26 de Octubre
de 2021
Actualidad.

Sin oferta pero con promesas de aumentar las cuotas, se reabrieron las paritarias de estatales bonaerenses

01. 07. 2021

Fue la primera reunión formal para analizar el impacto de la inflación y si bien no hubo demasiados avances, el gobierno de Kicillof se comprometió a mejorar el incremento salarial.

Durante el primer trimestre del año, los estatales de la provincia de Buenos Aires cerraron acuerdos salariales para este año, una situación pocas vistas en los últimos años, donde las discusiones salariales fueron eje de mucha controversia.

La sintonía entre el gobierno bonaerenses y los gremios permitió esta situación inédita, pero con el correr de los meses la tendencia alcista de la inflación comenzó a deteriorar ese panorama alentador. Al punto, que en las últimas semanas la dirigencia pidió reabrir las paritarias, para actualizar evitar el retraso salarial al que se impone a los trabajadores. Este paso se dio este miércoles, en una maratónica tarde donde todos sectores fueron recibidos. Si bien el clima general fue bueno, no hubo oferta ni precisión de cuándo se accederá a mejorar los convenios salariales.

Las reuniones con los gremios estatales se dieron “en un muy bien clima”, según le confirmaron a Gestión Sindical fuentes de las reuniones. Primero fueron los docentes, luego los trabajadores enrolados en la ley 10.430 y más tarde los empleados judiciales, que en todos los casos cerraron sus acuerdos salariales en torno de los 30-35 puntos, niveles muy cercanos al “techo oficial” que proyectó el presupuesto del ministro Martín Guzmán.

Pero ahora la inflación impactó de lleno en esos porcentajes, y en la extensión de las cuotas, ya que todos los casos el pago se completan en los primeros meses del 2022. En el gobierno “reconocieron que la inflación dejó atrasados los aumentos, y que en este momento la inflación le gana a los sueldos del Estado provincial”, agregaron las fuentes consultadas.

Descontento

Las reuniones de este miércoles se completaron con el compromiso de acercar una oferta de mejora “en breve”. “La idea es hacer ofertas a cada sector para poder cerrar en conjunto la discusión, y sostener la calma, sobre todo pensando que hay elecciones en el medio”, admitieron cerca del gobierno. Por eso la convocatoria, para evitar que los pedidos queden sin atender, y haya sensación de “falta de diálogo” entre la gestión de Axel Kicillof y sus trabajadores.

Pero los gremios no pusieron ocultar cierto malestar en las bases, en especial en los sectores de la administración pública que tienen salarios más bajos. “Hay compañeros del Estado que cobrar poco más de 30 mil pesos, con una canasta básica de 60 mil pesos. Incluso algunos, como los contratados, cobran menos, apenas para cubrir la canasta de indigencia”, disparó un dirigente estatal del conurbano bonaerense, ante la consulta de Gestión Sindical.

En este sentido, la dirigencia pide que no sólo se adelante el pago de las cuotas, sino que se haga un incremento de los porcentajes. “En el gobierno creen que pueden acercarse al 42 por ciento, sería una cifra a conversar, porque dependerá de la forma de pago para saber si alcanza a paliar la situación, que hoy es de retroceso y pérdida salarial”, recalcó el mismo dirigente. Además de la cuestión salarial, los gremios llevaron pedidos sectoriales, que incluyen mejoras en las condiciones laborales.

En el caso de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), por ejemplo, se planteó el incumplimiento del esquema de recategorizaciones pactado en el acuerdo salarial de abril por parte de la justicia bonaerense, tanto por la falta de resolución del Procurador General como por la demora en la discusión con la Suprema Corte provincia, para fijar un régimen general y permanente para los niveles más bajos del escalafón. Además, los profesionales de la salud, que tienen una paritaria propia, no fueron convocados, pero participaron de la discusión de la ley 10.430, a través del gremio CICOP.

Los acuerdos vigentes

La ronda de reaperturas salariales se basa en dos herramientas para la discusión. Por un lado adelantar las cuota que faltan cobrar la a cubrir el aumento firmado, y por otro realizar la revisión del impacto de la inflación, pensado para fin de año, para los próximos meses. Esto acorta las cuotas y mejora los porcentajes, creen los gremios.

En este sentido, con una inflación acumulada al mes de mayo fue del 21,5 por ciento, todos los convenios firmados quedaron atrasados, o están en camino a esto. La paritaria de los docentes, por ejemplo, se firmó en febrero y contempló una suba salarial escalonada del 35,2 por ciento en promedio en tres tramos con los cobros de marzo (14,1 por ciento), julio (7,9 por ciento) y septiembre (13,2 por ciento).

A LA ESPERA DE LA CONVOCATORIA DE KICILLOF, LOS MÉDICOS BONAERENSES RATIFICAN JORNADA DE LUCHA

En tanto, los estatales de la ley 10.430 firmaron una recomposición salarial del 35,2 por ciento en promedio a cobrar también en tres tramos: marzo, julio y septiembre, y sumarle un incremento en el último trimestre. En cuanto a los estatales incluidos en la ley 10.741, que pertenecen al sistema de salud, en abril cerraron la negociación por un aumento del 34,4 por ciento en tres etapas: un 14 por ciento en marzo, para llegar a un 23 por ciento recién julio y hasta alcanzar un 34 por ciento en septiembre.

En cuento a los judiciales el convenio original estableció un incremento anual del 34 por ciento en cuotas, porcentaje del que hasta el momento percibieron solo un 14 por ciento en marzo a la espera de otro 9 por ciento en julio. El segundo semestre, en tanto, se cerraría con un 11 por ciento más en septiembre y con reapertura en noviembre.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales