domingo 7 de marzo de 2021

Tras meses de pagar sueldos en cuotas y con rebajas, cerró sucursal de la pizzería La Continental y dejó a 40 trabajadores en la calle

Ayer, cuando se presentaron a su jornada laboral en el local Avenida de Mayo, se encontraron con la persiana baja. Tras meses de irregularidades fueron despedidos sin previo aviso.

Por Matías Tagliani / Director de Gestión Sindical

Hace meses que Gestión Sindical venía reflejando la situación angustiosa que venían sufriendo los trabajadores de la sucursal Avenida de Mayo de la pizzería La Continental: atraso para pagar sueldos, en cuotas y con rebajas. Pero ayer viernes se encontraron con el peor desenlace: al presentarse en el local para cumplir su jornada laboral, se encontraron que estaba cerrado y empapelado, sin previo aviso ni notificación alguna.

Imagen

En este contexto, la Juventud Sindical de Pasteleros se acercó hasta el lugar con banderas para hacer pública la situación y también se dirigieron a la sucursal de la Avenida Entre Ríos, ya que allí se encontraba el gerente responsable de ambos locales. Reclamaron el pago de los sueldos adeudados y la reincorporación de los 40 empleados cesanteados.

Problemas de arrastre

El año pasado, en el inicio de la pandemia del coronavirus, la cadena de locales de pizzas y empanadas había comenzado a pagar los sueldos en cuotas y con rebajas.

La situación se agravó con el cambio en el calendario. El pasado mes de enero, Marcelo Avellaneda, uno de los trabajadores despedidos, había denunciado que la empresa los obligó a tomarse las vacaciones bajo la amenaza de que si no lo hacían “iban a perder los días”.

Pero no solo eso: además de que fueron forzados, los trabajadores también denuncian que no les pagaron esos días de vacaciones.

“Yo me tomé los días ahora, pero acá estoy, en mi casa y sin un peso. En cambio el dueño, los gerentes y el jefe de recursos humanos se tomaron diciembre y ahora se van a tomar febrero. Obvio que ellos sí cobran todo como corresponde”, le había dicho Avellaneda a Gestión Sindical.

Por último, hay que recordar que La Continental, cuyo dueño es Manuel Jamardo, incrementó exponencialmente sus ganancias en la última década, con un gran crecimiento en el número de sucursales. Y que durante la pandemia nunca dejó de funcionar. Sí es cierto que trabajó en un porcentaje menor, aunque a la vez recibieron la ayuda del Estado para poder pagar los sueldos.

Así que nunca tuvieron ningún motivo para abonar los sueldos de manera irregular o, ahora, no liquidar las vacaciones de manera correcta.

Para colmo, en diciembre y en plenas protestas de los empleados, Jamardo tuvo una desafortunada «ocurrencia». En su cuenta personal de Instagram, el empresario (@manueljamardo) subió una historia con la imagen de una barreta y un texto que dice “Conseguí una barreta en Ituzaingó”, haciendo referencia al reciente crimen ocurrido en esa localidad, donde el dueño de una pizzería asesinó a un empleado que le reclamó por salarios adeudados.

Como si fuera poco, no hubo retractación pública del empresario; apenas un mensaje de pedido de disculpas de la empresa en su página web. Un escándalo inaudito.

También podría interesarte

Con gremios y empresarios, Alberto Fernández abrió el pacto social: “aquí nadie se salva solo”

El presidente de la Nación inauguró formalmente el Consejo Económico y Social, con la presencia …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *