29 de Junio
de 2022
Actualidad.

Docentes rosarinos reclaman pago de un bono de fin de año

22. 11. 2015

Se movilizaron ayer hasta la sede local del Ministerio de Educación junto a empleados estatales y de la Cocina Centralizada.

El pago de un bono de fin de año “de emergencia”, un salario “acorde a la canasta básica real” y los problemas de infraestructura, que incluyeron roturas en un caño de gas en la Cocina Centralizada y el reparto de más de 10 mil raciones frías de comida para los alumnos de 50 escuelas en los últimos diez días, fueron los principales reclamos que los docentes agrupados en Amsafé Rosario y los no docentes de la Asociación de Empleados del Estado (ATE) llevaron ayer a la puerta de la delegación local del Ministerio de Educación.

El titular en la ciudad del gremio docente, Gustavo Terés, ratificó la necesidad de “un incremento salarial que sirva de puente hasta las paritarias de febrero, porque el salario ha quedado nuevamente atrasado”, y volvió a considerar “una mala señal” del nuevo gobierno de Miguel Lifschitz que “comience su gestión con una política de ajuste”.

El futuro gobernador y la ministra de Educación provincia, Claudia Balagué —que continuará en su cargo después del 10 de diciembre—, fueron los principales blancos de las exigencias que los docentes y no docentes llevaron hasta Echeverría 150 bis, en el parque Scalabrini Ortiz, donde están las oficinas del ministerio.

Salario

“Balagué con mi sueldo no comés” y “salario acorde a la canasta básica real de 14 mil pesos” fueron las leyendas de los carteles que llevaron los maestros y que incluso quedaron pegados en las puertas de ingreso de las oficinas del ministerio.

El titular de Amsafé Rosario confirmó que se entregó un petitorio con los principales reclamos, donde el salario estaba entre las prioridades. “Ya hay gremios que están negociando un bono de fin de año de emergencia”, recordó el dirigente y ratificó que esa es “una necesidad, dado que, como ya sucedió en años anteriores, los sueldos quedaron retrasados hasta la próxima paritaria de febrero”.
En ese sentido, los gremios apuntaron al nuevo gobernador y opinaron que “sería un muy mal comienzo para Lifschitz que empiece su gestión con una política de ajuste y que su único horizonte sea pagar los salarios”.

Infraestructura

Sin embargo, las exigencias de obras de infraestructura también estuvieron entre las prioridades de los reclamos durante la movilización y la principal queja fue la situación de la Cocina Centralizada de Granadero Baigorria, donde una rotura en los caños de gas obligó a suspender la elaboración de más de 10 mil raciones de comidas para unas 50 escuelas de Rosario. En consecuencia, los chicos comieron una ración fría durante los últimos diez días.

“Con el hambre no se jode”, decía un cartel, que debajo mostraba uno de los sándwiches que recibieron los alumnos esta semana. “Es apenas un pan cortado al medio con una feta de queso y una feta de paleta, algo muy pobre y poco nutritivo si se tiene en cuenta que para muchos chicos esa es la principal comida del día”, indicó Terés.

A ese punto, se sumó el pedido de certezas en los plazos para las obras del tendido eléctrico del Normal Nº 2, además de la insistencia en que se le dé prioridad a la obra de la medianera entre el Jardín de Infantes y la Facultad de Derecho de la UNR, que lleva varios años en espera y que obliga a clausurar el uso del patio para los chiquitos.

Otra decena de escuelas llevaron sus pedidos de mejoras, indicó el dirigente de Amsafé, e insistió en que “el gobierno provincial asegura que se invirtió mucho en infraestructura, pero para la comunidad educativa el estado de las instituciones muestra que sigue siendo insuficiente”.

Fuente: La Capital (Rosario)

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales