23 de Mayo
de 2022
Actualidad.

La CTA Autónoma cree que el gobierno usa fondos de obras sociales “para evitar conflictividad”

06. 08. 2016

El secretario de Salud Laboral de la central Jorge Yabkowski aseguró que el gobierno usa ese dinero “como moneda de cambio” para evitar acciones por parte de las tres CGT, que manejan el 90 por ciento de las obras sociales sindicales. Además, aseguró que el modelo sindical que ata la cobertura a la sindicalización “está agotado”.

El anuncio de una restitución de fondos millonarios para las obras sociales sindicales generó el primer acercamiento serio entre el gobierno y la dirigencia, que en los últimos tiempos aumentó su tono crítico, salvo excepciones. La devolución de parte de los 30 mil millones de pesos del denominado Fondo Solidario de Redistribución (FSR) era un reclamo desde hace tiempo de los gremios, que se habían enfrentado a la anterior gestión varias veces para intentar este paso. Una vez anunciado, las especulaciones sobre el objetivo real de la movida estuvieron a la orden del día, más allá de los elogios que generó en la inmensa mayoría, en especial de los integrantes de las tres versiones de la CGT, que manejan casi la totalidad de la seguridad social. Para la CTA Autónoma, por ejemplo, el anuncio busca “evitar la conflictividad”, y desactivar cualquier tipo de medida de fuerza de esos sectores. Además, se cuestionó el anuncio de una nueva cobertura en salud, que saldrá de parte de ese dinero, pero que consideran “un engaño”.

Desde esta versión de la CTA recordaron que las tres CGT manejan el 90 por ciento de las obras sociales sindicales. Por eso, Jorge Yabkowski, secretario de Salud laboral de la central, cree que se usará esta transferencia “como moneda de cambio para evitar la conflictividad en el movimiento obrero”. Consultado por Gestión Sindical, el dirigente recordó que “los trabajadores perdieron el 9,6 por ciento del salario en apenas 8 meses de gobierno, esto ameritaría una fuerte medida de acción de la dirigencia sindical, para contener lo que las bases están reclamando”. Pero no se da por esta medida, entre otras cuestiones.

“En esa compleja negociación el gobierno pone dinero, y nos pone nuevamente ante la evidencia de que el modelo sindical que ata la sindicalización de sus trabajadores a su cobertura de salud está toralmente agotado. Porque en vez de discutir si se aumentan o no los salarios estamos discutiendo si se financia el sistema de salud, lo cual no tendría que tener ninguna relación”, analizó Yabkowski. De la misma forma, Pablo Micheli dijo en declaraciones periodísticas que “sería un camino equivocado pretender que con esa medida se intente frenar o acallar el conflicto social”. “La devolución no admite discusión, pero si intentan frenar el conflicto social o acallarlo, es un camino equivocado que ya se ha intentado con otros gobiernos y no ha dado resultado”, afirmó.

En tanto, Yabkowski reconoció que el problema viene de hace tiempo. “El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner pisó el fondo de redistribución como manera de presionar a los sindicatos, de la misma forma que pisó la coparticipación como medida para disciplinar a los gobernadores. En este momento, el gobierno de (Mauricio) Macri está obligado de algún modo a restituir esos fondos, y lo hace en una compleja negociación donde se asegura la gobernabilidad”, remarcó.

Pese a las críticas de estos sectores, la mayoría de la dirigencia saludó la medida, que devuelve de manera directa más de 2.700 millones de pesos del FSR a los gremios, y destina otros fondos a un plan de fortalecimiento de hospitales públicos, el lanzamiento d una nueva cobertura de salud, y para crear un fondo de emergencia y asistencia para brindar apoyo económico a obras sociales ante situaciones de epidemias. Además, unos 14 mil millones de pesos serán colocados en bonos del Tesoro Nacional, cuyos intereses serán integrados al FSR para financiar el pago de prestaciones médicas. “Tengo que reconocer y lo hago públicamente que lo que no conseguimos durante 12 años, lo logramos con las actuales autoridades, que nos reintegraron la plata que es de los trabajadores. No es plata del gobierno, es de los trabajadores”, remarcó Antonio Caló, uno de los dirigentes que habló públicamente al respecto.

Por otra parte, Yabkowski –titular de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) –calificó como “un engaño” el lanzamiento de la cobertura universal de salud, que usará parte de los fondos de los gremios. “Es un engaña pichanga, es volver con el cuento de los 90 del Banco Mundial, de una cobertura para los pobres, van a tener un carnet, van a ir a los hospitales públicos y tener descuentos en medicamentos y algunas prestaciones mínimas. Nadie dice de dónde va a salir todo el dinero”, concluyó.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales