martes 27 de octubre de 2020
Inicio / Actualidad / Visitadores médicos denuncian que laboratorios no cumplen acuerdo salarial vigente

Visitadores médicos denuncian que laboratorios no cumplen acuerdo salarial vigente

Desde la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) aseguran que las cámaras empresariales se niegan a la revisión del impacto de la inflación que está previsto en la actual paritaria, que debe actualizar los ingresos de marzo y julio. El sector fue uno de los pocos que mejoró su facturación en pandemia, y registró suba de precios por encima de la inflación. Además, el gremio analizó cómo siguen las condiciones laborales en la crisis actual.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde el inicio de la pandemia, y la crisis económica que se generó en torno de ella, los salarios fueron los grandes perdedores de esta situación, incluyo en aquellos sectores que fueron declarados esenciales, y nunca pararon su actividad. Una de estas es la industria farmacéutica, que incluso tuvo cierto auge en algunos productos, como todos los necesarios para evitar los contagios de coronavirus. Sin embrago, los laboratorios que operan en el país incumplen el acuerdo salarial vigente, según denuncia la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM). Según el gremio, ya se tendría que haber realizado una revisión respecto del impacto de la inflación en los ingresos de los trabajadores, pero hasta el momento las empresas se niegan a cumplir con lo acordado.

Además, existe una dura puja por las tareas presenciales, que están limitadas para evitar focos de contagios de coronavirus. El conflicto se da en un sector que mantiene sus ingresos en alza, ya que los medicamentos mantienen su facturación promedio. La semana pasada, se realizó una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo nacional para intentar destrabar la discusión, pero que no hubo mayores avances, según destacaron desde la entidad.

La denuncia de la AAPM apunta a la falta de voluntad de los laboratorios de bandera nacional y los multinacionales de sentarse a negociar un reajuste salarial por el impacto de la inflación, algo que estaba acordado en la paritaria 2019, que se vence en noviembre de este año. “Hasta el momento los laboratorios no quieren negociar la cláusula de revisión, que establece que se haga un aumento igual a la suba de la inflación”, le confirmó a Gestión Sindical una fuente de la entidad gremial que lidera Ricardo Peidro.

La paritaria no habla de una cifra fija, sino un incremento a negociar, algo que no aceptan las empresas de medicamentos. “La revisión de las remuneraciones en los meses de marzo y julio de este año debía hacerse en base a la evolución del Índice de Precios al Consumidor (IPC)”, agregó la misma fuente consultada.

En la audiencia de la semana pasada había un principio de acuerdo para firmar el convenio, que “a último momento quisieron desconocer la suba de marzo, y pagar sólo la de julio, por lo cual se cayó el acuerdo”. “Se quisieron ‘comer’ un incremento, de forma unilateral”, se destacó desde el sindicato, que reporta en la CTA Autónoma.

Desde el gremio responsabilizan al fracaso de las negociaciones a CILFA, la cámara que agrupa a los laboratorios de bandera nacional. Ellos fueron quienes capitanearon el rechazo al acuerdo, que sigue en suspenso. “El autoritarismo y avasallamiento de derechos se da en un marco donde ciertas patronales, entre ellas las de la industria farmacéutica, especulan con la responsabilidad que tienen las organizaciones gremiales, como AAPM, de respetar la salud y la vida, y estar limitados en las acciones gremiales por el momento sanitario inédito en la historia”, destacó el gremio mediante un comunicado, luego de la frustrada audiencia en la cartera laboral.

En este sentido, el gremio le pidió al Ministerio de Trabajo que tomen la decisión “de poner límites a esta patronal comprometida históricamente con todos los autoritarismos antidemocráticos. La misma que no respeta ni la salud colectiva, ni los derechos de los y las trabajadoras”.

El acuerdo paritario de noviembre del 2019 se firmó luego de casi cuatro años de conflicto, donde la industria farmacéutica se negó a realizar aumentos salariales, si no se modificaba el convenio colectivo. El largo conflicto finalizó con una victoria de los visitadores médicos, que lograron sostener la llamada “ley de profesionalidad”, entre otras mejoras.

En tanto, este año en pandemia se firmó un convenio para garantizar las fuentes de trabajo del sector, y los ingresos de los trabajadores. Entre otras cosas, el acuerdo incluye la virtualidad de las tareas, para evitar que se visiten centros de salud que pueden ser foco de contagios de coronavirus.

Pero desde hace un tiempo, muchas empresas quieren romper eso, y presionan para que los visitadores vuelvan a los consultorios de manera presencial. “Por el momento la mayoría de los laboratorios están cumpliendo, salvo algunas excepciones. Primero hubo presión para que se vuelva a los consultorios, sobre todo de los médicos, pero después se entendió que se puede propagar el Covid-19 si se visitan estos lugares. Así que por el momento el convenio logrado se respeta”, explicó la fuente de la APPM.

La industria farmacéutica se mantuvo siempre activa pese a la pandemia, y si bien tuvo bajas en algunos rubros, se muestra bastante robusta comparado con otros rubros productivos del país.

Según el último informe del INDEC, en el segundo trimestre de este año, la facturación total de los laboratorios productores que operan en el país “registró 76.983,1 millones de pesos, lo que representa un incremento de 54,6 por ciento en relación con el mismo trimestre de 2019”.

“Esta variación surge por los aumentos de 58 por ciento en la facturación de producción nacional y de 46,6 por ciento en la reventa local de importados”, remarcó el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

En la facturación de producción nacional, agregó el INDEC, “se observan incrementos de 57,4 por ciento en las ventas al mercado interno y de 62,8 por ciento en las exportaciones”, mientras que las ventas de producción nacional “representaron 71,8 por ciento y la reventa local de importados, 28,2 por ciento sobre el total de la facturación”. “En el primer semestre de 2020, se observa un aumento en la facturación total de la industria farmacéutica
de 59,4 por ciento respecto a igual semestre de 2019, y en el período enero-junio de 2020 se observa que el 87,8 por ciento de la facturación de producción nacional, corresponde a ventas al mercado interno; y 12,2 por ciento, a ventas al mercado externo”, destacó el trabajo.

A estos números oficiales se le suman otros que marcan que pese a la crisis el sector se mantuvo en buena performance. Así lo determina el observatorio del Centro de Profesionales Farmacéuticos Argentinos (CEPROFAR)que remarcó que entre enero y septiembre de 2020, los medicamentos tuvieron en promedio un aumento de precios del 22,6 por ciento, superior al índice de inflación, que fue en esos nueve meses del 18,9 por ciento.

En diciembre del 2019, el Ministerio de Salud nacional acordó con los laboratorios una baja de precios de todos los tratamientos del vademécum nacional, y mantenerlos congelados por cinco meses. Este pacto se extendió en marzo. En junio, si bien no hubo extensión de ese convenio, se acordó de palabra mantener las subas de los fármacos al mismo nivel del IPC, algo que por los datos del CEFRONAR no se está cumpliendo.

También podría interesarte

El 84% de los trabajadores registrados logró aumentos de salario

Son datos del Ministerio de Trabajo. La dinámica en cuanto a porcentajes se mantiene en …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *