03 de Febrero
de 2023
Actualidad.

Trabajadores del INTI reinician plan de lucha contra los despidos y denuncian una “privatización encubierta”

09. 05. 2018

Iniciaron ayer un acampe frente a la sede del organismo, por las cesantías ocurridas durante el verano. Además, confirmaron que laboratorios ya realizan controles que eran antes exclusivos de la entidad. “El objetivo es favorecer a los privados”, remarcan. La semana que viene el gobierno presentará una reestructuración del sector, lo que se considera “un nuevo desguace”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En enero de este año, las autoridades del Instituto Nacional de tecnología Industrial (INTI) iniciaron un plan de ajuste de personal, que despidió más de 250 trabajadores del organismo. Como respuesta, se inició un plan de lucha junto a otros cesanteados del Estado, que en abril pareció tener una posible solución, cuando se comenzó a hablar de reincorporaciones. Pero a poco menos de un mes de ese avance, las conversaciones quedaron paralizados, por lo que los gremios estatales volvieron a su plan de lucha. Por esto, este martes se inició un acampe frente a la sede de la entidad, que tendrá continuidad la semana que viene, cuando el gobierno nacional presente un proyecto de reorganización del INTI que los trabajadores consideran “un nuevo desguace”. Además, en la primera jornada de protesta se denunció que se habilitaron a laboratorios privados a realizar certificaciones antes exclusivas de la dependencia estatal. “Es una privatización encubierta”, denunciaron los delegados sindicales.

“Esta semana volvimos al plan de lucha porque no logramos la reincorporación de los compañeros despedidos, como en un principio se había hablado”, confirmó el delegado de ATE-INTI Daniel Luna. Esta vuelta a la protesta incluye un acampe frente a la sede del organismo, que se inició hoy martes y seguirá hasta el jueves próximo. “Lo único que se logró fue la restitución en sus puestos de delegados, a partir de cautelares judiciales”, le explicó a Gestión Sindical Luna, que aseguró que de los 258 cesanteados fueron reincorporados 30 trabajadores, todos por la vía del amparo. Los despidos fueron justificados por las autoridades, que argumentaron que la planta de empleados de duplicó durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Según los números difundidos, en la pasada gestión se llegó a 2.200 trabajadores, contra los 1.100 de finales de los 90. Sin embargo, los gremios rechazan este argumento, y aseguran que existen motivos de fondo para esta medida, que están vinculados al ingreso al área de controles de empresas privadas.

En este camino, en los últimos días el gobierno nacional autorizó a dos laboratorios para realizar controles que antes eran exclusivos del INTI. “hay una serie de decretos presidenciales que habilitan a privados a hacer controles y ensayos, es decir, le sacan la exclusividad de esas tareas al INTI”, remarcó Luna. Algunos de estos trabajos que ya hacen los privados son las certificaciones de pilas y baterías, y se espera que dos firmas extranjeras avancen en el control de materiales de aluminio, por ejemplo. “Hay una privatización encubierta, en primer lugar es un área rentable por lo que los laboratorios van a hacer su negocio, y en segundo lugar van a favorecer a sus pares, haciendo controles menos severos”, sostuvo Luna. Para el delegado de ATE, el objetivo final de los despidos y la llegada de los privados “es debilitar al INTI, entregar sus tareas a los laboratorios. No es nada menos, este es un gobierno que viene con esta postura”.

Desde el gobierno, insisten que los despidos están justificados en “el alto ausentismo”, según dijo el propio director del instituto, Javier Ibáñez. Lejos de dar marcha atrás con esta política, las autoridades están dispuestas a profundizar su plan de “transformación y modernización” del organismo, como ellos mismo lo presentan. Por eso, la semana que viene, se presentará en el Ministerio de Economía una nueva reestructuración interna, que desde ATE creen traerá más problemas. “De alguna manera precede al desguace de muchas áreas del instituto, va a estar complicado. No sabemos si habrá nuevos despidos, pero los puestos de trabajo van a estar cuestionados” sostuvo Luna. En el marco de esta presentación, se volverá a realizar el acampe frente al organismo, pero en este caso durará 9 horas.

Por último, Luna destacó que pese a la insistencia del gobierno nacional de imponer retiros voluntarios en todo el Estado, en el INTI no se pudieron implementar masivamente. De la mano del plan lanzado por el Ministerio de Modernización, la dirección del INTI emitió una comunicación interna donde “invita a los trabajadores de 60 años o más, a aceptar retiros voluntarios”. El plazo para responder a esa solicitud es el 31 de julio. “Son despidos encubiertos”, se quejó Luna, que remarcó que “la cantidad de retiros voluntarios no es significativa, en principio no hay una aceptación de los compañeros. Son retiros en cuotas, bastante limitados, no son como los ofrecidos en los 90, que eran mucha plata y pagada de una vez”.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales