primero de los reclamos se hizo en Buenos Aires, y luego se trasladó a CABA y otras jurisdicciones. La idea de la dirigencia es no perder otra vez poder adquisitivo, luego de varios años de caída.

El reclamo en territorio bonaerense fue formalizado por el titular de SUTEBA, Roberto Baradel, que luego de las elecciones adelantó el reclamo para que antes que termine el 2021 se reabra la paritaria sectorial.

«El acuerdo original incluye una cláusula de revisión para diciembre, queremos que el compromiso del gobierno se cristalice cuanto antes», afirmó el secretario gremial de UDOCBA, Gustavo Salcedo.

En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente remarcó que el objetivo de este año «es al menos empatar con la inflación», aunque de fondo la idea es comenzar a «recomponer salarios». Preparando esto, Salcedo confirmó «reuniones informales entre los integrantes del Frente de Unidad Docente Bonaerense«, que agrupa a las seis organizaciones del sector, para llevar «una postura común».

PARITARIA NACIONAL DOCENTE: PAGO POR CONECTIVIDAD EMPUJA LA SUBA 2021 POR ENCIMA DEL 50%

El pedido de los gremios apunta a que se cumpla la revisión salarial, antes que cierre el año, y que se logre una nueva negociación que permita cerrar el 2021 al menos con una leve mejoría respecto de la inflación.

El acuerdo original, firmado en agosto, incluyó una suba global del 47 por ciento, a pagarse en tres cuotas: en septiembre un 35,1 por ciento; en octubre un 39,61 por ciento y el noviembre llegar a la cifra final.

«Queremos recomponer el salario y estar algunos puntos por encima de la inflación», dijo en declaraciones periodísticas Baradel, marcando las aspiraciones del sector.

Reclamo en CABA

El pedido iniciado en territorio bonaerense se extendió a otras jurisdicciones, que vienen hablando formal e informalmente con las autoridades educativas para lograr un aumento salarial antes de fin de año, en especial por el crecimiento en los últimos dos meses de la inflación.

En este sentido, ante la publicación del IPC de la Ciudad de Buenos Aires, el gremio UTE llamó a abrir a mesa salarial de noviembre, que debe revisar el actual convenio. El organismo de estadísticas porteño publicó su informe mensual, donde confirmó que en octubre la inflación fue del 3,7 por ciento y un acumulado enero-octubre de 40,2 por ciento.

«Este porcentaje es superior al 38,8 por ciento que los trabajadores de la educación cobramos con sueldos de octubre», afirmó el gremio docente.

«No nos equivocamos cuando a principios de año planteamos una mesa salarial abierta durante el año para que los salarios le puedan ganar a la inflación por primera vez desde el año 2015. Tampoco nos equivocábamos en ese año cuando decíamos que Horacio Rodríguez Larreta venía por los derechos adquiridos, por nuestro salario, por la escuela pública», afirmó UTE mediante un documento.

Además de pedir «un salarial que le gane a la inflación», los docentes exigieron «un régimen de asignaciones familiares sin topes, escalonamientos ni discriminación».

Condiciones sanitarias

Por otra parte, desde UTE también rechazaron las flexibilizaciones de las condiciones sanitarias en las escuelas, que fueron resueltas por el gobierno porteño este martes. En concreto, la gestión de Rodríguez Larreta anunció que para los alumnos del nivel inicial y hasta tercer grado el uso del tapabocas no será obligatorio dentro de los salones.

«Esta medida absolutamente inconsulta con la comunidad educativa en su conjunto, constituye un capítulo más en contra de la salud de la misma que ya viene boicoteando desde el regreso a la presencialidad forzada en 2020», destacaron desde el gremio.

En tanto, Ademys también se mostraron contrarios a esta medida, que comenzó a regir esta semana, donde incluso las cifras de contagios crecieron levemente. Según le dijeron a Gestión Sindical desde la organización, es una decisión que se basa «en el argumento falaz de las dificultades pedagógicas que genera el uso de barbijo».

«A sólo cuatro semanas de terminar el ciclo lectivo, este anuncio es parte de una campaña política que busca el beneplácito de los sectores más conservadores y el lobby anti-cuarentena al que el gobierno responde desde hace meses», se quejaron desde Ademys, que llamaron a las familias a mantener las medidas de cuidado.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales