20 de Mayo
de 2022
Actualidad.

Polémica, denuncias y cruce de acusaciones luego de un nuevo paro en el subte C

06. 01. 2017

Los “metrodelegados” lanzaron este jueves un quite de colaboraciones en reclamo de mejores condiciones de higiene y seguridad en esa línea, interrumpiendo por varias horas el servicio. La medida derivó en acusaciones de Metrovías, que el gremio rechazó. Un abogado denunció penalmente a dos dirigentes.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde el lunes 2 de enero y por casi todo el verano, el servicio de la línea de subtes C funcionará con restricciones. Los dos primeros días hábiles del 2017 la empresa Metrovías anunció que sólo se unirían las estaciones Retiro con Avenida de Mayo, mientras que a partir del miércoles, San Juan pasaría a ser la cabecera, ya que se harán obras de mejoras durante este tiempo en Plaza Constitución. Además del trastorno que genera para los usuarios, la medida generó un conflicto entre el gremio del sector y la empresa, con acusaciones cruzadas por la seguridad del sector. Por la protesta, fueron denunciados dos dirigentes. Hace unos días, luego de la muerte de un operario, se reclamó un protocolo que nunca se puso en marcha.

Desde horas de la mañana del jueves la línea C estuvo suspendida por el reclamo de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP). Los “metrodelegados reclamaron ante “la falta de condiciones de higiene y seguridad mínimas para desarrollar las actividades habituales”, que se generaron por las tareas de mantenimiento en la línea que une Plaza Constitución con Retiro. “No hay un baño decente para los trabajadores, ni vestuarios”, se quejaron ante Gestión Sindical empleados del subte. Además, sobre las condiciones de trabajo, hablaron de “falta de matafuegos y de personal de seguridad”. “Hace unos días murió un operario, y no queremos llegar a ese extremo otra vez. La empresa debe cumplir con las condiciones mínimas de seguridad, esta vez nos tienen que escuchar”, remarcaron desde el gremio.

Con el caos generado por la protesta, llovieron quejas contra la medida sindical, comenzando por el jefe de Gobierno porteño, Horario Rodríguez Larreta, que calificó la medida como “injustificada” y con una motivación “que excede lo laboral”. Además, desde Metrovías también se desligaron de las denuncias, y afirmaron que se trata de un reclamo “por mayor descanso”. “El reclamo es para que se reduzca el horario de servicio durante los días de semana y que el recorrido se realice con la mitad de las formaciones disponibles”, dijo la firma mediante un comunicado de prensa, “Todo ello resulta de carácter inadmisible para la compañía ya que impactaría de manera negativa en los usuarios porque no podrían utilizar la línea en horario nocturno y se afectaría notoriamente la frecuencia en el horario operativo actual”, agregó la empresa.

Desde el gremio salieron a cruzar estos dichos, y acusaron a la vocera de la Metrovías Lucia Ginzo de opinar “desde cómodas oficinas, lejos del lugar donde los trabajadores de la línea C de subterráneos sufren condiciones precarias de trabajo”. “Desmentimos enfáticamente que el reclamo esté relacionado con un pedido de reducción de la jornada o de mayor cantidad de tiempo de descanso. Desde el primer momento, se ha dejado en claro que se solicitan medidas de higiene y seguridad básicas, ya sean baños en cantidad y calidad suficiente, vestuarios de acuerdo a lo reglamentado para la cantidad de trabajadores/as, personal de seguridad y matafuegos para prevenir incidentes”, indicó el texto difundido en horas de la tarde.

En este contexto, la AGTSyP le propuso a la empresa que durante el verano la cabecera de la línea C sea la estación Independencia y no San Juan, como está determinado, algo que fue rechazado por la concesionaria del subte. “Reiteramos nuestro reclamo de que se implementen en forma inmediata las condiciones necesarias para que a la mayor brevedad podamos retornar a nuestras tareas habituales y normalizar el servicio del subterráneo”, concluyeron los “metrodelegados”.

En tanto, por la medida de fuerza un abogado particular denunció a los dirigentes Néstor Segovia y Roberto Pianelli. La denuncia pidió que se investigue “si los dirigentes incurrieron en los delitos de entorpecimiento de servicio público, extorsión y asociación ilícita”. La denuncia fue presentada por el abogado porteño Isaac Wieder, y recayó en el juez federal Sebastián Ramos y la fiscal federal Paloma Ochoa, bajo el expediente 234/2017.

A principios de diciembre, el operario Matías Kruger murió cumpliendo tareas en la estación de subtes Colonia, de la línea H, lo que generó un pero total de todas las líneas. En ese contexto, los “metrodelegados” reclamaron un protocolo de seguridad, que la empresa todavía no aplicó. No nos escucharon y hoy amanecimos con un nuevo muerto”, remarcó Segovia ese día, en diálogo con Gestión Sindical. Además, hubo medidas de fuerza cuando descarrió una formación en la estación Constitución, ante la falta de garantías de la estructura de la estación. En esta tensa relación, el gremio mantiene sus acusaciones sobre la falta de políticas laborales de la empresa, que vincula las protestas a motivaciones políticas.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales