jueves 13 de mayo de 2021

Sin mediciones presenciales, ATE advierte sobre la información que se tendrá para el IPC de abril

La Comisión Interna del gremio en el INDEC sostuvo que los relevamientos telefónicos o vía Internet durante la cuarentena pueden generar algún tipo de distorsión en la información para construir ese dato. Durante la presentación de la inflación de marzo, sindicatos de organismos estadísticos de la región alertaron sobre los peligros de los cambios metodológicos a futuro.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Este miércoles, el INDEC dio a conocer los datos de inflación de marzo, que se incrementó un 3,3 por ciento, con picos en los rubros educación y alimentos. Esta tasa incluye 10 días de aislamiento obligatorio, declarado el 21 de marzo, pese a lo cual se puedo terminar relevar la información, en algunos casos a distancia. Pero los índices de abril se darán, si todo sigue así, en plena cuarentena, por lo cual es difícil saber el alcance de los mismos. Esto fue alertado el mismo día del anuncio del IPC.

En una declaración conjunta con gremios de organismos estadísticos de la región, se planteó por un lado “los riesgos sanitarios que conlleva la tarea de relevamiento de datos para los trabajadores afectados”, a la vez que se alertó sobre los resultados del uso de las alternativas metodológicas, como consultas telefónicas y vía internet. En este sentido, desde la Comisión Interna de ATE-INDEC aseguran que “no sabremos los datos que se obtendrán este mes”, por lo cual creen debería buscarse alguna alternativa al tradicional relevamiento. Además, insistieron con la necesidad de discutir cualquier cambio metodológico que se quiera establecer a futuro, tanto con especialistas como con los trabajadores de la entidad.

Mientras se informaba de la tasa de inflación de marzo para el país, se dio a conocer esta declaración conjunta de entidades gremiales que representan a trabajadores de organismos de estadísticas de la región, que plantearon los problemas que se enfrentas estos organismos y sus trabajadores en plena pandemia de Covid-19. Si bien apoyaron la suspensión de los trabajos de campo, alertaron de las dificultades que traerá el cambio metodológico. “En abril no hay salidas de campo, mientras que en marzo las hubo hasta el día 20. Después hubo tres feriados, por lo cual se hizo un relevamiento extraordinario vía telefónico para cubrir cuatro días nada más”, explicó Raúl Llaneza, titular de la Junta interna de ATE-INDEC.

Por esto, el problema se planteará cuando se presenten los datos del mes actual, que si todo transcurrirá así será completamente en cuarentena. “En todos los organismos de la región se están usando un tipo de metodología alternativo de recolección de datos, por eso hicimos este documento. En abril se verá con qué información va a contar el organismo, para dar a conocer lo que en principio no será un IPC, sería otra cosa, un dato alternativo durante la pandemia”, remarcó Llaneza, en dialogo con Gestión Sindical. En marzo el gremio ya había alertado de esta situación, y había instado al INDEC a evitar cualquier cambio de metodología de manera unilateral, y pidió que se consulte a los trabajadores y especialistas.

En la declaración conjunta, los gremios destacan que “recursos como el teletrabajo, relevamientos telefónicos y vía web son herramientas a adoptar para evitar la exposición de los trabajadores y trabajadoras de los institutos de estadística”, aunque advierten que “una vez superada esta situación de crisis sanitaria, se deberán respetar las metodologías vigentes al momento previo a su modificación, siempre de acuerdo a los usos y costumbres estadístico-metodológicas de cada uno de los países”.

“Para cualquier cambio de método o de metodología debe ser explicada, que sepamos cómo se hace”, remarcó Llaneza. “Hay que ver qué se consigue en abril, qué datos, lo que se pone de manifiesto es la necesidad del relevamiento presencial, y si se quiere hacer un cambio metodológico se tiene que hacer en el marco de una amplia discusión con académicos, especialistas y con los trabajadores”, insistió.

El documento difundido el miércoles fue firmado por entidades de todo el continente, como el Sindicato de Trabajadores del INEI–STINE de Perú, del Assibge SN de Brasil, de la dirigente nacional del Anfine de Chile, de la Asociación de Empleados de Estadística y Censos del Uruguay y de la Comisión Interna de ATE-INDEC.

Uno de los temores de estos organismos sindicales es que una vez concluida las respectivas cuarentenas, “las autoridades transformen en permanentes medidas que resultan excepcionales afectando las condiciones de trabajo, los presupuestos asignados y, en definitiva, la calidad de las estadísticas públicas”. El mensaje, además, se adelanta a la posibilidad de que los nuevos procedimientos “sean funcionales a una subestimación del impacto que la propia crisis podría generar en el tejido económico y social” que ellos relevan a diario.

En este contexto, con la perspectiva que la cuarentena siga por todo abril y más allá, habrá que ver qué información difunde INDEC. “Marcos Lavagna (titular del organismo) dice que será un IPC, nosotros planteamos nuestras dudas de buena fe. Hay que ver qué se puede recolectar, nuestros compañeros y compañeras están trabajando mucho en eso”, subrayó Llaneza.

Según su mirada, la recolección de datos vía web o de forma telefónica puede funcionar para alimentos, “pero hay que ver para el resto de la canasta que mide con el IPC”. “A título personal, creo que debería esperarse a fin de mes y ver que se relevó, y luego anunciar algo que se llama ‘un aproximado a una variación de precios’ o algo similar”, concluyó Llaneza.

Tras bajar a su nivel más bajo en más de dos años, la inflación se aceleró en marzo al 3,3 por ciento impulsada por los rubros Educación y Alimentos, de acuerdo a los datos difundidos este miércoles por el INDEC. El inicio de clases produjo un salto del 17,5 por ciento en los precios educativos mientras que aumentos en telefonía fija, móvil e internet provocaron un aumento del 8,3 por ciento en Comunicaciones.

También se registraron incrementos superiores al promedio general en Vestimenta y Alimentos y Bebidas. En este último, el apartado con mayor incidencia en el IPC, la variación fue del 3,9 por ciento y estuvo explicada por un ascenso del 12,9 por ciento en el precio de las verduras, que fue acompañado por subas en carnes y frutas.

También podría interesarte

Docentes privados denuncian ataques

Fuerte denuncia: docentes privados aseguran ser atacados por la no presencialidad

A través de un comunicado, desde el Consejo directivo del Sindicato de Docentes Privados de …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *