miércoles 11 de diciembre de 2019
Inicio / Actualidad / Docentes denunciarán al gobierno porteño ante la OIT: “Hay un ataque y persecución a la organización sindical”

Docentes denunciarán al gobierno porteño ante la OIT: “Hay un ataque y persecución a la organización sindical”

UTE y Ademys llevarán sus reclamos a la justicia federal y la Organización Internacional del Trabajo por las sanciones a los trabajadores que pararon la semana pasada. Además, rechazan el pedido de sanciones por supuestos actos de violencia. “Se procura castigar a quienes luchan”, dijeron mediante un documento conjunto. Además, insisten en pedir mejoras salariales, ya que los ingresos sufrieron “un golpe muy fuerte” este año.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

La semana pasada, los docentes porteños nucleados en UTE y Ademys realizaron un nuevo paro de actividades, en reclamo de una nueva oferta salarial y contra los cambios implementados en el sistema de concursos. La medida de fuerza tuvo un alto acatamiento, y fue parte del plan de lucha de las dos organizaciones, que no firmaron la paritaria de este año, e insisten en reclamar una suba que compense lo perdido por la inflación, de este y el año anterior.

En este contexto, el gobierno de la Ciudad decidió abrir sumarios a trabajadores que participaron de la jornada de protesta, y los acusó de supuestos actos de violencia. Además, inició un proceso de sanciones a ambos sindicatos, reclamando a la secretaría de Trabajo nacional que aplique penas, pero sin detallar los motivos.

Ante esto, la dirigencia de ambas organizaciones emitió un documento en común, donde confirmaron que denunciarán ante la justicia argentina y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al gobierno que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, a quien acusa de “persecución”. “Hay un claro ataque a nuestras entidades”, afirman. Además, insisten en la necesidad de recomponer el salario de los docentes, que por la suba de precios “sufrió un golpe muy fuerte”.

Los sumarios iniciados por el gobierno porteño apuntan a una veintena de docentes que participaron del paro del pasado 5 de noviembre, a quienes les abrió u sumarios administrativos y los acusó de “actos de violencia”, que no fueron precisados. Además, pidió sanciones para UTE y Ademys por los mismos motivos, un pedido elevado a las autoridades laborales nacionales.

“Hay un claro ataque a las organizaciones sindicales”, sostuvo Jorge Adaro, titular de Ademys. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente explicó que “además del ataque individual a los docentes, se pidió sanciones a las organizaciones sindicales, con una presentación realizada a la secretaría de Trabajo de la Nación, lo que muestra una clara política del gobierno porteño de apuntar a gremios como Ademys que tenemos una postura opositora a las políticas educativas y en general del oficialismo porteño”.

La idea de la denuncia es presentarla ante la justicia penal argentina y la OIT, “como una forma de visibilizar la persecución de la que somos parte los gremios docentes”.

En el documento elaborado en conjunto, UTE y Ademys rechazaron los argumentos presentados por el gobierno de Rodríguez Larreta, tanto para las denuncias individuales como las colectivas, y consideraron eso argumentos “falsos y persecutorios”. “Se procura castigar a quienes luchan en defensa de sus derechos a través de descuentos por el paro del 5 de noviembre último, y también con una denuncia a los sindicatos convocantes en la subsecretaria de Trabajo”, agregó el texto. En este sentido, los gremios no tienen detalles de qué sanciones pedirán, pero sospechan que serán económicas.

“En la presentación adjuntan lo que se suponen son pruebas de hechos de violencia, y la verdad que lo vemos de una manera, de otra, y no encontramos ningún elemento que permita sostener por parte del gobierno esta denuncia”, dijo Adaro. Además, el dirigente adelantó que “con los antecedentes que existen, entendemos que pueden pedir una penalización económica, como una multa, o también pueden llegar a tomar una medida respecto del descuento de la cuota sindical, complicando la transferencia de recursos”. “Pero con las pruebas que mostraron, ni el juez más macrista puede darle lugar”, agregó.

El conflicto en la Ciudad de Buenos Aires entre el gobierno y los dos gremios de la educación se remonta a febrero de este año, cuando fueron las dos únicas organizaciones que no firmaron la oferta realizada para la paritaria 2019. En esa oportunidad, el ministerio de Educación, que conduce Soledad Acuña, consistió en un aumento del 23 por ciento en tres tramos: 9 por ciento en marzo, 7 por ciento en julio y 7 por ciento en septiembre. La propuesta incluyó dos cláusulas de ajuste automático contra la inflación: una en mayo y la otra en diciembre.

A su vez, la oferta contempló un aumento del 4 por ciento en febrero en concepto de recomposición por la pérdida salarial de 2018 y un bono de 3.500 pesos por cargo. “La realidad del docente porteño no es muy distinta a la que padecen todos los trabajadores del país”, remarcó Adaro. Para el líder de Ademys, en la Ciudad de Buenos Aires “no hay paritaria”.

“En la reunión de febrero los funcionarios presentan no una propuesta a discutir sino que informa lo que va a otorgar como aumento. Sin posibilidad de discutir nada, por lo cual lo rechazamos”, recordó Adaro. Para el gremio, en 2018 se perdieron “10 puntos y no 4 como dice el gobierno, y para este, con una suba del 23 por ciento, la caía será mucho más fuerte. Los docentes van a financiar con su bolsillo esta paritaria a la baja”.

Además de la cuestión salarial, los gremios docentes resisten cambios en la modalidad de la toma de cargos, una medida tomada en los últimos días por el Ministerio de Educación porteño. Por eso, la semana pasada los docentes se movilizaron bajo la consigna “en defensa del Estatuto y el orden de mérito”.

Para los dirigentes, los maestros deben ser designados de acuerdo con “las carreras, los cursos y los antecedentes culturales y no por el dedo de los gobiernos de turno”. Ante el masivo reclamo de la docencia porteña, el Gobierno se vio obligado a cumplir con la normativa vigente y realizó los actos públicos de las áreas de Jóvenes y Adultos y Educación Especial por orden de mérito.

Cuando se conocieron los sumarios, se realizó una conferencia de prensa para denunciar la maniobra. Allí, UTE y Ademys anunció la solidaridad de cooperadores escolares, organismos de Derechos Humanos como la Coordinadora de Organismos de Derechos Humanos, HIJOS y la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos. También estuvieron presentes representantes de Campaña Argentina por el Derecho a la Educación CADE, la Fundación SES, Cooperadores en Movimiento, Familias por la Escuela Pública, Estudiantes secundarios y terciarios y Diputados y Diputadas del Frente de Todos y del Frente de Izquierda, entre otros.

También podría interesarte

Caída del salario real y aumento del desempleo y la pobreza, las peores caras de la herencia M

Un informe del centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores analiza la gestión macrista …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *