30 de Noviembre
de 2022
Actualidad.

A menos de un mes de las elecciones, la oposición sale a la caza de los votos de los gremios

28. 09. 2015

Tanto el PRO como el Frente Renovador buscan forjar alianzas con el sector sindical, en la recta final de la campaña. La foto Macri-Moyano, la apuesta más fuerte. Massa prometió terminar con Ganancias. En tanto, Scioli utiliza las promeras de unidad de la CGT para mantener a los gremios peronistas alineados.

Quedan menos de 20 días de campaña electoral, y los candidatos se aprestan a lanzar la última ofensiva en busca de los votos que los lleven a la Casa Rosada en diciembre. Con los números cercanos al esquema 40-30-20 (con Daniel Scioli primero, seguido de Mauricio Macri y Sergio Massa, en ese orden), en este tramo los espacios buscan un botín codiciado: el apoyo sindical. Si bien las posiciones están bastante claras, la oposición busca a último momento lograr alineamientos que le permitan aumentar su caudal de votos, en especial en la hipotética segunda vuelta. El sueño del PRO de lograr el aval de Hugo Moyano, el gran desafío de esas horas.

El apoyo de la CGT Alsina a Scioli quedó claro desde hace un tiempo, y logró aglutinar a varios sectores, incluso los que están en el sector opositor. Con presencia de dirigentes de las tres centrales, en el sciolismo se entusiasman con lograr la unidad, una vez logrado el triunfo en los comicios. De eso se habló en la reunión que los integrantes de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) tuvieron con el candidato oficialista. Si bien muchos negaron la conversación, por lo bajo se manejó la posibilidad de “consensuar una conducción unificada”, a cambio de lugares de decisión en el posible Ministerio de Transporte y Logística que llevó Scioli a la cumbre.

“Habrá unidad, porque los que están peleados son los dirigentes, no los trabajadores”, le dijo a Gestión Sindical una fuente del encuentro. La confianza parece basarse más en la tradición vertical del sindicalismo argentino que en hechos concretos. Por eso alrededor del gobernador creen que el apoyo del PJ es fundamental para esta unidad. Las mismas fuentes confirmaron que incluso circuló un borrador de un plan de unidad, que crearía una mesa nacional de conducción provisoria, con la presencia de todos los sectores.

A Caló la idea no le cayó bien, ya que teme que sus esfuerzos por mantenerse en el oficialismo, incluso en tiempos complejos como los paros nacionales, no logren mantenerlo al frente de la central, unificada o no. Por eso la semana pasada lanzó una advertencia: “Scioli me prometió reformar Ganancias”. El impuesto es uno de los temas que unifica a la dirigencia gremial, que quiere un cambio. Las versiones es que el límite que aceptaría el gremialismo es subir el Mínimo no Imponible “al menos a 25 mil pesos”, aunque para quienes están hoy en la oposición esperan poder subirlo a 30 mil. las negociaciones van a contrarreloj, ya que si no hay un compromiso previo a las elección, los dirigentes ven difícil una medida con Scioli como presidente electo. Si hay segunda vuelta, sería una buena jugada un anuncio de este calibre.

Desde el lado de la oposición, el armado sindical del gobernador provincial es motivo de cierta envidia, y esperan lograr algunos apoyos en los días que quedan de campaña. En este sentido, el más preocupado parece ser Macri, estancado por la falta de crecimiento en las encuestas –algunos dicen que el “efecto Niembro” sigue lastimando al espacio –y sin inserción en el movimiento obrero, lo que le quita chances para octubre. Se sabe que el sueño del macrismo era un apoyo de Hugo Moyano, que decidió ver de costado este proceso, aunque siempre atento a lo que suceda.

En estos días, Macri y el camionero coincidirán en un acto público. Será en la Usina del Arte, uno de los centros de cultura más imponentes de la Ciudad de Buenos Aires, en el sur porteño barrio de La Boca, donde el alcalde porteño entregará un reconocimiento al sindicato de camioneros por el servicio de recolección de residuos. La foto de ambos dirigentes, afirman en el PRO, puede tener algún efecto electoral, y es una de las jugadas pensadas por el macrismo para superar el estancamiento. “El diálogo que tengo con Hugo Moyano es el mismo que tengo con todos los gremios peronistas, que están preocupados porque el país no crece desde hace 4 años”, dijo Macri en declaraciones radiales.

Por su parte, Sergio Massa eligió Ganancias para acercarse a los gremios. Lo hizo luego de un encuentro con el senador de Neuquén y hombre cercano a Hugo Moyano Guillermo Pereyra, a quien le prometió terminar con el impuesto. “Vamos a eliminar el impuesto a las ganancias porque es confiscatorio. El trabajo no es ganancia. No podemos quedarnos de brazos de cruzados mientras vemos como las manzanas se pudren arriba de los árboles”, expresó Massa públicamente.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales