23 de Mayo
de 2022
Fuera de Megáfono.

Gremios del transporte reavivan interna por un posible paro en agosto

20. 07. 2016

En el interior de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) se discute si el plan de lucha lanzado la semana pasada incluirá una medida de acción directa contra el gobierno de Mauricio Macri. Además, hay diferencias sobre la invitación realizada a gremios del sector que no forman parte de la entidad.

La semana pasada, un plenario de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) adelantó que en los primeros días de agosto, se analizará entre los integrantes del espacio “la implementación de un plan de acción nacional”, para reclamar al gobierno nacional medidas contra temas como la inflación o la inseguridad. El anuncio, respaldado por el grueso de la dirigencia, generó inquietud en el oficialismo, ya que no se descartan “medidas de acción directa”. La posibilidad de un paro del sector transporte a días de la unificación de la CGT hizo que se abriera un fuerte debate puertas adentro de la CATT, entre quienes consideran necesaria la protesta, y quienes piden esperar a que haya nueva conducción cegetista. Además, ya se discute la integración de todos los sindicatos del transporte, incluyendo a los taxistas de Omar Viviani, enfrentado con el moyanismo.

En estas horas, dos corrientes bien marcadas ya discuten si el 4 de agosto se lanzará un paro, una idea que en el entorno de Juan Carlos Schmid es “el paso necesario” ante los problemas que se mantienen en este prometido –y hasta ahora postergado –segundo semestre. Esta idea es apoyada por una parte de la dirigencia, en especial la cercana a Hugo Moyano. La inflación, la inseguridad, la equiparación de los haberes de los jubilados al valor del salario mínimo vital y móvil y el Impuesto a las Ganancias, fueron los temas que motivaron el pedido de acción directa, según explicó el dirigente ferroviario Omar Maturano, uno de los referentes del “ala dura”, que en el gobierno anterior llevó adelante los dos paros nacionales.

Pero no toda la dirigencia está de acuerdo. “El 4 de agosto no está pensado lanzarse un paro, y no creo que vaya a ser necesario”, dijo un dirigente del sector consultado por Gestión Sindical. En off, el referente remarcó que la idea de una parte de los gremios es “esperar al 22 de agosto, a la unidad de la CGT, para lanzar cualquier tipo de medida”. La idea es esperar a la reunificación de la central es sostenida por un grupo de dirigentes que se sienten más cercanos al gobierno, y que en la gestión anterior fueron muy críticos con el kirchnerismo. Piden que se cree “un interlocutor válido ante el gobierno”, y que ese diálogo lo encare “una única central”.

Sorpresivamente, esta idea coincide con la de un sector de los gremios del transporte que está fuera de la CATT, y en su momento armó la UGATT. Cuando se separaron las centrales, Omar Viviani armó a pedido de Antonio Caló este espacio, que buscaba hacer contra peso al poder de la CATT moyanista. Pero la salida de Roberto Fernández (UTA) y el propio Maturano la vació de poder. Hoy, la UGATT es una “cascara vacía”, y se cree que sus integrantes podrían volver a la CATT luego de la unidad. Pero un paro antes les parece inviable. Así lo dijo Viviani, que candidatea a Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) a la conducción de la central unificada.

Este plan de lucha, y el posible paro a anunciarse el 4 de agosto, fueron parte de los motivos que hicieron que Moyano se mantenga al frente de la CGT Azopardo hasta el congreso del 22. La idea original era que Schmid fuera el conductor de la central, para fortalecer su posición. Pero eso implicaría que de llamar a un paro, podría llevar a toda la central a una “posición incómoda”. “Como secretario general estaría condicionado para llamar al paro que algunos quieren hacer en la CATT, por eso se determinó que se mantengan las cosas como hasta ahora”, confirmaron fuentes consultadas por Gestión Sindical.

Como está el panorama hoy, se cree que la unidad llegará “con algunas ausencias”. La principal sería la de Gerónimo “Momo” Venegas, que ya avisó que no se sumará a una conducción colegiada. Tampoco se sabe si estarán aquellos más cercanos al oficialismo, que no quieren que la unidad sea “para enfrentar al gobierno”. Tampoco está claro qué hará Luis Barrionuevo, que pide un triunvirato conductor pero no piensa en romper con el gobierno. Estas posturas antagónicas hacen pensar que será difícil que ambos se suban al barco de la unidad.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales