20 de Abril
de 2024
Actualidad.

Avanza en gremios y empresas el consenso para reducir la semana laboral en la Argentina

25. 10. 2022

La propuesta ya tiene algunas campañas concretas, además de un proyecto de ley en el Congreso. La multinacional Unilever hará trabajar cuatro días a parte de su personal.

Esta semana, la multinacional Unilever anunció el inicio de un plan en nuestro país para que unos 1.200 empleados administrativos trabajen cuatro días semanales, la primera experiencia de reducción de la semana laboral de la firma en Latinoamérica.

La medida volvió al centro de la discusión una propuesta que se viene dando en el país y el mundo, y que la pandemia potenció. Los datos internacionales muestran buenos resultados en materia de productividad y salud laboral, los dos ejes que sostienen esta propuesta.

En la Argentina hay una campaña abierta en los subtes porteños para lograr este beneficio, y en otros sectores hay atención respecto delos avances. Incluso hay un proyecto de ley en el congreso, que aglutina varias propuestas, que por la decisión de Unilever, que incluye una semana de cuatro días por mes y tres semanas de vacaciones desde el inicio del vínculo aboral, podría adelantar su tratamiento.

La campaña más avanzada para reducir la semana laboral es la que lleva adelante la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), que busca tener dos francos semanales, reduciendo de seis a cinco los días laborales, en un sector que por cuestiones de insalubridad ya lograron una baja en la jornada de trabajo, que actualmente es de seis horas.

El drama del gremio que brillaba en los ’90 con 25 mil afiliados y hoy le quedan menos de 5 mil

«Venimos haciendo acciones, en el marco de la campaña que algunos llaman dos francos o reducción de jornada», contó Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de la AGTSyP. El pedido es pasar de 36 horas semanales a 30, planteado desde «la promoción y la prevención de la salud».

«En este tiempo estuvimos haciendo actividades para comentarle al usuario del subte la temática, que sepa de qué se trata», explicó Ledesma, en diálogo con Gestión Sindical. Además, se organizan charlas en las distintas comunas de CABA, para explicar el reclamo a los vecinos.

Ledesma recordó que el trabajo del subte ya tiene un importante grado de insalubridad, vinculado «a la falta de luz natural y por el aire viciado». A esto se le suma, denunció, «que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta apaga la ventilación forzada, bajo el argumento que a los vecinos le molesta el ruido».

A esto se le suma la presencia de materiales contaminados con asbesto, que genera el reclamo hace años de los metrodelegados para lograr un plan de retiro seguro y efectivo. Todas estas cuestiones hacen que el reclamo de los trabajadores vaya creciendo, y se va extendiendo tanto con otros sectores sindicales, que se suman a analizar la posibilidad, como de la sociedad. En la mesa de negociación que se abrió con la empresa Emova, el planteo es que además de una cuestión de salud, las experiencias muestran «menos accidentes y mayor productividad».

Proyecto de ley

A la campaña de los metrodelegados y la decisión de Univeler se suma el proyecto de ley presentado por el diputado nacional Hugo Yasky, que en agosto pasado unificó otras propuestas, como la de su par Claudia Ormachea, y presentó la propuesta en el congreso.

El titular de la CTA de los Trabajadores estableció la modificación del artículo 1° de la ley 11.544, que norma la jornada de trabajo, y establecer que «la duración del trabajo no podrá exceder de 8 horas diarias o 40 horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas, aunque no persigan fines de lucro».

Por otra parte, una iniciativa paralela busca modificar el artículo 198 de la LCT, que quedaría redactado: «La reducción de la jornada máxima legal solamente procederá cuando lo establezcan las disposiciones nacionales reglamentarias de la materia, estipulación particular de los contratos individuales o convenios colectivos de trabajo. En estos casos la jornada pactada tendrá los mismos efectos que la jornada máxima legal».

«Ahora que lo plantea una multinacional, lo van a mirar con otros ojos», dijo esta semana Yasky en declaraciones radiales. Entre los argumentos de la ley se establece que la Argentina «tiene una de las jornadas laborales más larga del mundo con 48 horas semanales».

«En realidad son muy pocos los que todavía quieren esa jornada de 48 horas que viene de 1919, cuando se creó la OIT. Fue una conquista para la época. Hoy ya eso quedó absolutamente fuera de época. El proyecto propone reducir esa cantidad de horas para llevarla a 40, 38 horas», explicó el diputado nacional y dirigente sindical.

Experiencias

Actualmente, muchos países de Europa ya la bajaron a 36, 38 horas por semana y en América Latina hay países como Chile que ya empezaron a reducirla. En Alemania, por ejemplo, un trabajador tiene una carga media de 35 horas semanales y solo puede llegar a 40 en tareas específicas y durante un determinado tiempo, mientras que Canadá establece las 40 horas como media, con media hora de «recreo» cada cinco trabajadas de manera continua.

En tanto, la Organización Internacional de Trabajo (OIT) estableció en 1935 el convenio 47, que reglamenta las 40 horas semanales laborales. La propia entidad alertó que el estrés laboral, principalmente ocasionado por extensas jornadas laborales «puede ocasionar hasta un 3 por ciento de pérdidas del Producto Interno Bruto (PIB) de las naciones».

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Últimas Noticias en Zonales