24 de Junio
de 2022
Actualidad.

Por falta de contratos para buques de YPF, gremios advierten sobre posibles 120 despidos de tripulantes

15. 01. 2016

«Tener un barco atracado, habilitado pero sin carga es como tener un barco fantasma. La correlación de medidas es que los buques deben tener asignada la carga de YPF, y eso hoy no está garantizado», advirtió mediante un comunicado el secretario de Prensa del Sindicato Flota Petrolera e Hidrocarburífera.

Sindicatos del sector fluvial manifestaron su «preocupación» por el posible despido de 120 tripulantes y sus relevos, de cuatro buques de YPF, debido a que esas embarcaciones continúan sin tener asignada la carga.

«Tener un barco atracado, habilitado pero sin carga es como tener un barco fantasma. La correlación de medidas es que los buques deben tener asignada la carga de YPF, y eso hoy no está garantizado», advirtió mediante un comunicado el secretario de Prensa del Sindicato Flota Petrolera e Hidrocarburífera (SUPeH), Daniel Ocampo.

El SUPeH hizo público el reclamo junto a la Asociación Profesional de Capitanes y Baqueanos Fluviales de la Marina Mercante y al Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo.

La situación se desató porque los buques Plata, Parana I, Puerto Diamante y Puerto Posadas tuvieron, por un lado, una prorroga técnica para funcionar nuevamente, gracias a una medida del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, pero el problema es que aún no tienen carga asignada por la empresa de bandera YPF.

«Reconocemos el esfuerzo del nuevo subsecretario de Puertos y Vias navegables, Jorge Metz, en comenzar a normalizar los desajustes del sector en la renovación de flotas, pero sin carga nada tiene sentido y tendremos a los trabajadores en la calle en los próximos días», argumentó Ocampo.

«El problema se centra en los tiempos para la renovación de unidades de transporte marítimo, que arrastra más de una década de cepos kirchneristas que bloquearon créditos y políticas activas», agregó Julio Insfrán de Patrones de Cabotaje.

Así, los sindicatos reconocieron de parte de los nuevos funcionarios «cierta tolerancia y elasticidad con los plazos cuando el contexto actual del país atenta contra los tiempos de construcción y renovación de las unidades».

De ahí que Prefectura Naval Argentina extendió los plazos de vigencia de embarcaciones de casco simple, que vencía el 31 de diciembre pasado, hasta el 30 de junio de 2016, lo que implica que dichas unidades se encuentran plenamente habilitadas en todos sus aspectos para prestar el servicio de transporte fluvial de hidrocarburos pero aún no cuentan con contratos vigentes que las pongan en funciones.

«El agravante, en nuestro sector, es que las inversiones para la renovación de la flota dependen del fleteo de los actuales buques, que son los que permiten los ingresos económicos para enfrentar el recambio», sostuvo Jorge Rubén Badaró, presidente de Capitanes y Baqueanos Fluviales.

El sindicalista ratificó que ya elevaron los reclamos y que esperan que prime «la reflexión para no desembocar los próximos días en un conflicto que afecte el abastecimiento de combustibles», provocando así el desabastecimiento de las usinas del norte argentino y agravando la situación que ya vive el litoral por las inundaciones.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales