23 de Junio
de 2024
Actualidad.

Gremio del subte denuncia “persecución sindical” por intento de desafuero de delegados

30. 06. 2017

Metrodelegados asegura que la empresa Metrovías le pidió a la justicia el desafuero de cinco delegados y un integrante del secretariado general para aplicarles sanciones por el levantamiento de molinetes en reclamo de paritarias. “Es una ofensiva contra a la libertad sindical”, afirmó Enrique Rositto, secretario de Prensa. No descartan nuevas medidas de fuerza, por este tema y para pedir la apertura de la negociación salarial.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Hace dos semanas, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) levantó los molinetes en las estaciones cabeceras de todas las líneas, en protesta a la falta de convocatoria de la empresa Metrovías y el gobierno porteño a la discusión salarial de este año. La medida se dio en horas de la mañana, y permitió que los pasajeros viajen gratis. Como respuesta a la medida, la concesionaria del servicio le reclamará a la justicia el desafuero de delegados, para poder aplicarles suspensiones y sanciones por la medida de gremial. La insólita decisión fue confirmada por los metrodelegados, que consideraron “una verdadera persecución gremial” el accionar de la firma. Además, reclamaron que se establezco una mesa de diálogo para buscar un acuerdo salarial para este 2017. Mostraron su satisfacción por la decisión del gobierno de dar marcha atrás con la ampliación del horario del funcionamiento, que se selló ayer miércoles con la firma de un acta acuerdo, aunque aclararon que buscan que se restablezca el funcionamiento histórico.

La empresa Metrovías comunicó esta semana mediante telegramas que pedirá a la justicia el desafuero de cinco delegados y un integrante del secretariado general de la AGTSyP, para aplicarles luego sanciones que van de los 10 a los 15 días de suspensión, por haber protagonizado la protesta de mediados de junio. Así lo confirmo el secretario de Prensa del sindicato, Enrique Rositto, que calificó de “insólita” la medida. “La protesta fue votada por los trabajadores, y se le comunicó como siempre se hace con este tipo de medidas a la empresa, y a pesar de eso Metrovías quiere quitarle los fueron sindicales a los compañeros”, le explicó Rositto a Gestión Sindical. El dirigente aseguró que el gremio “no va a permitir esta sanción, es absurdo que una medida de fuerza que está en el marco de la ley, y que fue llevada adelante con todos los requisitos legales, sea pasible de una sanción”. “Esta es una clara persecución sindical”, agregó Rosito, que remarcó que un pedido de tal magnitud es “una ofensiva contra a la libertad sindical y contra nuestro derecho a la actividad gremial”.

La protesta que generó este intento de desafuero se da en el contexto de una paritaria sin resolver, y que por el momento no tiene fecha de reapertura. “No tenemos convocatoria, ni fecha prevista para reunirnos”, dijo Rositto. Por el momento, los trabajadores del subte están cobrando desde marzo una suma a cuenta del futuro aumento. Por el intento de sanciones a los delegados y la falta de acuerdo salarial podría determinar algún tipo de medida de fuerza, aunque por el momento el gremio no tiene previsto llamar a una consulta. “No puedo descartar nuevas medidas de fuerza o protestas”, remarcó Rositto.

La relación de Metrovías y el gremio de los metrodelegados siempre fue compleja, desde que el sindicato nació a comienzo de los años 2000, por iniciativa de un grupo de delegados de la UTA disconformes con la conducción nacional. A través de un trabajo de base sólido, lograron ganar espacio en el servicio, y dieron un golpe de efecto cuando en 2003 lanzaron la campaña de insalubridad, que determinó que los turnos de trabajo se reduzcan de 6 a 8 horas. A partir de allí, con aval de un gran número de afiliados, crearon la asociación, y votaron desprenderse del sindicado de choferes de colectivos. En 2012 protagonizaron la huelga más grande del servicio, cuando por 10 días mantuvieron paralizadas todas las líneas. En 2015 el Ministerio de Trabajo les reconoció la personería gremial, por tener la mayoría de los afiliados (2 mil sobra 3.700, según las cifras que manejan), pero este año la justicia se las retiró, un fallo que vincularon al cambio de gobierno. Si bien orgánicamente están en la CTA de los Trabajadores, muchos de sus delegados y dirigentes tienen participación política propia, como Néstor Segovia, que es secretario Adjunto e integrante del Frente Sindical para la Victoria, o Claudio Dellacarbonara, integrante del PTS y candidato en estas elecciones en el FIT.

En tanto, esta semana el gobierno porteño dio marcha atrás con la ampliación del horario del servicio, que se había anunciado hace unas semanas, medida que era rechazada por el gremio. La idea oficial era extender media hora los trenes en días de semana, y una hora en fines de semana. Si bien los metrodelegados aseguran que busca recuperar “el horario histórico”, quieren que se haga en las mejores condiciones. “Lo que se suspendió es el corrimiento del horario, nosotros insistimos en que hay que trabajar de cara de que se recupere el hosrario histórico, que va de 5 de la mañana a 1.20”, sostuvo Rositto. Además, el gremio propone que en vísperas de feriado, además de viernes y sábados, funcione hasta más tarde, y sea “una alternativa para la gente que sale a divertirse en la Ciudad”.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Últimas Noticias en Zonales