30 de Noviembre
de 2022
Fuera de Megáfono.

Los estatales alertan sobre la revisión de personal: “es puro macartismo”

03. 01. 2016

Mediante un decreto, publicado en el Boletín Oficial, el gobierno de Mauricio Macri decidió revisar los puestos laborales, incluyendo concursos y designaciones. Para el gremio ATE, se trata de “una persecución”, y afirmaron que no la permitirán. Luego del primer paro nacional contra la nueva administración, denunciaron un ajuste.

La tensión entre el gobierno de Mauricio Macri y los trabajadores estatales crece a medida que ambos profundizan sus posturas respecto a la cantidad de puestos laborales en la administración pública. Mientras que los funcionarios nacionales insisten con su idea de “sanear” las dependencias públicas, con la excusa de buscar “ñoquis” y militantes kirchneristas, desde los gremios aseguran que no permitirán que se discuta la estabilidad de miles de empleados, y acusan al gobierno de persecución. Así desde el 10 de diciembre, en muchos ministerios se vive una verdadera puja entre las nuevas autoridades y los estatales, con puntos altos como el caso de Seguridad. Para colmo, el presidente facultó a los titulares de las carteras a revisar los nombramientos de los últimos tres años, lo que generó duras reacciones. “Es puro macartismo”, aseguran, y denuncian “caza de brujas”.

El paro del martes pasado en la administración pública nacional y de la Provincia marcó uno de los puntos más “calientes” de las relaciones, que no parecen encausarse. Mientras que ATE realizaba su medida de fuerza, Macri firmaba un polémico decreto, que faculta a ministros a revisar cada nombramiento o contrato, con tres años de antigüedad. La noticia se conoció cuando los trabajadores estaban en plena marcha, y fue rechazada de plano.

El decreto 254/2015 fue publicado el mismo martes 29 en el Boletín Oficial, y contempla que ministros, secretarios de la Presidencia de la Nación, autoridades superiores de organismos descentralizados, empresas y sociedades del Estado podrán revisar “los procesos concursales y de selección de personal”. Según la norma, la revisión “deberá cumplimentarse en un plazo no mayor a seis meses computados a partir del presente decreto, en cualquier instancia en que se encuentren a fin de analizar su legalidad, y en particular el cumplimiento y pertinencia de los requisitos previstos para el cargo concursado meritando los antecedentes presentados por los postulantes”.

La excusa del gobierno, afirman el decreto al que tuvo acceso Gestión Sindical, es que en los últimos tres años “se ha verificado la realización de un número excepcional de concursos, así como la contratación de personal conforme diversas modalidades contractuales, circunstancia que, por su magnitud, amerita que la nueva gestión de Gobierno que se inicia, tome conocimiento y proceda a la revisión de los procesos de selección y contratación de personal”. Si bien se establece que la prioridad estará puesta en los movimientos que se hayan realizado en 2015, serán revisados los concursos de los últimos dos años, mientras que las contrataciones directas tendrán una revisión de tres años de antigüedad. Para los contratos que finalizan el 31 de diciembre, se hará una renovación de tres meses (si el contrato se hizo en 2013, 2014 0n2015, mientras que para los contratos de años anteriores habrá una renovación de un año.

La medida fue calificada por los estatales como “una revancha” por el paro del martes pasado, y advierten que podrían generarse verdaderas “persecuciones” en varias dependencias. “Esto es macartismo puro”, dijo un dirigente de ATE a Gestión Sindical, en referencia a aquel senador norteamericano Joseph McCarthy, quien en la década del 50 inició una persecución contra el comunismo, que incluyó miles de interrogatorios y acusaciones públicas. En el gremio aseguran que en muchas dependencias la situación alcanza pasos peligrosos, como en seguridad, donde los trabajadores fueron interrogados por su “la filiación política, sindical e ideológica”. “Van a iniciar una casa de bruzas, quieren ‘camporisar’ el tema, y con la excusa de buscar ‘ñoquis’ despedir trabajadores”, agregó la misma fuente.

Durante el acto realizado el día del paro, en ATE dejaron claro que no permitirán este tipo de prácticas. “Desde la ATE no permitiremos que el ajuste lo paguen los trabajadores”, dijo Hugo “cachorro” Godoy, titular del gremio a nivel nacional. “Mientras el Estado beneficia a estos sectores, el trabajador estatal, el que está cargo de todas las actividades que se realizan en escuelas, en organismos científicos, administraciones o de sanidad animal, para citar algunos ejemplos, es al que se perjudica con la pérdida del poder adquisitivo o el recorte que se anuncia”, agregó.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales