lunes 14 de junio de 2021

Trabajadores de Techint llevan cinco días de paro en Lanús en rechazo a rebajas salariales

Se trata de la planta de la firma Tenaris Siat, que está paralizada por el reclamo de los metalúrgicos: piden recuperar bono productivo y mejores condiciones laborales. Denuncian que se intenta modificar el Convenio Colectivo de Trabajo, y así obligar a los empleados realicen tareas que no le corresponden. “Esto es una reforma laboral”, alertan los delegados.

Desde la semana pasada, los trabajadores metalúrgicos de Tenaris Siat, firma que pertenece al gigante argentino Techint, paralizan las actividades en la planta ubicada en la localidad de Lanús, en el sur del conurbano bonaerense, en el marco de un largo plan de lucha para rechazar una importante rebaja salarial y contra el intento de precarizar las condiciones laborales.

Hace más de un año, cuando inició la pandemia, la firma decidió dejar de pagar un bono de productividad, lo que generó una reducción en los sueldos del 20 por ciento o más, que se sumó a otras medidas que generan malestar en el lugar.

Ante la falta de respuesta a los reclamos, la asamblea decidió realizar un “paro por tiempo indeterminado”, hasta que las autoridades empresariales den una respuesta concreta a los reclamos. La medida de fuerza cuenta con el aval de la UOM seccional Avellaneda, que cubre la zona, y es parte de una larga lucha que se viene desarrollando en el lugar, en el marco de reformas laborales de Techint que atentan contra los derechos laborales, según denuncian desde la planta.

“Hace quince meses estamos en conflicto y esto no da para más”, dijeron los delegados, que recordaron que la empresa tuvo ganancias extraordinarias en los últimos tiempos, pese a lo cual utilizaron la ayuda oficial del Estado que en el 2020 le pagó los llamados APT para que paguen salarios.

LEER MÁS: Choferes acusan a Techint de “fraude laboral”: los obligan a renunciar y los toman como monotributistas

Como sucedió a mediados de mayo, los metalúrgicos de Tenaris Siat realizan un paro de actividades desde la semana pasada, y cumplió su quinto día consecutivo este miércoles. El reclamo lleva más de un año, y apunta a la devolución de un bono por producción que se pagaba desde hace años, y que al iniciar la pandemia se eliminó, generando una rebaja de los sueldos.

“La situación es la que se viene extendiendo en el tiempo, desde abril del año pasado, y no podemos aceptar esta rebaja salarial,  que no se pague lo que corresponde por el trabajo que se realiza”, afirmó el delegado José Villa.

En diálogo con Gestión Sindical, recalcó que además de la reducción los trabajadores vienen sufriendo por la falta de paritarias, lo que genera alarma. “Las medidas de fuerza hasta este momento siguen, vamos a mantener el paro que va en su quinto día, todo como siempre se resuelve en asamblea de fábrica, lo mismo que va a seguir el conflicto, se va definiendo entre todos los trabajadores”, adelantó Villa.

En este sentido, el delegado afirmó que “seguiremos firmes, con una clara voluntad de diálogo, pero siempre y cuando sea realmente fructífero, el tema se tiene que resolver lo antes posible ya que hace quince meses estamos en conflicto y esto no da para más, si o si deben devolver lo que le sacaron a los compañeros”.

Reforma laboral

En estos meses de conflicto, el Tenaris Siat también aparecieron otras cuestiones que alarman a los trabajadores, y que sumaron a la lista de reivindicaciones que son parte de las protestas de estos días. Una fundamental es el rechazo a la reforma de las condiciones laborales en la planta, que Techint intenta realizar desde el año pasado.

“Sin dejar de ser prioritario y acuciante el reclamo salarial, teniendo en cuenta la escalada inflacionaria que no cesa, sabemos que Techint viene haciendo en todas sus plantas un ataque sistemático al Convenio Colectivo de Trabajo 260/75 de la UOM, y eso es ir a la médula para destruir la organización sindical”, alertó Villa.

La idea es realizar modificaciones al convenio, que según Villa “permitiría en los lugares de trabajo quedar absolutamente a merced de lo que se le ocurra al empresario”. Ya desde el 2020 los trabajadores denuncian un intento de reforma laboral, que en Tenaris Siat parece imponerse derecho.

“Si eso no es ir camino a una pérdida de derechos terrible, una enorme reforma laboral, entonces de que estamos hablando, por eso ponemos eje en este plan de lucha la defensa tanto del convenio como de la Ley de Contrato de Trabajo”, recalcó el delegado metalúrgico.

LEER MÁS: La CTA Autónoma le pidió al ministro Moroni que acelere la regularización de nuevos gremios

En este sentido, hace un tiempo los empleados sostienen que la empresa quiere que se firmen suspensiones dentro del marco de la Ley de Contratos de Trabajo, y que los trabajadores realicen más tareas de las que les corresponden según el convenio de la UOM.

Esta medida se da en medio de un aumento de la producción en la planta, ya que hay compromisos de entrega de productos a la firma petrolera Shell. Durante este año, los empleados realizaron distintas protestas para recuperar este bono y defender las condiciones laborales, incluyendo una movilización en Valentín Alsina, realizada en mayo pasado, donde intentaron visibilizar la situación que están viviendo.

El entramado empresarial

El conflicto en la firma de Techint se da en medio de un reposicionamiento político del grupo que lidera Paolo Rocca, que fue acusado de recibir ayuda del Estado en el 2020 para pagar salarios, a través del programa de ayuda ATP, y mantener su ofensiva contra los trabajadores de sus distintas plantas.

“El ATP se pagó un solo mes, luego la empresa no lo pidieron más porque no querían aceptar las exigencias que había pedido el gobierno, por la polémica de público conocimiento”, recordó Villa.

En este contexto, Techint desembarcó de lleno en la Unión Industrial Argentina (UIA), que esta semana estrena la presidencia de Daniel Funes de Rioja. Confirmando la dinámica de las negociaciones y los lobbys previos, Paolo Rocca puso a varios de sus hombres en mandos de influencia de la entidad, que según las versiones periodísticas busca tener una política más agresiva con las políticas del Gobierno nacional.

Hay que recordar que al inicio de la pandemia, a los pocos días de iniciada la cuarentena, hubo miles de despidos en el grupo empresarial, y el propio presidente trató de “miserable” a su líder, una pelea que se mantuvo latente, y que podría volver a ganar terreno si esta intención de una UIA “más combativa”, como se adelanta en el escenario.

También podría interesarte

Asumió Alejandro Salcedo al frente de la UDOCBA: “Es imprescindible negociar salarios”

El flamante secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *